VINYLAND

Vinyland (Bloody Mary y M&M)

Vinyland

 

Difícil valorar esta película como obra cinematográfica cuando de lo que se trata es de otra cosa. Sí, contiene imágenes, pero sobre todo está plagada de música, de la primera a la última secuencia, con un ritmo endiablado y casi sin diálogos. Lo que desprende es la pasión de sus responsables por el rock, y eso se vive a través de los vinilos, las portadas, los protagonistas (todos relacionados con la música) y, sobre todo, las canciones.

 

Podríamos hablar de una recopilación larga, de unos 90 minutos, como si de una vieja casete de 45 minutos por lado se tratase, en la que sus dos directores (Mikel Insausti, veterano crítico cinematográfico, y Marcos García, estudiante de cine e hijo del dueño de la conocida tienda Bloody Mary de Irún) y protagonista (el coleccionista José Luis Olabeaga) dejan caer parte de la música que ha marcado el rock de los últimos años. Lo de menos es la casi inexistente historia, las preguntas sin respuesta de esa falsa entrevista radiofónica, el interludio sobre cómo limpiar un vinilo, la persecución final en plan Sherlock Holmes…

Lo relevante es que aquí es el hilo conductor, canciones de Redd Kross, Ty Segall, JD McPershon, Mikal Cronin, John Paul Keith, New Christs…, que marcan la existencia de gente como cualquiera de nosotros, abducidos por los vinilos. Hay una dedicatoria final a Kike Túrmix y alguna secuencia en la que se pueden atisbar portadas y páginas de Ruta 66. Sí, difícil pensar en película más rutera que esta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *