CAMPUS GALICIA ENTREVISTA CON KIKÍ D’AKÍ

Kikí D’akí, siguiendo su camino

 

        Más de veinte años después de empezar con Las Chinas y de lanzarse, más tarde, en solitario, y quince años después de su último concierto, aparece ahora el primer disco de larga duración con la firma de Kikí D’akí. Su autora nos explica las razones de su vuelta.

Lo mejor que se puede decir del nuevo disco es que no desmerece en relación a tus anteriores grabaciones. ¿Es así?

        – Bueno, aquellas grabaciones tenían encanto, pero éste no sólo no desmerece, sino que para mi gusto es mejor y del que más orgullosa me siento como cantante. Tiene buen sonido, buenos temas y mi voz está mejor y tratada de forma muy natural. Pero, aunque tengo mi opinión, no soy yo quien debe juzgarlo.

Tal vez aquí haya un poco más de instrumentación, o las melodías estén más redondeadas, mientras antes era todo un pelín más minimal. ¿Estás de acuerdo?

        Me parece que este disco es más minimal y está más trabajado; no sobra ni una nota. Como son un tipo de canciones intimistas, resaltan más con un arreglo sencillo y escueto. No es que las melodías estén mas redondeadas, es que la voz está mejor grabada y la intención melódica se percibe con mas claridad.

Durante estos quince años, ¿diste algún concierto?

        No. El último lo dimos en Oviedo en 1988.

¿En algún momento hubo un intento de grabar?

        No, Tanto Sergio como yo estábamos en otras cosas y no volvimos a pensar en ello hasta que nos lo propuso Lollipop en el 2002.

¿Y cómo llegó el contacto para la grabación de este disco?

        Nos lo propuso el sello Lollipop y, aunque al principio necesité un tiempo para animarme, después vi que era una oportunidad de grabar las canciones que se habían quedado sin ver la luz.

Sigues colaborando con Sergio López de Haro. ¿La identificación con él es total o tampoco buscas mucho más entre otros compositores?

        Con Sergio no es que siga colaborando, sino que éste es un proyecto de los dos; sin él no hubiera visto la luz. Suyos son la mayor parte de los temas (nueve de los doce), parte de los arreglos, las guitarras y buena parte del trabajo musical con el productor. De todos modos, yo nunca digo que no a una buena canción. Eso está por encima de cualquier consideración sobre el autor.

También aparece de nuevo Fernando Márquez. ¿Habéis seguido en contacto durante estos años?

        – No mucho, pero como le considero un gran compositor, he querido contar con él, y suyos son dos temas magníficos del disco.

“El color de los días perdidos” de Joe Borsani es la canción más pop, ¿no?

        – Sí, ha quedado muy pop, con campanas incluidas, pero también lo son “Adiós” y “Es tan fácil”.

¿No has compuesto nunca tú?

        No, mi parte de la composición la pongo en interpretarlas y hacerlas mías.

En la parte musical aparece la novedad de Ramón Leal. ¿Qué tal te entendiste con él? 

        Ramón Leal es un buen músico y arreglista, una persona tremendamente meticulosa en sus producciones, pero acostumbrado a trabajar en solitario. En ese sentido, nos costó un poco colaborar y que aceptase nuestros puntos de vista. Al final quedamos todos satisfechos del resultado, pero no hay que negar que resultó algo laborioso.

¿Por qué la recuperación de “El futuro” y no cualquier otra de las canciones grabadas en la primera etapa? 

        Este disco ha sido grabado dos veces, y dio la casualidad que el arreglista del primero había hecho ya una versión de “El futuro” y Ramón Leal también para otro disco del sello Siesta, así que la canción se eligió a sí misma, como a veces ocurre, y ocupó su sitio de forma natural. Se hizo una nueva versión, preciosa por cierto, con una entrada que parece de Tati.

¿Son todas las canciones de los últimos años o las hay que quedaron sin grabar entonces?

        – La mayoría de las canciones (siete de las doce) son de la etapa de grupo, antes del 88. Grabarlas ha sido el motor del disco, para que vieran la luz. Temas como “Mi colección”, “Quiero verte llorar”, “Siete años”, “Abril”, “Es tan fácil”, “Adiós” o “Dr. Livingstone” no merecían estar en el cajón.  Sí, quedan más de entonces, y buenas, pero también quisimos meter temas nuevos.

¿Han cambiado tus gustos musicales a través de los años?

        Fundamentalmente no han cambiado, pero se han ampliado. Siempre me he nutrido de fuentes diversas. Por una parte, cantantes como Francoise Hardy, Patti Pravo, Petula Clark, Nancy Sinatra o Mercedes Sosa y Violeta Parra. Por otra parte, grupos de la Motown, la primera Blondie, Elvis Costello, etc. También me gusta gente de otros géneros que no me atraen mucho, pero su propia personalidad es más fuerte, como Johnny Cash. Siempre he admirado a gente que hace su propio camino y que transmite emoción al margen de géneros, épocas o modas…

Por último, ¿cómo te sientes después de 20 años y que éste sea tu primer disco de larga duración? 

        Tengo la sensación de misión cumplida, y con ganas de ir a por el siguiente.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *