ANA CURRA LIVE

Ana Curra en concierto 

 

 

 

Sangre y lágrimas. Además de la reacción física, ¿qué pasaría por la cabeza de Ana Curra aquel 14 de mayo de 1983, hace ahora cerca de tres décadas, cuando Eduardo Benavente se dejó la vida en aquel accidente de tráfico en Alfaro, La Rioja? Fuese lo que fuese, al menos ha mantenido el legado de Parálisis Permanente, el grupo que había compartido con él, intacto durante todo este tiempo. Grabó como Seres Vacíos, como Ana Curra y se retiró de la primera plana durante más de 20 años. 

 

 

De sus clases de piano en el Conservatorio de El Escorial la rescató Digital XXI. Ahí Ana Curra sintió de nuevo la llamada del escenario y decidió que ya era hora de recuperar su más esplendoroso pasado. El acto, disco clave de 1982, es la obra que ha traído de nuevo a Ana Curra a la actualidad. Por suerte, lo hace con su nombre, evitando al menos resucitar la marca bien enterrada de Parálisis Permanente.

 

En esta recreación la acompañan músicos de grupos de culto o que nunca accedieron a la gran liga en aquellos años y que colaboraron con ella de una forma u otra: José Battaglio, Manolo UVI y Rafa Le Doc, acompañados de César Scappa, quien fue, como bien recordó Ana, quien enseñó a Eduardo a tocar sus primeros acordes a la guitarra cuando compartieron grupo, Escaparates. De hecho, una de las canciones recordadas en esta gira, “Esto no es”, cuenta con la voz de César, pasando Ana a un segundo plano. 

 

 

 

 

Para bien o para mal, Ana Curra se ha lanzado a recrear toda la obra de Parálisis Permanente con determinación. En algunos casos las canciones conservan su acento gótico pero pasado por una energía punk que no les sienta nada mal, mientras que en otras parece que se alivia su carga de tensión para hacerlas algo más hedonistas para el directo (“Jugando a las cartas”).

 

 

En la hora y media de concierto hay tiempo para todas las canciones de los tres singles que editaron, el primero de ellos compartido con Gabinete Caligari, y todo aquel primer y único disco, El acto, a excepción de “Tengo un precio” y el instrumental “Bacanal”. La única novedad inesperada es la inclusión de “Más”, una de los únicos bocetos que quedaron inconclusos tras el accidente y que nunca se grabaron, así como un interludio clásico con la interpretación por parte de Ana de una pieza de Chopin al piano, un homenaje y recuerdo a Eduardo, con su imagen de fondo sobrevolando toda la Capitol.

 

 

Con una parte visual acertada, aunque puede que un tanto escasa, la revisión es como debe ser: adaptada a la banda que lo recrea, sin complejos, y con absoluto convencimiento, probablemente distinta a como lo haría hoy su autor. Y aun así, seguramente Eduardo hubiera dado su bendición.

 

 

(Sala Capitol, Santiago, 15-9-2012. Público: 200 espectadores. Promotor: Idearock)

 

  

 Ver más fotos aquí

 

{youtube}ykbTxXBHt3M{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *