ULTRASONICA ARTÍCULOS 2007 MOTEL MOZAIQUE

ULTRASONICA ARTÍCULOS 2007 MOTEL MOZAIQUE

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ARTÍCULOS 2007


Motel Mozaique, o cómo intentar acercar la música al arte

 

!!!

 

            Rotterdam, ciudad donde la música de carácter independiente pasa desapercibida, y donde sólo unos pocos se interesan por ella. El Festival Motel Mozaique, que aúna exposiciones artísticas y conciertos por distintas salas de la ciudad, y la posibilidad de dormir (Bed and Breakfast) en lugares poco comunes pero adecuados para ello, se consolida como uno de los pocos (y buenos) eventos de a los que merece la pena asistir.

 

2007, año de cambio debido a que una de las salas emblemáticas (Nighttown) de la ciudad de Rotterdam se encuentra cerrada desde el pasado año por causas que nadie conoce. En su lugar, la gran sala de conciertos Off Corso ejerce de sustituta. Esta edición se encuentra con un más que apetecible cartel, pero con muchos solapamientos entre artistas y salas, que hace imposible poder disfrutar de todos los grupos.

 

El viernes 13 de Abril dio comienzo oficialmente al festival, que tiene fama de tener un horario siempre cumplidor, hasta el último segundo (no hay mucho tiempo para los bises). Una de las grandes bandas del cartel de este año, los californianos !!! (e.g., "chk chk chk") se subieron al gran escenario del Off Corso muy temprano. Los asistentes salían con cara de satisfacción, pues ya después de este concierto se hablaba entre los que asistieron de que acababan de presenciar el mejor concierto de todo el festival (¡y eso que fueron unos de los primeros en tocar!)

 

 

The Strange Death Of Liberal England / Jesse Sykes & The Sweet Hereafter

 

Después, llegamos a tiempo de disfrutar del gran concierto que ofrecieron Jesse Sykes & The Sweet Hereafter. Dejaron ver que sobre el escenario tienen la lección bien aprendida y que la banda que acompaña a Jesse sabe cuidar hasta el último detalle para que todo vaya rodado. Sonaron a banda de rock ponente. Una pena que el público con el que contaban fuese escaso y que la tremenda ola de calor que sufría la ciudad, se notase (y mucho) en el Lantaren, que normalmente ejerce de sala de teatro convertida para la ocasión en escenario de festival.

 

Más tarde nos desplazamos a otro emplazamiento para disfrutar de The Strange Death Of Liberal England, joven grupo inglés que ponen rabia y empeño sobre el escenario y se acerca aun más al público gracias a sus pancartas anunciando el nombre del tema que van a tocar. Esta pequeña formación dejó ver que tienen ganas de más en la pequeña sala Rotown.

 

 

Deerhoof / Pop Levi

 

La noche seguiría con unos Deerhoof que podríamos definir como contundentes. Su cantante hubiera pasado casi desapercibida si no fuese por su voz, ya que su batería Grez Saunier se dedico a aporrear la batería, dejando perplejos a todos y haciendo que nos retirásemos de las primeras filas temiendo por nuestra integridad (véase el video en Youtube que alguien se afanó en colgar: http://www.youtube.com/watch?v=9a0FeWRnAk8&mode=related&search). Cerraría esta jornada unos Digitalism que no sorprendieron a nadie, pero que llenaron la gran sala del Off Corso con buena música de baile y un set que hizo bailar a todo el mundo.

 

Ya en la jornada del sábado 14, y gracias a una propuesta (que otros festivales deberían copiar) poco habitual, disfrutamos a medía tarde de unas pre-actuaciones destinadas a periodistas e invitados en una sala del museo de arte moderno de Rotterdam. En este marco, pudimos disfrutar del nervio de Pop Levi, quienes fueron uno de los grandes momentos vividos en este Motel Mozaique. Posteriormente  disfrutamos con el buen hacer de The Bees, quienes se atrevieron a abrir su concierto versionando a Os Mutantes y su archiconocida “A minha menina”, con la que contagiaron al público (en ambas ocasiones que tocaron) y se mostraron siempre muy cercanos.

 

 

The Bees / Patrick Wolf

 

Hablando de cercanías, eso es lo que hicieron Akron/Family, ya que apenas tocados tres temas repartieron flautas, cascabeles y panderetas entre el público e hicieron subir a la mitad de la sala al escenario, para deleite de los asistentes que no se creían lo que estaba pasando. Gran momento el vivido con los de Brooklyn.

 

El sábado tenía dos grandes nombres en el cartel, como son Camera Obscura y Patrick Wolf (antes de que adelantase que éste sería uno de sus últimos conciertos). Wolf solo se asomó al pasado en un par de ocasiones y se atrevió con casi todo el repertorio de su último disco. Realizó un concierto donde la (gran) mayoría del público le ovacionaba después de cada canción. El respetable se abalanzaba hacía un Patrick que se hacía querer y que se mostró muy próximo. Parecía un concierto de despedida, y cabe decir que todavía no era pública la carta de éste anunciando su retirada.

 

 

Jaime T / Camera Obscura

 

            En el caso de Camera Obscura, se podía ver como la gente se lanzaba a bailar con los temas y que el público que coreaba parte de los estribillos de sus canciones. Se escucharon temas antiguos y nuevos, y los escoceses dieron un gran concierto. También hubo sitio para grandes decepciones como la del Londinense Jaime T. Llegó con su guitarra acústica y su pose que no convenció. Pudimos ver como parte del público se salía antes de que el de Londres terminase. Se podría hablar de decepción, cuando unos minutos antes de empezar el concierto había gran expectación debido a la frescura de su disco Panic Prevention.

 

Por último, comentar que en esta ocasión también se contó con performances, diversas exposiciones artísticas en varias de las salas donde se realizaban los conciertos y, como novedad para esta ocasión, se pudo ver películas-documentales relacionadas con el mundo de la música. Como en ediciones anteriores, sales del festival queriendo volver el próximo año.

 

David Ochoa + Gabriela Contreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *