ULTRASONICA ARTÍCULOS 1995 BUFFALO TOM

ULTRASONICA ARTÍCULOS 1995 BUFFALO TOM

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ARTÍCULOS 1995


Buffalo Tom y los sueños rotos

 

 

            Sus canciones de corte clásico, hechas de emociones que nacen del rechazo, la insatisfacción o la obsesión, conforman una forma de expresión vital, un estilo que ha ido construyendo una sólida base de seguidores desde que Buffalo Tom publicara su primer álbum en 1.989 para el sello SST, Buffalo Tom.

 

            Desde entonces, la banda ha actuado por todo el mundo y ha editado tres discos más con la discográfica Beggars Banquet: Birdbrain, Let Me Come Over y Big Red Letter Day. Todos ellos encuentran su inspiración en el sentimiento de culpa y vienen espoleados por el desengaño y la alienación. Lo que se cuenta en ellos no es lo que se ve en la superficie, sino lo que hay en el interior, sus extraños secretos. En algo se tenía que notar su educación católica.

 

            Tom, Chris y Bill saben cuales son esos secretos. "Puede que vivas en el mundo real, pero los sueños siguen siendo lo más importante. Por desgracia los sueños, como las promesas, nacen para ser truncados. Ésa es la esencia del asunto".

 

 

            No debería de sorprendernos, pues, que Sleepy Eyed haya sido grabado en los estudios Dreamland (Tierra de Sueños), situados en lo que en tiempos fue un iglesia del siglo XIX. No hay mesas de billar, ni estrellas del rock o actores famosos que se dejen caer por allí para participar de la fiesta. Sólo amplificadores, micros, una mesa de mezclas en lugar de un altar, algunas cristaleras y unas viejas puertas de madera de roble que mantienen el lugar cálido.

 

            "El chico católico que llevo dentro me hacía cuestionarme si no sería un sacrilegio. Pero aquello iba más allá, era más que estar en una casa ajena tocando con unos amigos", dice Bill. "Lo grabamos todo en directo, durante catorce horas diarias a lo largo de tres semanas y con un único día de descanso".

 

            El resultado final es el asombroso quinto disco del grupo, que se abre con tres canciones puramente pop, en la línea del mejor sonido de Boston -"Tangerine", "Summer" y "Kitchen Door"- y que servirá para seguir cimentando una reputación intachable por el momento.

 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *