ADAPTACIONES AL ESPAÑOL DE EXTRANJEROS 1

ADAPTACIONES AL ESPAÑOL POR ARTISTAS EXTRANJEROS DE SUS CANCIONES (primera parte)

ADAPTACIONES AL ESPAÑOL DE ARTISTAS EXTRANJEROS 1

Tras haber repasado en semanas anteriores las adaptaciones que artistas españoles del pop y el rock hicieron de sus canciones a otros idiomas y, también, de artistas foráneos que adaptaron a sus idiomas canciones españolas, llega ahora el turno para aquellos artistas foráneos que hicieron sus canciones en español para atraer la atención de España y Latinoamérica. Habrá tiempo en estas tres entregas para unas cuantas sorpresas y ripios más o menos afortunados. Además, como se podrá comprobar, la buena voluntad no siempre compensa la extraña pronunciación.

 

  1. ABBA: La reina del baile

En 1980, ABBA reunió en el álbum Gracias por la música diez de sus más conocidas canciones cantadas en español para el mercado hispanoamericano y grabadas en 1973, 1979 y 1980. Ahí aparecía ya “Reina Danzante”, adaptación de “Dancing Queen”. En 1993 el mismo disco fue publicado como ABBA oro, aunque este tema se retituló “La reina del baile”. Abba más oro, de 1994, incluía otras cinco canciones en castellano provenientes de sus dos últimos discos, Super Trouper y The Visitors. Para evitar el lío, lo más recomendable es hacerse con Abba oro de 1999, que es donde están sus quince adaptaciones al castellano (“Chiquitita”, “Fernando”, “Felicidad”…) “Hay un ritmo sensacional / con un rock muy violento / Largas a bailar / nadie te va a parar/ Y en la multitud / brillas con plenitud / Reina al fin toda juventud / tu inquietud”.

El segundo grupo sueco de más éxito, Roxette, los imitó 16 años después grabando también un disco en nuestro idioma, Baladas en español, con canciones como “No sé si es amor” (“It Must Have Been Love”).

 

  1. Big Mountain: Baby te quiero a ti

Reality Bites, la película que se identifica con lo que se dio en llamar ‘Generación X’, fue una de las cintas de mayor éxito en 1994. De su banda sonora, con varios grupos alternativos (The Posies, Dinosaur Jr., World Party), triunfó la canción más asequible, una versión del “Baby I Love Your Way” de Peter Frampton a cargo de un grupo de reggae californiano, Big Mountain. Estaba en su tercer álbum, Unity, y en él incluyeron como bonus tracks la versión en castellano de ese tema y de su otro (moderado) éxito, “Sweet Sensual Love” (“Un sensual amor”). El acento, en este caso, no resulta nada forzado dado que su cantante, Quino McWhinney, tiene sangre mejicana.

 

  1. Blondie: Call Me

Podía haber sido un tema de éxito de Fleetwood Mac, pero el contrato de Stevie Nicks le impedía grabar con otros sellos. El tema, aún en una toma instrumental, se lo había ofrecido el productor disco Giorgio Moroder e iría incluido en la banda sonora de American Gigolo. Tras la negativa de Fleetwood Mac, Moroder se la ofreció a Blondie, quienes completaron la melodía y añadieron su letra en muy poco tiempo. Además de editarse en inglés como “Call Me” (con coros en italiano -“Amore, chiamami”- y francés -“Mon Cheri, appelle-moi”-), se grabó también en español para el mercado hispanoamericano: “Siento así la sensación / que me colma de emoción”.

 

  1. Bryan Adams: Todo lo que hago lo hago por ti

De nuevo, una película. Y de nuevo, un éxito de rebote. Michael Kamen había compuesto “(Everything I Do) I Do It for You” para la película Robin Hood, príncipe de los ladrones y se la ofreció a Kate Bush, Annie Lennox y Lisa Stansfield, pero ninguna llegó a un acuerdo con la productora. El siguiente en la lista fue Bryan Adams, quien escribió la letra para que otro artista la interpretara, pero luego decidió él mismo cantarla tal y como le sugirió el productor Mutt Lange. Le pidieron que cambiase la melodía y este se negó. Por eso su versión solo aparece en los créditos finales del film, ya que nadie creía en él excepto su intérprete. Fue su mayor éxito y la canción más vendida de 1991: “Dime que sientes mi calor / y que corresponderás mi amor”.

Chris de Burgh hizo algo similar con “La dama de rojo”, adaptación de su canción “The Lady in Red” que, aunque se preste al equívoco, no tiene que ver con la película The Woman in Red.

 

  1. David Lee Roth: Yankee Rose

Expulsado de Van Halen, David Lee Roth quiso reivindicarse y editó el disco Eat ‘Em and Smile El bajista Billy Sheehan le comentó que en México la edad media de la población estaba entre los 18 y 27 años, así que a David se le iluminó una bombilla: regrabar todo el disco en español. Suavizó el contenido de las letras y sus mensajes sexuales, cambió todos los títulos y lo retituló Sonrisa salvaje. Incluso tomó lecciones de dicción con un profesor de español para adquirir el acento adecuado, aunque suponemos que este no quiere que se le recuerde el asunto. De tan paródico y excesivo, el esperpento hasta tiene su gracia. El disco que comienza con “Yankee Rose”, llega a su culmen en un inenarrable “En busca de pleitos”, un sinsentido en el que canta: “En busca de pleitos y muy en serrrrio, los dos de la misma calania: Frrrresita y Rrrratón!”

En una línea similar, Bon Jovi también adaptó alguna de sus canciones al castellano como “Cama de rosas” (“Bed of Roses”), aunque en un tono bastante más comedido.

 

  1. Don McLean: Lloras

A Don McLean se le recuerda sobre todo por “American Pie”, su gran éxito de 1971. En España tuvo un éxito similar con “Lloras”, impulsada por el número 1 de los 40 Principales durante dos semanas a finales de 1980, por difícil que hoy parezca tal cosa. El tema era su adaptación de la canción “Crying” que Roy Orbison había grabado en 1961 y que alguien definió como un ‘bolero rock’: “Por eso lloras sobre mí”.

Otro de los grandes éxitos de los 60, “Breaking up Is Hard to Do”, de Neil Sedaka, fue también adaptado por su autor en español con el título de “Es difícil decir adiós”.

 

  1. Gloria Gaynor: Yo viviré

Gloria Gaynor la grabó después de un accidente en el escenario. “Sobreviviré” fue la cara B del single “Substitute” ya que el responsable de su discográfica no creía en ella. La cantante se dedicó a promocionar “I Will Survive” en lugar de la cara A y los pinchadiscos de todo el mundo ayudaron a convertirla en una de las canciones más reconocibles de la historia. A continuación, se hizo con el Grammy a la mejor Grabación de Música Disco en 1980, en la única ocasión en que se premió esa categoría. Desde entonces, ha sido grabada en 20 idiomas, incluido el español por la propia Gaynor. También fue el himno oficial de la selección francesa de fútbol en el Mundial de Fútbol de 1998. En principio, se trataba de un himno de reafirmación de una mujer tras ser abandonada por su pareja, aunque desde su reconversión al cristianismo, Gloria Gaynor cantó muchas veces una letra sustancialmente distinta: “Sobreviviré. Él me dio la vida. Al lado del Crucificado puedo seguir adelante. Seré fuerte, ya que mi fuerza para vivir no viene de mí. ¡Sobreviviré!”

Otro de los temas que fueron éxito en plena fiebre discotequera, “Can’t Take My Eyes off You” contó con versión en español a finales de los 60 a cargo de Matt Monro con el título “No puedo quitar mis ojos de ti”

 

  1. Goldfrapp: Humano (Calexico vocal)

El dúo Goldfrapp quiso evitar que se les notase el acento inglés y encargaron a Calexico una adaptación (más bien versión o remezcla) del single “Human” incluido en su debut Felt Mountain (2000). Es la única canción de su discografía que no cuenta con la voz de Alison Goldfrapp: “¿Eres humano? ¿Eres perro? / ¿Eres humano, o no valiste? / ¿Eres humano o te lo inventaste? / Fueron a encontrar tu cuerpo / Fueron a buscar pero no había nadie / ¿Quién huele como tú? / ¿Quién se mira como tú? / No eres humano, tal vez”.

 

  1. Johnny Cash: Fuego de amor

Johnny Cash fue el primer cantante de country en adaptar una de sus canciones al castellano, en concreto “Ring of Fire”. En lugar de dejarlo en “Anillo de fuego” lo tradujo como “Fuego de amor”. No fue la única canción que adaptó ya que también hizo lo propio con “El matador” (“The Matador”), “Recogiendo algodón” y “Recordar El Álamo” en un EP editado en 1962. Y, sí, le costaba pronunciar las erres, sí, nada extraordinario entre los angloparlantes: “Cual fuego es el amor, y quema su calor / Cuando te besé, con su ardor yo me quemé / Yo sentí que sus llamas me abrasaban, con intenso ardor, y me devoraban / Fue para los dos fuego de amor / Que dulce es el besar, cuando se sebe amar/ Al darte mi corazón, el fuego se avivó”.

 

  1. Jonathan Richman: Vampiresa mujer

Todo el mundo sabe que un concierto de Jonathan Richman es sinónimo de una sonrisa en la boca de oreja a oreja durante 80 minutos. La razón, en parte, se debe a su costumbre de cantar en otros idiomas como francés, italiano o español… aunque no sea de la forma más académica. Adaptaciones de sus canciones al castellano hay unas cuantas en discos como ¡Jonathan te va a emocionar! (1994), ¿A qué venimos sino a caer? (2009) o No me quejo de mi estrella (2014). Una de las que arrancan siempre más sonrisas es “Vampiresa mujer”, su adaptación de “Vampire Girl”. ¿Alguien no lo cree? Pues aquí está su letra: “Escúchame, un momento o dos / y confesaré, a vosotros / No puedo evitar mirando las mujeres siniestras / Tengo que reconocer, voy a notar la vampiresa mujer. / No es la máscara, ni la falda ajustada / sino el temor causada por su fría mirada. / Toma el vino, toma mescal / hace sacrificio ritual / Está feliz, está normal / trabaja por la industria sexual / Si te caes, amigo, no me río de ti / me pasó la misma cosa a mí. / Vampiresada, vampiresa mujer / estoy impresionada cuando se ven vampiresada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *