ULTRASONICA ARTÍCULOS 1997 GENE

ULTRASONICA ARTÍCULOS 1997 GENE

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ARTÍCULOS 1997


Gene, desde el abismo

 

 

Puede no parecerlo, pero corren tiempos engañosos para estar en una de las llamadas bandas independientes. Ciertamente, editar tu segundo disco oficial  después de la fiebre del platino en la era Oasis debe hacer que tu banda pop con recursos superiores a lo habitual experimente lo que significa ser un hambriento periquito. Tal y como están las cosas, se trata de una cuestión de tener éxito o morir.

 

Desde luego que Gene no viven de las ilusiones. Drawn To The Deep End  es un álbum perseguido por el espectro de la derrota. Se puede ver en los títulos de las canciones -"¿Dónde están ahora?", "Podríamos ser reyes", "Traje de pelea", "Sálvame, soy tuyo", "(Qué alguien me hable!"-  e incluso en su título, Arrastrado a lo más profundo. Después de todo, sabemos lo que ocurre allá abajo. Uno se ahoga o nada. O, si tienes tu Diploma en Supervivencia, peleas en pijama con el agua durante 45 minutos.

 

Este disco empieza con tal seguridad y brillantez que parece que va a ser el tour de force que Gene siempre nos habían prometido. "New Amusements" es una apertura audaz, compleja, un melancólico viaje repleto de silbidos y voces fantasmales, en el que Martin Rossiter da la interpretación de su vida, insistiendo en que "trato de sentir cosas que nadie ha sentido nunca" -aunque hay que reconocer que los Boo Radleys hacen esto con más aplomo-. Por una vez, la sombra de Morrissey se aleja y hasta puede parecer que tienen personalidad propia, algo que el guitarrista de Gene domina bastante bien desde un principio.

 

 

Le sigue el triunfante toque de trompeta de "Fighting Fit", aunque desde aquí en adelante queda claro que no estamos ante una reinvención como la de los robustos Suede, a pesar de que Gene se empeñan en distanciarse de los últimos petimetres del pop. Y es cierto que lo hacen bastante bien: Martin Rossiter es el único cantante capaz de arrastrar baladas dramáticas como la espléndida "Save Me, I’m Yours" o "Speak To Me Someone". Aunque por cada una de ellas tenemos que tragar con cosas tan insustanciales como "I Love You, What Are You?", "Voice Of The Father" o "Sub Rosa".

 

Contrariamente a lo que piensa Martin Rossiter, Gene no son la mejor banda del mundo, pero es que tampoco lo necesitan. Si éesa es su aspiración, tendrán que conformarse con estirar el cuello mientras miran en la dirección de otros cuyas alturas nunca podrán alcanzar, pero también es cierto que son mucho mejores de lo que sus detractores nos quieren hacer creer. Todavía tienen que aprender la diferencia entre arrogancia y confianza y cómo poner los dos conceptos de acuerdo, aunque, tal y como demuestran con su intenso directo y más de una canción, se están acercando. Tal vez con el tercer intento…

 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *