WAU Y LOS ARRRGHS!!!

 Wau y los Arrrghs!!!, carajillos y patas de elefante

wau y los arrrghs

 

 

Aquí están, para quedarse, Wau y los Arrrghs!!! Sixties-garage-pop como nunca se ha hecho por aquí y, además, en nuestro idioma. La portada de época de su disco lo dice bien claro: Cantan en español (Voodoo Rhythm, 2006). Y ése es el primer gran mérito del grupo: los grupos olvidados de los 60 -y algunos de los recordados- adaptados al castellano, a través de versiones y de canciones propias. Otros no necesitan adaptación porque ellos se encargan de recordarnos que siempre se han hecho canciones así en castellano.

 

En la portada, una foto de los terroristas sónicos responsables de la salvajada que contiene su debut -tras un EP para Kawanga-: Fletán (batería), Satur (bajista), Isidro (órgano), Molongui (guitarra) y Juanito (voces). Por detrás asoman un órgano Farfisa, una guitarra eléctrica y un pedal fuzz. ¿Queda claro?

 

         Pero lo mejor es que, aun con su ración ineludible de surf, punk, fuzz y rock’n’roll, a Wau y los Arrrghs!!! se les nota su corazoncito pop, su gusto por las melodías. Vamos, que, como dice Juanito, hasta los niños, una vez pasado el susto inicial, empiezan a cogerle el punto a sus canciones. Hablamos con su vocalista en el escaso tiempo que le deja su trabajo como albañil, sus giras europeas y el pintar las paredes de su casa.

 

Acabáis de regresar de una gira por Europa. ¿Qué tal ha ido?

– De maravilla. Han sido veinte días, 6000 Km. y catorce conciertos: chicas guapas, buenas borracheras, conciertos intensos y ningún problema entre nosotros, ¡qué ya es difícil! Hemos estado por Francia, Holanda, Alemania y Suiza. Somos conscientes de que el sacar el disco en Voodoo Rhythm ha ayudado mucho a que llenásemos salas de 700 u 800 personas y que alucináramos al vernos en revistas de Alemania o Suiza.

 

Hasta ahora habéis tocado más por Europa que en casa. ¿En qué lugares?

Casi hemos tocado más fuera que en España; fuera llevaremos unos treinta conciertos. Además, las drogas son más baratas y nos cunde más y así, además de divertirnos con la banda, viajamos por Europa o donde nos llamen. El virus Arrrghs!!! comenzó en Italia hace un par de años, arrasando Nápoles, Bari, Florencia y Roma. Ese mismo año se propagó por Holanda, Francia y Bélgica. Su último brote es el de esta última gira que te comentaba antes, tocando en Ámsterdam, París, Munich, Berlín, Toulousse, Lausana, Biel, Arnhem, Harlem, Groningen, etc. Ahora mismo tocaremos en Lisboa, en el Barreiro Rock, el próximo mes de octubre y en nuestra mente estamos preparando un ‘blitzkrieg’ para hacer bailar a nuestros fans mexicanos. ¡Qué vayan preparando el tequila!


¿Dónde se entiende mejor vuestra propuesta?

– Si te refieres a locales, mejor en los sitios que tengan ganas de divertirse y pasar una noche loca de garage-punk. Pasamos de las comparaciones, ya que todo puede ser muy relativo. Si en cambio te refieres a tocar fuera o dentro de España, creemos que tenemos un público fiel allá donde vayamos. Tenemos buenos amigos tanto en Madrid como en Ámsterdam o Toulousse. El hecho de sacar un disco en castellano en un sello internacional que hasta ahora sólo editaba discos en inglés y para un público básicamente angloparlante hace la propuesta de salir fuera de España mucho más interesante con tu idioma y dos cojones.


¿Por qué es así si luego vienen los grupos de fuera y dicen que en España hay mucho amor por el rock?

– Más que por el rock, con lo que flipan los grupos de fuera es con los chipirones y las clochinas, los horarios de cierre, los precios de beber y comer, el buen tiempo y la playita. Vamos, que están locos por venir para darse un homenaje. Recuerdo que la peña en el Wild Weekend de Benidorm, en pleno octubre, se creían que estaba en Las Vegas o Acapulco: todo a precios de risa, vamos, una orgía. Otra cosa es cómo funciona el tema de salas, promotores y todo el tinglado del rock’n’roll aquí. Mira, te voy a decir una cosa… Perfectamente puedo contaros como nos han tratado en otros países, de la HOSTIA: aunque seas un grupo de mierda, te respetan. En cambio, por ejemplo, en una sala de Madrid -de cuyo nombre no quiero acordarme- nos cortaron a los veinte minutos y a mitad de canción. Flipa, tío. ¿Eso es el amor al rock que hay en España? No queremos meter a todos en el mismo saco, porque como en este país, para divertirse, pocos hay. Más claro, agua.


Supongo que os gustaría decir que sois un grupo de directo, pero lo que está claro es que en disco también habéis conseguido un sonido que representa la experiencia de los bolos. ¿Cómo consigue algo así un grupo novel?

– Pues como tú dices, a base de tocar: no somos tan noveles. Todos hemos estado en otras bandas, si bien con los Arrrghs!!! es con la que más jaleo estamos montando. Aunque no ensayamos mucho porque preferimos dedicarnos a hacer el mal, somos una banda muy rodada acostumbrada a darlo todo en el escenario. El primer EP lo grabamos en el local de ensayo con un tres pistas al estilo pim-pam-pum, puro directo. El LP fue grabado en los Estudios Circo Perrotti de Jorge Explosion (¡aprovecho para darle las gracias por su paciencia!) y fue un espectáculo: sin las letras escritas y en dos días.


¿Podéis presentarnos las versiones qué hacéis? ¿Interpretáis otras en directo?

– Todo son obras maestras del sixties punk anglosajón adaptadas al castellano, como hacían las bandas españolas y sudamericanas de la época. Este disco no es más que un homenaje a todas ellas. De ahí el título Wau Y Los Arrrghs!!! Cantan En Español. Aparte de las del disco (The Stoics, Kenny & The Kasuals, Saicos, Los Doltons…), en directo suelen caer versiones de The Troyes, Hallmarks… ¡Todo basura ‘back from the grave’!


Juanito, ¿cómo se logra una voz así y cómo te recuperas después de cada bolo?

– Lo de la voz es muy sencillo: desde mi tierna infancia, carajillos y patas de elefante (N.T: puros de contrabando también conocidos como ‘caliqueños’ en la zona de l’Horta en Valencia). A mi madre siempre le molestó que hablara en la mesa, ja, ja… Lo de recuperarme es más complicado. Ya no soy tan joven, y el único remedio que utilizo y conozco es seguir emborrachándome después de cada bolo. Milagrosamente, funciona.


¿Es cierto que quedaron fuera del disco algunas canciones?

– Grabamos diecisiete canciones, de las cuales solo incluimos trece en el disco. Al principio nuestra idea era sacar un 10”, para que fuera un disco más compacto, pero el Reverendo Beatman -el capo de Voodoo Rhythm- se emperró en sacar un LP entero. Aprovechamos el tiempo en el estudio a muerte para grabar todo lo que pudimos. Las que no pudieron entrar en el disco las reservamos para el revival y box set que Ace Records nos dedicará dentro de veinte años.


¿Qué grupos, discos o qué fue lo que os empujó a montar una banda?

– Nada de lo que has mencionado: fueron las ganas de divertirnos, de bailar y estar con los amigos. No sé, te podríamos decir mil discos o mil bandas… Aparte de esta realidad, por supuesto que somos fans de la música: nuestro objetivo como banda es merecer besar las suelas de Link Wray. No ser como él, simplemente lograr que se sintiera orgulloso de nosotros. Nos encanta tocar en directo, escuchar discos en los clubes y escuchar discos en casa.


¿De qué otras bandas venís cada uno y en qué otros proyectos
andáis?

– Buf. Esta pregunta es para el Fletán, el batería. Debe de ser el plusmarquista mundial de pertenencia a bandas de rock’n’roll sin ser mercenario o músico de sesión. Un pasote, siempre con amigos. El tío ha tocado con los Fletanes, Ulan Bator Trío, Los Nigromantes (la mejor banda instrumental con permiso de los Pyramids), Los Cinco Ibéricos (reyes actuales del Spanish Ye-Yé), Traitors y un sinfín. Actualmente también en los Tail. Satur, bajista, ha tocado con Los Perros, Traitors, Pendencieros y actualmente con Tail y Las Bragas De Marilyn. Isidro, órgano, con Glasgow Kids y Negative Waves. Ahora viaja por el mundo y vuelve locas a todas las chicas. Molongui, killer guitar hero, en los Molonguis, la Década Pordiosera y ahora en Tail. Servidor, en los Loosers y Olor A Chicas, y ahora mis dos niñas y los Arrrghs!!! Bueno, y recientemente con mi primer disco en solitario Juanito One Mouth Band, hago música con la boca, sin instrumentos: toda la pasta para mí. ¡Tiembla, Bobby McFerrin!


Supongo que las principales referencias estarán en los 60, ¿no? ¿O no es algo tan obvio?

– Sí, pero no. Somos una banda de sixties garage y nos limitamos a tocar este estilo: nos parece una música juvenil, directa e intensa, lamento punk en su máxima expresión. Ahora bien, esto no significa que sea un requisito indispensable para los componentes escuchar música sixties constantemente. Fletán y yo somos los que tenemos más pasado y presente dentro de todo el amplísimo abanico sesentas. En cambio, Isidro o incluso Molongui, antes de entrar habían escuchado poco garage o mersey beat. No vamos a evolucionar la música que hacemos. Que la mayoría de la banda escuche hardcore, hip-hop, punk rock o siniestro está de puta madre para disfrute personal, pero en conjunto somos sixties garage y punto.


¿Hay algún grupo actual que sigáis?

– Una banda que seguiríamos al fin del mundo son Los Chicos, tanto por su calidad musical como humana.


¿Y algún tipo de música o artistas que no relacionaríamos con vosotros?

– Muchas. El tema no es que te guste la música por ser un estilo concreto. Creo que todos hemos sufrido ‘talibanismo’ musical en algún momento de nuestras vidas, pero es una experiencia cojonuda el no parar de descubrir melodías, canciones o artistas de los que antes renegabas por ser el más rockero del mundo. Algunos de la banda escuchamos y disfrutamos de Joy Division, Raphael, Shellac, Los Cheyenes, Bad Brains, Los Salvajes, The Modern Lovers… Personalmente, cuando estoy en mi trabajo con lo que más disfruto es con los maravillosos arreglos musicales de Los Chichos.


¿Algún artista que os haya servido de inspiración para vuestra puesta en escena?

– Cualquier banda que suba al escenario a darlo todo. No tenemos puesta en escena, ni trajes, ni disfraces, y eso que es una cosa que nos gusta ver en otras bandas. La batería detrás y los demás delante, muy clásico.


¿Qué grupos en directo recomendáis?

– Los Chicos, The Kids, Slaughter And The Dogs, Gravediggers V, The Monks, Los Pataconas, The Fatals, Los Cinco Ibéricos y todas las bandas que actúan en el Funtastic Carnival (¡venid, cabrones!). ¡Ah, ojalá se volvieran a juntar The Milkshakes o The Sonics!


Una de las mejores cosas que se me ocurren es que, a pesar de tener un sonido garage, vuestras canciones pueden sorprender y gustar a todo el mundo, que hay un alma pop por debajo. ¿Estáis de acuerdo? ¿Qué pasa cuando le ponéis el disco a un fan de Alejandro Sanz, por ejemplo?

– Por supuesto. Aunque a primera vista no lo pueda parecer, hay un ramalazo muy importante que nos viene directamente de las bandas ye-yé y mersey beat. Eso sí, cogemos su línea más dura: somos muy fans de los Roulettes, Johnny Kid & The Pirates o The Big Three, por ponerte un ejemplo, y todas esas bandas que aparentemente fueron barridas por los Beatles y nos dejaron discos imperecederos. Te digo lo de los Beatles porque es lo que conoce todo el mundo. A mis primos lejanos y gente que no conoce el rock’n’roll les digo que en el fondo somos como los Brincos, ¡pero más salvajes! Todos mis compañeros de trabajo tienen la camiseta y el disco de la banda, y no deja de ser un souvenir o algo curioso, aunque sabemos que a sus mujeres e hijos el disco les acaba gustando pasado el primer susto. Mira: el hijo de mi vecino tiene catorce años y ha empezado a tocar la guitarra por nosotros. Tiene todo su cuarto con posters de la banda. ¡Eso es lo que realmente importa!

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *