ULTRASONICA ARTÍCULOS 1998 P J HARVEY

P J Harvey, mujer agonizante

 

 

Después de invocar al diablo y devolverlo apaleado a su lugar de origen en el grandioso disco infestado de blues To Bring You My Love, P J Harvey ha mantenido una agenda muy ocupada al tiempo que parecía no ser excesivamente productiva. Apareció en el infravalorado disco Dance Hall At Louse Point al lado de uno de sus colaboradores, John Parrish, poniendo únicamente su voz y los textos.

 

Después vino su dueto con Nick Cave y una relación a la que aún le falta, para finalizar oficialmente, la respuesta de ésta a las agresivas referencias de Cave en las canciones de su último disco, The Boatman's Call. Tricky también contó con su talento en el single de su último disco, Angels With Dirty Faces, y Hal Hartley la convención para hacer su debut como actriz en el papel de María Magdalena en The Book Of Life, que se estrenará el próximo año.

 

P J Harvey es la única mujer en el rock que la gente se toma absolutamente en serio junto con Björk y, tal vez, y a un nivel inferior, Kristin Hersh. Con P J Harvey uno ve la sangre y las tripas y siente que sus canciones están escritas desde la experiencia. Is This Desire? hierve con un cierto grado de control. Gran parte de la belleza inherente de las canciones queda subvertida por los sucios sonidos que utiliza para transmitir sus emociones. Sonidos electrónicos llevados más allá, especialmente palpitantes notas de bajo que pervierten el álbum con su tono fracturado.

 

 

Hasta ahora, musicalmente, P J Harvey había superpuesto sus textos sobre bases de sucio blues. Is This Desire? incorpora, además de elementos de todo su trabajo pasado -incluyendo la electricidad abrasiva de su trabajo con Steve Albini-, sonidos tomados de los artistas más experimentales que en algún momento han estado relacionados con la música de baile. La producción de Flood se muestra escueta y frágil. Las guitarras prácticamente no existen, en comparación con las grabaciones anteriores. P J Harvey hace descansar el peso en la resonancia de su voz y en los quiebros de sus textos puestos en boca de personajes con nombre de mujer.

 

Parece que el contacto con Tricky -en la gira de To Bring You My Love, de la que éste fue telonero, o en la grabación del último disco del de Bristol- ha conducido Is This Desire? hacia el cruce del blues y la electrónica más contemporánea. Al incorporar estos ritmos en canciones como "No Girl So Sweet", "The Wind" o "The Garden", la cantante definitiva de los 90 rescribe la leyenda: en el alterado universo de este disco, la mujer del blues vende su alma al diablo no en un cruce de caminos, sino en un oscuro antro de baile trasgresor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *