BARBARA LYNN LIVE

Barbara Lynn en concierto 

 

 

Cuando todo el público que hay en la sala tiene menos edad que la artista que pisa las tablas, no está todo perdido. Cierto es que no era difícil tratándose de una septuagenaria, pero si aún hay público joven que acude a ver un concierto de rock a pesar de todo lo que nos rodea y de todos los impedimentos, puede que haya futuro. Y conciertos así son de los que crean afición. 

 

 

Seguramente casi nadie en la sala había nacido cuando la señora Lynn editaba su primer éxito, aquel que antes de cumplir la mayoría de edad le reportó más de un millón de ventas. Sin embargo, el interés está ahí, por el pasado, por descubrir a los pioneros, por saber de dónde vienen las raíces de un estilo con más de seis décadas.

 

 

La primera jornada del Outono Martín Códax Rock Festival la abrieron desde O Grove The Limboos, ejemplificando a la perfección ese interés echando la vista atrás para hacer canciones de entonces hoy en día entendiéndolo perfectamente. A ellos les siguieron -y arrasaron- Blackberry’n Mr Boo Hoo, dos franceses enamorados del blues más rudo tocado con guitarra, armónica y percusión a base de zapatazos en dos cajones.

 

 

Horas antes de subir al escenario, Barbara Lynn reconocía su cansancio de un largo viaje desde Texas. También se mostraba nerviosa, esperando con impaciencia la hora del concierto. Pronto se comprendió. Aunque le cuesta andar y tuvo que permanecer sentada toda la actuación, lo cierto es que encima del escenario Lynn se transforma completamente.

 

 

 

 

Segura y profesional cuando tuvo que conducir a los músicos, se mostró simpática y próxima en todo momento al dirigirse al público. Sus palabras sonaban sinceras, agradecidas, llenas de orgullo y pasión por poder estar viviendo a su -tercera- edad el mismo reconocimiento que en sus años jóvenes y por poder tocar por primera vez en España.

 

 

 

Tras la introducción a cargo de la banda (“Last Night”) y la presentación de Lynn por uno de los músicos, como en los conciertos clásicos del soul y r&b, Lynn salió a dejar las energías que le quedan en el escenario, con doce canciones sin bises en las que rescató sus mayores éxitos (“You’ll Lose a Good Thing”, “You Left the Water Running”, “I’m a Good Woman”, “Oh! Baby (We Got A Good Thing Goin’)”, “Letter to Mommy and Daddy”, “Second Fiddle Girl” o “Wild Night Tonight”), con tiempo también para versiones como “Let’s Stay Together” (Al Green), “Misty Blue” (Bob Montgomery), “Sweet Sixteen” (B.B. King), “Stand by Me” (Ben E. King) o un “What I’d Say” (Ray Charles) pletórico que dejó para despedirse.

 

 

Después de haber disfrutado de Maxine Brown, La La Brooks y a la espera de The Chiffons, no cabe duda de que el Outono Rock es ya un referente en toda España, concediendo la importancia que merecen a los pioneros. Larga vida.

 

 

 

(Sala Capitol, Santiago, 28-9-2013. Público: lleno. Promotor: A Raíña Producciones)

  

Ver más fotos aquí

 

{youtube}m7rfQLL0XlU{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *