ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON KELIS

Kelis, femenina y sexualmente directa

Hace ya cuatro caóticos y largos años desde que Kelis cautivó por primera vez los oídos, ojos e imaginación del público de todo el mundo, cuando aparecía pegando a su novio y liderando un grupo de chicas andando por la calle y gritando, “¡Te odio tanto en este momento! Ahhaaargh!” en el vídeo del tema “Caught Out There”, el principal single de su álbum de debut de 1999 Kaleidoscope. Ahora, con la publicación de su muy esperado nuevo CD, Tasty, la descarada, llamativa y original sirena de 24 años demuestra que crear un clásico moderno y provocativo no sólo lleva su tiempo, sino que merece la pena la insoportable espera.

Reforzado por una indestructible base de temas magníficos hechos por prácticamente todos los mejores productores actuales de hip-hop y rhythm & blues (los Neptunes, P. Diddy, Timbaland y Raphael Saadiq, por nombrar unos pocos), Tasty representa una especie de “florecimiento” para Kelis.

“Mis dos primeros álbumes (el segundo, el Wanderland del 2001, nunca se publicó en los EEUU) se crearon bajo la tutela de los dos componentes de Neptunes: Pharrell Williams y Chad Hugo, a quienes conocía desde que era una adolescente,” afirma. “Y aunque su presencia se hace notar en cinco de los cortes de Tasty, incluyendo el single “Milkshake”, el álbum es una reflexión más contundente de mi visión femenina y sexualmente directa.”

Hay dos elementos que la han ayudado. “Gran parte de mi confianza en mí misma se la debo a mi novio Nas, que aparece en “Attention” (y quien, sin duda, inspiró los momentos más apasionados de Tasty), y también a mi gran popularidad en Europa, donde hice todo el circuito de festivales durante la mayor parte del 2000 y 2001.”

Su verdadero nombre es Kelis Rogers (es una combinación de los dos nombres de pila de sus padres) y se crió en una casa de clase media en Harlem. “Mi madre, Eveliss, es una diseñadora de moda de origen puertorriqueño y chino, y mi padre afroamericano, Kenneth, que murió dos días antes de que firmase mi contrato con Virgin en 1998, era un músico de jazz y un ministro de la iglesia de Pentecostés. De niña, yo cantaba en el coro de la iglesia así como en el Coro de Chicas de Harlem, y tocaba el violín, el piano y el saxofón a la vez que asistía a una escuela en el Upper East Side (barrio de bien de la zona Noreste) de Manhattan.”

Cuando tenía 13 años, Kelis se afeitó la cabeza y cuando le volvió a crecer el pelo lo fue tiñendo en una sucesión de colores. “A los 16 me matriculé en teatro en la famosa Escuela de Artes Escénicas de La Guardia en Nueva York (inmortalizada en la película y serie homónima Fama), y mis padres se cansaron de intentar controlarme y me echaron fuera de casa.”

          Aunque Kelis recuerda aquellos tumultuosos años como una época miserable en la que luchaba por salir adelante ella sola trabajando en cualquier cosa, lejos de dejar los estudios destacó en el instituto. “En La Guardia, formé el desafortunado trío de rhythm & blues llamado BLU (Black Ladies United: Chicas Negras Unidas) que atrajo la atención de gente del mundo de la música que nos ayudaron a concertar actuaciones haciendo coros para grupos emergentes de rap como el proyecto paralelo de RZA, Gravediggaz. Después de graduarme, un amigo me presentó a los Neptunes, con quienes conecté de inmediato en lo musical.” Con su apoyo, ella pudo conseguir el contrato discográfico que daría como resultado Kaleidoscope.

         A pesar de la popularidad de “Caught Out There”, Kaleidoscope no consiguió ganarse al público americano. La vibrante fusión funky de hip-hop, rhythm & blues, rock y soul del disco (liderado por los ritmos repetitivos de los Neptunes) era demasiado imaginativa para ponerse junto con las coqueterías de las chicas bombón del momento. “Creo que mi sonido innovador era demasiado sofisticado y atrevido para la radio pop.”

Mientras, Kaleidoscope se convirtió en un éxito inmediato fuera de los Estados Unidos, con tres singles relevantes: “Caught Out There”, “Good Stuff” y “Get Along With You”). Arropada por un grupo sólo de chicas, Kelis incrementó su fama internacional montando un increíble espectáculo en directo, en el que trastocó expectativas con su electrizante interpretación del “Smells Like Teen Spirit”de Nirvana.

         Dos años más tarde, Wanderland se publicó solamente en Europa y Asia debido a reestructuraciones internas del sello Virgin. Aparte del encantador single “Young, Fresh & New”, en el que Kelis se mofaba de quienes criticaban su estilo salvaje, el disco incluía “Perfect Day”, un dúo con Gwen Stefani, “Easy Come, Easy Go”, donde aparecía Fieldy de Korn al bajo, y “Popular Thug”, que más tarde se regrabaría con una estrofa más añadida de Nas y que se incluye, también, en el recopilatorio Present…Clones del 2003 de The Neptunes.

         “Tras actuar a ambos lados del Atlántico durante la mayor parte del año 2001, aparecí en Estados Unidos en la gira Area One Tour de Moby y luego teloneé a U2 en la parte europea de su gira Elevation Tour. Después regresé a los EEUU, conocí a Nas y me puse a lidiar con la percepción americana de que yo era un fenómeno pop distante que pertenecía al público europeo y asiático. No obstante, me negué a permitir que me clasificaran tan fácilmente o que me encasillaran por colaborar con artistas tan diversos e impensables como Busta Rhymes (“What It Is”), Timo Maas (“Help Me”), Foxy Brown (“Candy”), Richard X (“Finest Dream”), OutKast (“Dracula’s Wedding”), Guru (“Supa Love”) y Nas (“Hey, Nas”). Entretanto, también cambié de Virgin a Arista bajo la marca del Star Trak de los Neptunes, y empecé a trabajar en las canciones que formarían Tasty.”

          Grabado en Nueva York, Los Ángeles y Atlanta, en Tasty encontramos a una Kelis madura aunque llena de juventud, seductora aunque testaruda, y creída aunque vulnerable. “En este disco restringí al mínimo las apariciones estelares, con sólo la colaboración de Nas y Pharrell Williams. Por supuesto, los fans de siempre puede que se sorprendan por la falta de la participación creativa de los Neptunes; sin embargo, su limitada presencia permite a los oyentes conocer y escucharme con una nueva luz, gracias a los seductores ritmos facilitados por Rockwilder, Dame Grease, Dallas Austin y Wyclef Jean.”

          Temas como “Guilty Girl” hablan de su nueva seguridad en sí misma. “Estoy a punto de hacer que me odies / Porque últimamente mi mirada ha estado vagando / Mi corazón tiene la culpa, cariño / Lo sé, estoy muy equivocada.” Y para finalizar añade: “Ya no soy la chica del pelo de colorines que emitía gritos a través de tu radiocasete”.  

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *