Waterboys

Waterboys

Robert Janwestdijk (VerCine)

Más de 35 años después, The Waterboys siguen teniendo un respeto entre la crítica y sus seguidores que otras bandas coetáneas (U2, Simple Minds…) han perdido. Su estatus incluso ha dado para esta película holandesa, con un padre y un hijo emocionalmente torpes que se ven obligados a entenderse entre ellos y consigo mismos en un viaje por Escocia que tiene como destino un concierto de la banda de Mike Scott en Edimburgo.

Tanto el padre, un caradura borrachín  y displicente, como el hijo, un joven reflexivo y responsable, son tratados por su director con respecto, logrando que resulten entrañables a pesar de sus vidas desorientadas y un tanto patéticas. Para ello elige el tono de comedia, de forma que sea más fácil de entender que cada uno acabe por comprender algo al otro en medio de sus desencuentros y diferencias. En su periplo, ambos van asimilando también algo de sus personalidades opuestas, influidos por las mujeres que se van encontrando.

Con los pasajes escoceses de fondo y un retrato hermoso y realista de Edimburgo, las canciones de The Waterboys remarcan la trama. Al final, su concierto sirve de catarsis a sus protagonistas, destacando los cinco minutos en los que Scott y Steve Wickham interpretan un memorable “Don’t Bang the Drum” a violín y piano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *