Apuntes para una película de atracos

Apuntes para una película de atracos

León Siminiani (Avalon)

 

 

Resulta harto complicado sorprender con un formatos más que asentados como el del documental, aunque hay quien lo consigue, lo pretenda o no. En Apuntes para una película de atracos, León Siminiani consigue renovar el género ya con su planteamiento ya atípico, insuflarle aire y, por el camino, filmar una de las películas más embrujadoras de tiempos recientes.

 

La historia del butronero que durante unos años se dedicó con su padre y otros compañeros a desvalijar las cajas fuertes de distintos bancos ya era por de sí lo suficientemente interesante, con lo que seguir una estructura lineal hubiera sido probablemente suficiente.

 

No obstante, Siminiani se vuelca al principio en sus dudas como realizador, traza paralelismos entre sus intentos de contacto con el delincuente y su propia vida (paternidad incluida) y, cuando logra incorporarlo a su relato, le cede incluso parte de la realización de la cinta, revistiéndolo con una máscara que dota a su personaje principal de una dimensión inimaginable en otro contextos. La relación entre ambos, su afinidad, a pesar de provenir de mundos tan distintos, y la forma de filmar y narrar su historia hacen que, en lugar de un documental sobre atracos, se represente fielmente lo que su título dice: unos apuntes más que sugestivos para un film sobre un tema en principio manido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *