WILLIE NILE

Willie Nile, el secreto mejor guardado del rock americano 

Ya ha estado antes en Galicia, pero nunca en Santiago. Este jueves 9 se presenta por primera vez en la ciudad, en la Sala Capitol. Últimamente, el público de Willie Nile ha crecido: sus incondicionales desde hace años han corrido la voz y sus canciones son todo un descubrimiento para centenares de seguidores del rock americano.

Willie Nile nació en Búfalo, Nueva York, en 1949. En los 70 se trasladó a Nueva York tras doctorarse en Filosofía y Literatura Inglesa en la Universidad de Nueva York. “Era un poeta” recuerda. “Leía a Keats, Sheiley, Blake, Whitman y Rimbaud; entonces descubrí a Ginsberg, Corso y todos los poetas de la generación beat”.

Nile estudió piano desde los ocho años y aprendió a tocar la guitarra pocos años después. “Tenía todos esos poemas que había escrito. Un día me senté al piano, combiné los textos con la música y empecé a escribir canciones”. Sus canciones son indudablemente rockeras, aunque tocadas por todas sus influencias -tanto musicales como literarias- que le han afectado desde su infancia en el Norte del estado de Nueva York. 

Su abuelo era un pianista de vodevil que solía acompañar a Bill ‘Bojangles’ Robinson y a Eddie Cantor, sus tíos tocaban en una banda de boogie-woogie y sus hermanos mayores llevaron a casa los singles de Elvis Presley, The Everly Brothers, Buddy Holly y Fats Domino. The Beatles, Stones y Dylan fueron también grandes influencias.

En la universidad empezó a publicar sus poemas en varios periódicos y a mandar sus libros a las editoriales, aunque la música pronto tomó la delantera. En los veranos solía hacer autostop hasta Nueva York para rondar por el Greenwich Village. “Tras la universidad decidí trasladarme a Nueva York y grabar un disco. Era un novato, pero Nueva York fue una gran inspiración para mí como escritor y así empecé a tocar. Fue duro. Estaba casado, tenía hijos. Trabajaba todo el día y seguía por la noche tocando en clubs y escribiendo canciones”. No podía permitirse comprar un piano, así que para practicar se iba a las tiendas de instrumentos fingiendo que quería comprar uno y así tocar durante un rato. “Conocía todas las tiendas de Nueva York”.

Una enfermedad le apartó unos meses de la escena y le permitió escribir docenas de canciones. Tras recuperarse cogió su guitarra acústica y volvió a tocar en clubs cada noche. Al final de los 70 el punk había explosionado y Willie cantaba sus canciones bohemias de rock en el CBGB y los clubs de folk del Greenwich, bajo seudónimos como Osgood Pequod o Huey Resinbag. 

“Tenía muchos amigos en la escena folk y rock. Vi a Patti Smith y a Television en muchas ocasiones. Eran increíbles, y una gran inspiración”. Una noche en el Kenny’s Castaways alguien descubrió el talento de Nile. El crítico del New York Times Robert Palmer acudió una noche a ver una banda y vio a Willie de telonero. Describió sus canciones de rock’n’roll como “la combinación de la inocencia y las letras de Buddy Holly con la intensidad de Gene Vincent, con baladas que recordaban en ocasiones del primer Bob Dylan”. Le calificó como “un artista iconoclasta y de excepcional talento”. 

 

 

“Tras esa crítica en el periódico todo fue una locura. Fueron días de gloria en el Kenny’s Castaways, los sellos discográficos no cesaban de venir con ofertas incluyendo Clive Davis de Arista. Firmé con ellos”. Willie fue uno más de los marcados por la prensa con el adjetivo de ‘nuevo Dylan’. Fue comparado con su contemporáneo Bruce Springsteen. “Fue un honor que me compararan con Dylan y Springsteen. Me encantan ambos. Fue un gran elogio, aunque no me lo tomé demasiado en serio”. 

En los primeros 80, Nile editó dos discos que fueron alabados por la crítica, Willie Nile y Golden Down, ambos publicados en el sello Arista. El cantante se fue de gira por todo el país como telonero de The Who, a petición personal de la banda. The Rolling Stones plagiaron su tema “She’s So Cold” en 1981 y lo incluyeron en su disco Emotional Rescue. Presionado por su propia compañía, Nile decidió no demandar a la famosa banda, quien se atribuyó descaradamente la autoría de la canción. 

Continuó escribiendo y dando conciertos por Europa y los Estados Unidos, y editó su tercer disco en 1991. Esta vez firmó por Columbia y de nuevo recibió los mejores elogios, aunque comercialmente fue un fracaso. En el disco colaboró gente de la talla de Richard Thompson, Robbie Macintosh o Roger McGuinn.

Willie Nile ha tocado en directo y ha grabado en estudio con otras luminarias, como Ringo Starr, Tori Amos, Elvis Costello, Lucinda Williams y The Barenaked Ladies. Editó Hard Times in America en 1992 y se fue de gira con Ringo Starr and the All Starr-Band, abriendo los conciertos. En los últimos años ha seguido escribiendo multitud de canciones, aunque no fue hasta el año 1999 que su trabajo se materializó en su mejor disco hasta la fecha, Beautiful Wreck of the World.

“One the Road to Calvary”, dedicada a su amigo Jeff Buckley, recibió multitud de elogios. Lucinda Williams la calificó como “una de las más… incluso la más maravillosa canción que he oído en mi vida”. El disco llegó a la lista de los 10 mejores álbumes de 1999 según los críticos de la prestigiosa revista Billboard, y pasó a ser uno de los discos favoritos de gente como Bono, Lou Reed, Graham Parker o Little Steven.

Tras una pausa de varios años en los cuales Willie se dedica a girar y componer nuevas canciones, en 2006 edita por fin un nuevo álbum, el extraordinario Streets of New York. Ya en 2008 editó Live from the Streets of New York, un extraordinario álbum grabado en Nueva York durante la gira Streets of New York. En el disco cuenta con la colaboración de una banda de lujo donde destacan Andy York (guitarrista también de John Mellencamp) y Jimmy Vivino (guitarrista de la banda de Max Weinberg en el programa de TV Late Night with Conan O’Brien). Al él le sigue otros discos igualmente relevantes como House of a Thousand Guitars en 2009, The Innocent Ones en 2011y American Ride este año, justo el disco que presenta en esta gira.

 

{youtube}FWJtKkqJm-Y{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *