ULTRASONICA ARTÍCULOS 2006 SCOTT WALKER

Scott Walter: Desde el corazón de las tinieblas

 

[Otra mirada sobre The Drift]

 

 


Introducción:


The Drift es un disco INSOPORTABLE: denso, pomposo y tortuoso…


Ahora bien ¿para qué molestarme en escribir sobre un trabajo de esas características? Porque todas las criticas que he leído sobre él halagan su integridad artística, su autenticidad y su valentía conceptual, aunque dejan de lado lo más importante: la música…


Desarrollo:

Estamos ante la presencia de un disco de estructuras arduas y complejas, sobrecogedor e inaccesible, pero esto no es casual, ya que Scott Walker no ideó esta placa para provocar placer en sus (ocasionales) oyentes; mas bien, todo lo contrario: buscó hacer un tratado sobre la frustración, la angustia y la desesperanza, y eligió que su fondo sonoro representara de la manera más cruda posible estos sentimientos. Ahora bien, ¿su estructura arriesgada y su temática atormentada alcanzan para valorar el resultado final en forma halagadora? Definitivamente quizás…


The Drift, como experiencia auditiva, es un FRACASO. Intenta ser una radiografía del caos, está concebido desde el corazón de las tinieblas, y si bien es creíble en ese dolor, a mí me resulta indiferente… ¿O acaso me tengo que conmover con la historia de la lapidación de Clara, la amante de Mussolini?


Toda esta oscuridad, ¿me tendría que asustar? Porque hay momentos que más que miedo, me provocan lástima -el highlight, en este sentido, es la imitación que hace Walker ¡¡¡del Pato Donald!!! en el tema "The Escape"-. Por otra parte, después de escuchar sus viejos discos, ¿no les da pena oír que Walker cante de esa manera? Ya sé que en Tilt cantaba más o menos igual, pero no deja de ser triste. Además de ser una experiencia desagradable, escuchar The Drift es mortalmente aburrido, y me parece que esto es lo peor que se puede decir de un trabajo de estas características.

 

 

 

Sobre los críticos:


Estamos ante la presencia, de más está remarcarlo, de un disco extra-ordinario, pero ¿es esto necesariamente una virtud? ¿Por qué no se pondera de la misma manera a otros artistas que regularmente editan placas de características similares -más o menos personales, más o menos elaboradas- y que son completamente ignorados? ¿Desde cuando los críticos -salvo los de la revista The Wire, por supuesto- se entusiasman tanto con esta clase de trabajos?


La mayoría aporta datos innecesarios. Sí, es verdad, Scott Walker fue un ‘teen idol’, pero eso fue hace cuarenta años. Ya pasaron once años desde la edición de Tilt, Walker se demora en publicar nuevas placas ¿y qué? ¿Desde cuando estos datos estadísticos son tan excepcionales?


Pareciera que la fórmula para hacer una reseña sobre The Drift es la siguiente: Ex Teen Idol que ahora hace música rara + artista de culto en la primera parte de su carrera solista + sólo tres discos en treinta años = ¡¡Este disco es buenísimo!!


Como siempre, todas las reseñas, tanto las de las revistas como las de los blogs -hay honrosas excepciones- DICEN LO MISMO. Entonces, más que intentar un alegato contra The Drift, en este modesto escrito sólo intento dar una opinión diferente.


Interludio:

A los diez minutos de escuchar The Drift, uno siente deseos irrefrenables de levantarse, pulsar la tecla stop del reproductor, sacarlo cuidadosamente del mismo y tirarlo por la ventana… Seguramente a eso se refiere Xavier Valiño cuando lo cataloga de peligroso. The Drift puede ser un disco peligroso, especialmente para los peatones distraídos…


Últimas preguntas:


¿Y si Scott Walker no es un genio, es sólo un tipo atormentado que hizo
-muy- buenos discos, pero treinta o treinta y cinco años atrás, y The Drift es sólo una radiografía de su decadencia como persona y como cantante?


¿Si The Drift lo hubiesen firmado Peter Gabriel o David Bowie, estarían todos igual de fascinados o titularían las reseñas con un ‘Gabriel nos aburre a todos’? ¿Y si este disco lo hubiese hecho yo, qué dirían los críticos?


¡Ah! Para terminar, este disco ¡¡¡¿¿Es bello??!!!


Final:

Sorry, Scott, como dijo la gran Bettye LaVette: I've got my own hell to raise. 

 

Guillermo Apud
 
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *