ULTRASÓNICA 2007 ENTREVISTA CON ANNIE HALL

Annie Hall, dignidad

 

         Desde Ourense para el mundo, con pop-rock clásico, del que mejor soporta el paso del tiempo. Contra todos los elementos y un disco infalible a su favor, Haga clic para encender, al que no le hace falta que lo edite una compañía convencional o que cuente con una gran promoción para defenderlo. Sus grandes canciones hablan por sí solas, así que mejor les prestas algo de atención.

 

¿Es fácil para el grupo ensayar y componer o andáis un poco dispersos por la península?

         – Andamos un poco dispersos, sí, ¡Pero somos contingentes y universales!

 

¿Cómo nacen generalmente las canciones y en qué os fijáis a la hora de componer?

         – El proceso de composición tiene dos etapas diferenciadas. La personal, en la que cada uno tiene sus propias ideas y trata de desarrollarlas; y una segunda, colectiva, donde se ve lo que realmente sale hacia adelante como una canción. Las canciones nacen espontáneamente y a partir de algo que, sea lo que sea (y depende mucho de quién viene con la idea), parece motivar una melodía o una letra. No tenemos una especie de metodología o algo parecido que incite a la búsqueda de canciones. A la hora de componer Jaime se fija  en Marcos, Marcos en María, María en Arcadio, Arcadio en Héctor…y hablamos de las cosas que nos suceden.

 

¿Y cuál fue el papel de un productor como Paco Loco?

         – Su papel fue encauzar las canciones que componen nuestro disco en su estilo. Buscábamos un poco intentar finalizar las canciones con una visión distinta de las que tenían cuando las ensayábamos en Ourense, y lo que hizo fue quizá darle una perspectiva más fresca, en el sentido en que él fue alguien no implicado en el proceso de construcción de la canción. Además, fue también quien mezcló el disco y lo produjo junto con Pedro Feijoo.

 

Ya hace unos meses que apareció el disco. ¿Cómo ha sido la repercusión?

         – La repercusión no ha sido gran cosa. Tampoco hemos hecho ningún tipo de publicidad más allá de presentarlo en el Café Torgal en Ourense. Estamos totalmente fuera de los circuitos de promoción de grupos musicales, ya sean comerciales o independientes. Últimamente se habla mucho de la escena pop gallega, pero parece que sirve más para vender periódicos que para que los grupos realmente tengan oportunidades. No hay demasiados sitios en los que tocar en condiciones y, generalmente, entre desplazamiento y alojamiento se van los cuatro duros que le has podido sacar al de la sala.

 

¿Estáis contentos de haberlo lanzado en un sello tan pequeño como KiwiBird, de venderlo en tiendas especializadas y de distribuirlo por Internet?

         – KiwiBird no es más que un sello que nos hemos inventado nosotros. Nuestro contacto con el mundo discográfico es nulo. Hemos autoeditado nuestro trabajo, al igual que muchos otros grupos de la señalada escena pop gallega. El disco está en las tiendas a las que lo hemos llevado y donde, amablemente, nos han hecho el favor de vendérnoslo. En Santiago el disco está en Gong gracias a que el encargado de la tienda nos echó una mano.

 

Hay melodías directas en las canciones. ¿No pensáis que discos así deberían llegar a toda la gente? ¿Qué falla?

– No creemos que nuestro disco tenga que gustar a todo el mundo. Lo que creemos es que son determinados focos de opinión los que hacen que cierto grupo, en determinado momento, sea escuchado. Si el hecho de tener buenas melodías fuese el principal factor para llegar al público, no sólo al aficionado a la música, si no al público de masas, quizá Teenage Fanclub fuesen mil veces más conocidos (y reconocidos),  por no hablar de Big Star, The Long Ryders, Wilco, Pernice Brothers, Superchunk… Además, quizá el hecho de hacer un estilo como el pop trae consigo que no entres en ninguna corriente de moda musical, pero también puede que haga que las canciones soporten mejor el paso del tiempo.

 

¿Qué es lo mejor y lo peor que se ha dicho del grupo?

         –  Lo mejor: ¡Sonáaaais guay! En cuanto a lo peor que se ha dicho, creo que fue un día en un concierto en el que nos pidieron hacer una versión de Los Suaves. Aquello fue un poco horrible, por lo fuera de lugar que nos sentimos… (risas)

 

Me gustaría comentar un poco como está la situación desde la aparición de Internet, myspace, etc. para grupos como vosotros. ¿Pensáis que de haber aparecido hace unos 10 años las discográficas os hubieran hecho más caso?

         – No lo sabemos. Hace diez años sí parecía que se llevaban más grupos algo más afines como Australian Blonde, pero… Al final, las discográficas pequeñas suelen ser gente que les gusta la música y que intentan sacar cosas que ellos creen que merecen la pena, pero tampoco creemos que busquen un beneficio neto claro. El caso de las multinacionales suponemos que será distinto. Internet es el mejor medio para difundir la música que haces (si es tu myspace) o la que te gusta (recomendando myspaces ajenos), y no vemos que sea un problema. De todos modos, tampoco nos hemos planteado nunca un beneficio económico de la música, con lo cual pues te quitas bastantes problemas, a decir verdad.

 

¿Y qué posibilidades ofrece hoy en día Internet?

         – Los medios que tenemos para promocionarlos son prácticamente el boca a boca y la red. Internet crea la ilusión de que todo el mundo está al mismo nivel y que todos tenemos las mismas posibilidades. Esto no es así. En Internet también hay promoción, publicidad, etc. Ahora bien, al menos te da la posibilidad de enseñar tu música (o lo que sea) a un público potencial igual al de Madonna.

 

¿Estáis de acuerdo en que hoy hay más música disponible pero la gente le presta menos atención, que se busca la satisfacción inmediata?

         – Sí. El fenómeno que existe actualmente es que puedes escuchar casi de modo inmediato una infinidad de grupos a los que antes sólo tenías acceso mediante su compra o en un casete de variados de un amigo. Es estupendo en todos los aspectos, pero a lo mejor se pierde un poco la mística de ir a comprar el disco con tus ahorros a la serie media, leer los créditos mientras lo escuchas, el concepto de álbum, etc., que es muy importante para nosotros. 

 

También cantáis en inglés, pero, ¿y en gallego, cuándo?

         – Ya hicimos en su día alguna versión de canciones en gallego. No renunciamos a componer en gallego. Creemos que es importante que haya grupos que hagan pop en gallego, pues la normalización exige el uso del gallego en todos los ámbitos, y la música pop es uno al que no ha llegado de lleno (por supuesto que hay excepciones, como Andrés do Barro). Nos gustaría ayudar a hacerlo, pero hasta el momento siempre nos ha resultado más sencillo escribir en castellano. Somos reflejo de la situación lingüística gallega. Lo del inglés es una cuestión mimética. Lo único que pretendemos es imitar a los grupos británicos y americanos que tanto nos gustan.

 

Vuestras referencias son clásicas, ¿no? ¿Os gustan otros sonidos?

         – Sí. La brisa entre los maizales, la puerta del coche de Marcos…

 

¿Qué grupo a nivel gallego, estatal e internacional citaríais para situar a quien no os conozca?

         – A nivel gallego siempre nos gusta citar a Niño y Pistola, con los que, a pesar de las aparentes distancias de ‘acabado’, compartimos querencia por la melodía. A nivel estatal, supongo que los Australian Blonde del Lay It On The Line y los Protones del Come Out And Play, por decir algunos. A nivel internacional, Neil Young, los Beatles, Big Star, The Kinks, Teenage Fanclub, Wilco, Small Faces, Dylan… Bueno, estos son los grupos que nos gustan y con los que nos encantaría que la gente nos comparase, pero también puede haber quien no vea relación entre Neil Young y nosotros.

 

¿Algún descubrimiento musical reciente y actual?

         – El nuevo disco de los New Pornographers, Challengers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *