BOAT BEAM 2009

Boat Beam, Alicia en el país de las maravillas

 

Tres chicas de culturas distintas. Dos idiomas, aunque sólo uno en sus canciones. Formación clásica, grupos de pop… En Madrid coincidieron Josephine, Alisha y Aurora. Desde entonces forma Boat Beam, que cuenta ya con un ensoñador disco de debut editado, Puzzle Shapes. Esta semana lo presentan en su primera gira gallega que recalará este sábado 13 en la Sala Karma de Pontevedra. Nos cuenta su historia Aurora, su chelista.

 

¿Cómo os conocisteis y cómo surgió el proyecto?

– Josephine y Alisha se conocieron en la academia donde ambas impartían clases de inglés. Josephine ya daba unos conciertos como solista bajo el sobrenombre de Igloo, proyecto que ya había comenzado en su país natal, y que desarrollaba en paralelo a la banda australiana que la había contratado y con la cual se encontraba realizando diversas giras, hasta que decidió abandonarla para venirse a vivir a Madrid. Pero a Josephine siempre le ha resultado mucho más interesante el trabajo en grupo, y por eso decidió preguntarle a Alisha si le gustaría tocar con ella, a lo que ésta accedió encantada. Probaron en un ensayo, y la cosa funcionaba tan bien que enseguida Igloo se dejó escuchar como dúo. Pocos meses después, yo -que ya tenía noticia del grupo a través de MySpace-, me enteré, por un amigo común, que Igloo iba a tocar en El Zaguán, así es que me acerqué a escucharlas en directo. Y me quedó tan embelesada que decidí acercarme a felicitarlas y a ofrecerme como músico. De nuevo, hubo un previo ensayo de prueba, y como todo encajaba como un puzzle, la cosa siguió adelante. Josephine sintió entonces que necesitaba un nuevo nombre para el grupo, y al poco tiempo dio con él: nacía Boat Beam.

 

¿Cuáles son vuestros antecedentes en la música?

– Josephine se ha formado dentro del terreno indie de Australia, tocando en diversas agrupaciones de amigos y proyectos propios, mientras que Alisha y yo hemos recibido una formación clásica, desarrollándola en diversas agrupaciones orquestales y camerísticas, si bien, tanto la una como la otra hemos colaborado igualmente en diferentes grupos de jazz, pop, rock…

 

¿Qué influencias o sonidos tomasteis como referencia para hacer algo en común?

– Realmente no nos planteamos en ningún momento tomar una serie de referencias. Sencillamente, teníamos unos temas compuestos por Josephine sobre los que Alisha y yo elaborábamos ‘dibujos melódicos’ hasta encontrar algo que nos convencía. Era como un juego de pistas: tocábamos hasta dar con la solución del rompecabezas, hasta que la música y la letra de las canciones se volvían ‘hermanas’.

 

¿Descubristeis que tenéis mucho en común o se trató más de buscar un punto de encuentro entre tres personas con gustos y formación distintos?

– Curiosamente, a pesar de que la música que habíamos escuchado antes de conocernos no se parecía demasiado (salvando los típicos grupos que han traspasado generaciones o que han nacido y perfilado la nuestra), en lo personal teníamos tantos puntos en común que todo ha resultado muy fácil. De hecho, desde que tocamos juntas y compartimos nuestros nuevos descubrimientos musicales, ¡nos hemos percatado de hasta qué punto coinciden nuestros gustos!

 

¿En qué momento pensasteis que estabais ante algo nuevo, que habías encontrado el sonido de Boat Beam?

– Es difícil contestar a esta pregunta. Primero, porque asumir el concepto de nuestro sonido como algo cerrado es algo imposible, porque el sonido es precisamente una entidad orgánica en constante evolución; y segundo, porque esta idea está lejos de nuestra intención: nos entusiasma probar opciones diferentes, y nos encantaría colaborar con músicos que puedan aportar algo nuevo a nuestra música.

 

¿Qué parte del disco estaba ya hecho por Josephine en Australia y qué parte se hizo ya aquí?

– Josephine tenía hechas las baterías, los bajos, algunos pianos y unas poquitas guitarras. El resto se grabó aquí.

 

¿Qué canción del disco os gusta más y cuál está teniendo mejor acogida en directo?

– Pues la verdad es que no podemos elegir. Es como si a una madre le preguntas: “¿a cuál de tus hijos quieres más?”. Cada canción tiene su propia historia y necesitaba ‘nacer’ en aquel momento. Y sobre cuál parece tener mejor acogida, pues es posible que “The Rain Pauly” sea la que más llama la atención.

 

 

Vuestra formación no es nada común. ¿Se hace limitado el formato para hacer cualquier tipo de canción o no hay problema con ello?

– Realmente no creemos que nuestro formato sea un problema. Cada una de nosotras toca al menos dos instrumentos diferentes, y eso, quieras que no, nos aporta cierta versatilidad.

 

¿Cómo acepta el formato la gente en directo?

– Pues por lo de pronto parece que lo llevan bien, ja, ja. Suponemos que hay gustos para todo, y habrá quien eche de menos más sección rítmica, pero hay gente que nos ha comentado que le encanta el hecho de poder escuchar las canciones tan desnudas, porque adquieren una fragilidad y una sensibilidad diferentes.

 

¿Y la diferencia de cultura en la que habéis crecido ha supuesto en algún momento algún problema?

– Pues por el momento no, ¡y crucemos los dedos! ¡Ja, ja! Eso sí, provoca situaciones muy simpáticas cuando se dan conflictos lingüísticos.

 

¿Qué cosas os inspiran a la hora de componer las canciones? ¿El cine, la literatura…? ¿Qué autores o directores?

– Pues es una mezcla de todas nuestras experiencias personales, de nuestra sensibilidad particular, de nuestro bagaje cultural… En concreto, citaría a directores y autores como Michael Ende, Tim Burton, Virginia Wolf o Patrick Suskind.

¿Tenéis algún héroe, musical o no?

– Sí, sin duda alguna: Shostakovich para Aurora y Alisha, y Elliot Smith, Amanda Palmer y Flea para Josephine y Alisha. John Williams y Danny Elfman para Aurora.

 

¿Cómo lleváis la realidad en la que vivimos?

– Suponemos que como casi todo el mundo: sobreviviéndola.

 

¿Cuáles son los objetivos y proyectos a medio plazo?

– Seguir mejorando y enriqueciendo el directo, componer nuevos temas para poder cocinar a fuego lento el siguiente disco, y por supuesto, ¡tocar todo lo que nos dejen!

 

¿Qué sorpresas habrá y qué podemos esperar en vuestros conciertos gallegos?

– Pues en Galicia algunas canciones sonarán en un formato más eléctrico.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música?

– ¡Pasan todos los días! A lo mejor, cuando dos de nuestros instrumentos se dañaron el día 13 del mismo mes… y todavía seguimos tocándolos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *