XAVIER VALIÑO FDGN

Xavier Valiño

 

 

 

 

 

Entrevista publicada en la revista FDNG, hecha por Patricia Ares al responsable de este portal, Ultrasónica, así como de Similarrock y venenoendosis.

 

¿Cómo han sido tus inicios en el ámbito de la crítica musical?

– Llegar ahí fue toda una sucesión de casualidades. Al entrar en el instituto, con 13 años, alguien de Radio Popular de Lugo se pasó por allí a preguntar si algunos alumnos estarían interesados en hacer un programa llamado “Paso a la juventud”. Me apunté y así empecé. Después, con tres amigos (Baldo, Lagu y Siso) hicimos nuestro primer fanzine, y en 1983 nos dejaron también un hueco en el periódico local, en el que acabé escribiendo veinte años. De ahí a otras radios, periódicos, revistas, televisiones o webs ya fue más encaminado. Y supongo que, dándole la razón a muchos músicos, también tendría que ver el ser un negado con los instrumentos: ni con el piano ni con la guitarra conseguí ningún progreso. Así que, al menos en mi caso, tienen razón, ja, ja.

 

¿Qué opinas de las etiquetas que se suelen adjudicar a determinados géneros musicales? Por ejemplo, en el caso del rock, podemos hablar de hard-rock, pop-rock, glam-rock, punk-rock, etc. En el caso del metal; power-metal, nu-metal, trash-metal…

– Son estupendas para quien anda despistado, no conoce, prefiere que se lo den masticado o quiere saber de otro grupo que vaya en una línea similar a uno que le haya gustado. También son muy didácticas para que los comentaristas musicales situemos la obra de alguien: nos ahorran tener que dar rodeos, aunque también es cierto que por vagancia o comodidad acabamos recurriendo a ellas cuando podríamos hacer un esfuerzo. Nos redime en parte que esto -casi- nunca es un trabajo pagado, sino una vocación, nuestra droga dura.

 

¿Con qué artista te has sentido más cómodo a la hora de realizar una entrevista?

– Con los que mejor me entiendo son aquellos que más viscerales se han mostrado, que más convencidos parecían con lo que estaban contando. Mis entrevistas favoritas de las publicadas son aquellas que empezaron como algo de 20 minutos pactados para hacerle unas preguntas y que se convirtieron en charlas que duraron horas o días. Por ejemplo, la que le hice a Billy Bragg. Si alguien la lee, creo que entenderá la razón. Además de compartir con él una posición ante la vida, casi todo lo que dijo me dejó tocado, pensando y con la piel de gallina en algún momento. Lo mismo sucedió con Paddy McAloon, de Prefab Sprout. También con Nick Lowe. O con Bettye Lavette, que se mostraba sorprendida de que alguien tuviera interés por ella en España. Richard Hawley dejó una fiesta familiar por una conversación en la que parecía que se encontraba a gusto. O Manu Chao, agradecido por leer una conversación ya olvidada el día de su cumpleaños en una aldea perdida del Camino de Santiago.

 

En el lado opuesto, The Wedding Present. Es la única que vez que las preguntas no eran mías, sino de un grupo de gente que sigue al grupo desde hace más de 20 años. Sin embargo, parece que su líder hubiese perdido el humor ese día, porque se lo tomó realmente mal. Tampoco estuve nada cómodo con Josele Santiago, en una entrevista que intenté cuando estaba con Los Enemigos, que sólo me contestó con monosílabos, como perdonándome la vida. Supongo que se debe a ciertas sustancias… Y hay alguien al que perseguí durante un tiempo para hacer un libro de conversaciones con él, pero nunca tuve respuesta. Se trata de Antón Reixa. ¡Estoy casi seguro de que no sabe ni que tenía esa idea!

 

Como anécdota, recuerdo que después de hablar con Paul Weller en el Doctor Music Festival, le pedí a un amigo que llevaba un pase de fotógrafo (para entrar gratis, claro) que me hiciese una foto con mi cámara. No tenía ni idea de cómo funcionaba y le costó unos 5 minutos hasta que consiguió disparar, mientras el señor Weller aguantaba estoicamente a mi lado sin inmutarse. ¡Sabe Dios qué concepto se llevó de nosotros!

 

Dentro del panorama nacional (me gustaría que te “mojases”) ¿Puedes citar el nombre de una banda de rock que consideres que destaca o puede despuntar por alguna razón en concreto?

– Con estas preguntas, siempre tiro para casa, para Galicia. Para empezar, hay que decir que las cosas se han vuelto más complicadas y despuntar ahora como hace diez años es más difícil (aunque ahí están Triángulo de Amor Bizarro para contradecirme). Creo que grupos que no tienen ningún disco (o uno o dos como mucho) como Fantasmage, Fluzo, Wöyza, Músculo!, Alex Casanova, Carrero Bianco, Colectivo Oruga, Das Kapital?, Puma Pumku, Fagot y Popota, Jane Joyd o Safari Orquestra podrían ser apreciados por un público amplio. Si hubiesen entrado en el mundo de la música hace 15 o 20 años, así lo harían seguramente.

 

 

 

 

 

Un disco al que le tengas especial cariño y por qué.

– La pregunta del millón. Son muchos, muchísimos. Lo más sencillo será recurrir a aquellos que marcaron mi adolescencia, que serán los que estén ahí para toda la vida. Empecé con ocho años comprando casetes de The Beatles en tiendas de electrodomésticos, aunque no en interpretaciones originales sino por músicos de estudio que aspiraban a reproducirlas como bien podían, más que nada porque eran lo poco que me podía permitir entonces. Después intentaba repetir las letras sin saber una palabra de inglés subido en los carros de vacas de mi aldea, cantando desafinado como si aquello fuera el más lustroso palco del mundo.

 

En cuanto a discos, lo primero que recuerdo comprar fue el single “Smash It up” de The Damned (por cierto, hace poco hablando con un grupo de amigos sobre cuál era nuestro single de punk favorito, un chaval de 12 años, sin que nadie lo hubiera mencionado antes, dijo sin dudarlo que “Smash It up” era el mejor single punk de aquella época. ¡Me dejó de piedra!). Y, cómo no, el single “Going Underground” de The Jam, que me cambió literalmente la vida cuando los vi por televisión.

 

Por lo que respecta a LPs, más o menos cayeron por la misma época London Calling de The Clash y el debut de The Pretenders, que aún hoy sigue siendo el revulsivo perfecto para empezar o acabar cualquier día. Infalible.

 

¿Por qué crees que la música que triunfa hoy en día es la de personajes como Pitbull, por ejemplo?

– Bueno, eso ha sido así más o menos siempre. Por un lado está la parte industrial del negocio de la música, que intenta maximizar sus beneficios sacando tajada de productos comerciales y en ocasiones directamente prefabricados. Y luego está la parte más creativa, que, si te das cuenta, no es más que la prolongación de lo que hacían aquellos artistas que marcaron los años 50 y 60, los precursores, los que sentaron las bases. En aquel momento, eran los que copaban las listas, pero después, cuando la industria se fijó más en la parte del negocio puro y duro, quedaron relegados a medios menos mayoritarios, substituidos por gente más domesticable, que se puede vender fácilmente sin que de verdad importe su talento.

 

 

Una portada que te inspire y que conserves como una reliquia.

– También son muchas. Ahora, por mi último libro, que también se ha convertido en exposición itinerante, atesoro y colecciono discos que fueron censurados en el franquismo, tanto su versión internacional original como la censurada en España. ¡Es un vicio! Hay auténticas joyas y algunas de una tirada muy limitada. Si me preguntas por portadas que me gusten, siempre he sentido debilidad por Screamadelica de Primal Scream, el debut de The Velvet Underground con Nico diseñado por Andy Warhol, los dos discos de Joy Division, La pistola y el corazón de Los Lobos…

 

Finalmente y visto el panorama actual ¿qué crees que es lo más importante para triunfar en la música en el momento presente?

– Está complicado y no creo que haya una fórmula. Creo que, ya que la cosa está cruda y es más fácil perder que ganar dinero, hay que ser consecuente con lo que a uno le gusta y ya está. Si eso llega a la gente y a cuánta, es algo que no debe preocupar pero que, si sucede, pues bienvenido sea. Todos los que intervenimos en ello debemos tomárnoslo en primer lugar como una pasión. Si es así, sentirás que has triunfado.

 

 

 {youtube}AE1ct5yEuVY{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *