UKE

 Uke, canciones difuminadas

Uke

 

         Tras acabarse la aventura de Niza, Roberto Martín decidió seguir adelante con otro proyecto, Uke, en compañía de Laura Soriano, con canciones menos ambientales y algo más distantes del formato pop. En estas líneas nos presenta su primer mini-LP.

 

¿Qué recuerdos quedan hoy de la aventura como Niza?

– Quedan un montón de recuerdos, un montón de buenos y malos ratos en actuaciones, grabaciones… Crecimos como músicos durante esos cinco años, hubo gente que entró y que salió de nuestra vida. También quedan muchas buenas situaciones, risas, discos grabados, críticas chungísimas, reconocimiento… Creo que fuimos un grupo bastante efímero pero con una carrera muy intensa y que no dejó a casi nadie indiferente, para bien o para mal.


¿Cuáles fueron los mejores y peores momentos?

– Los mejores momentos creo que era cuando grabábamos algunos temas y veíamos que la canción tenía magia, que estábamos grabando algo bonito. También cuando tocamos en Japón creo que tanto para Silvia como para mí estábamos cerrando el círculo de la trayectoria del grupo, o cuando tocamos con Lambchop o un montón de conciertos pequeños, en pequeñas salas pero mágicos, en fiestas de Flor de Pasión, con Juan de Pablos en el escenario, a nuestro lado… Malos momentos hay un montón como en todos los grupos, desde conciertos nefastos (no es que diéramos muy buenos conciertos a lo largo de nuestra carrera), malos entendidos por cualquier cosa…


¿Y la mejor anécdota?

– No sé, anécdotas hay un montón. A mí me hace gracia cuando nos separamos que nos seguían llamando para tocar, pero no sólo un mes después sino después de algún año que otro. Además se sorprenden que nos separáramos.


Yo recuerdo un concierto con Lambchop en Pontevedra en el que la gente estaba muy pendiente y hubo gente que me preguntó quiénes eran Niza. Creo que convencisteis a bastante gente. ¿Qué tal fue esa gira?

– La gira con Lambchop fue una gran experiencia, ya que íbamos a tocar con un grupo maravilloso… Para mí lo más impactante es que fueron ellos los que eligieron a Niza para tocar con ellos en la gira. Eran gente muy maja a la que te podías acercar fácilmente, con un humor exquisito. Los conciertos fueron geniales, en lugares grandes donde la gente venía dispuesta a escuchar música. Muchos se sorprendieron de vernos allí subidos tocando antes que ellos, pero a muchos otros les sorprendimos.


¿Cómo os llevasteis con Lambchop?

– La relación con Lambchop fue genial: comíamos con ellos, intercambiábamos impresiones en las pruebas de sonido y ellos se quedaban a ver nuestra actuación, algo que casi nunca ocurre cuando teloneas a un grupo fuerte. Demostraron una gran humildad y que son unas grandímas personas. Aún hoy conservo amistad con varios de ellos y contactamos cuando vienen de gira por España.


¿En qué momento surge la necesidad de crear Uke?

– Una vez disuelto Niza tenía más de una decena de canciones que iban a ir para el segundo largo del grupo. Decidí tirarlas y volver a empezar de cero. Todavía me apetecía tocar en escenarios, sacar discos… Creo que la disolución de Niza fue un poco frustrante para mí y decidí poner un remedio a esa frustración creando Uke. Partir de cero creo que fue lo mejor, iniciar un proyecto que no fuera la continuación de aquello y empecé por investigar y experimentar en instrumentos, texturas, formas de grabar…


¿Cuándo vio Roberto que había la posibilidad de trabajar con Laura?

– Nunca me he visto trabajando en un proyecto en solitario y siempre me gusta apoyarme en gente afín a mí, no que sean grandes músicos sino que entiendan lo que hago y luchen por ello tanto o más que yo. En el momento que gestó se Uke, ella era la que aportaba más ideas y creía en las canciones, así que fue lógico y natural que formara parte del grupo.


En relación con Ultrashape, Meteosat y Niza, ¿qué diferencias quiere marcar Uke?

– Quizá los anteriores grupos no controlaba yo todo. Ahora desde el primer acorde hasta cuando cierras la canción puedo decidir todo. Por esto creo que me va a permitir hacer las canciones desde un punto más personal. Antes me apetecía hacer canciones con un estribillo, una estrofa que la gente las pudiera silbar en la ducha o en la calle. Ahora lo que busco es que las canciones tengan más alma, que tengan una fuerza sentimental mayor. Además,  creo que casi todas van a carecer de un texto al uso, al igual que una estructura o una instrumentación clásica de pop. En estos momentos me apetece experimentar y no cerrarme a canciones pop.


Parece que en Uke hay un gusto por un pop inédito por aquí, más artesano, atento a los detalles, con instrumentos peculiares, diferente… ¿Qué o quiénes son los responsables del cambio?

– Yo creo que el responsable de esto es las ganas de hacer cosas nuevas, no cerrarme como un compositor de canciones. Me apetece componer con aparatos que puedo encontrar en el rastro, o instrumentos baratísimos desafinados, pero con encanto. Probablemente el próximo disco carezca por completo de guitarras y percusiones y nos centremos más en sonidos ambientales. Si me preguntas por grupos que me han influido puedo citar a Pequeña fiera!, Es, Colleen o Manyfingers.


El que habló de cruce entre Le Mans y Pascal Comelade estuvo sembrado, ¿no?

– Bueno, creo que al hacer críticas el crítico tiende a tirar por el camino de en medio y a lo más obvio. Usamos instrumentos de juguete, ergo somos fans de Pascal Comelade, tenemos una canción que en el título está la palabra ‘playa’ y tiene aires de bossa suave: pues somos como Le Mans. Creo que el disco da para mucho más que esto, pero para eso hay que escucharlo y disfrutarlo, pero eso ya es otra historia.


¿Por qué de nuevo el formato dúo y chico y chica? ¿Es el que más os gusta?

– Creo que es porque he tocado en cuartetos, quintetos y el dúo es lo mejor para mí. Te limita en un montón de aspectos como el directo, pero también te permite tener menos discusiones en torno al grupo, y creo que esto es importante para mantenerse. Me hubiera dado igual un binomio chico-chico, pero estoy cómodo en el chico-chica. Lo que nunca creo que haría sería un proyecto en solitario: acabaría aburriéndome.


¿Cuál fue la contribución de Arturo Vaquero a la hora de grabar?

– Para mí, Arturo fue un gran descubrimiento como persona y productor. Iba a grabar con una idea muy clara de lo que queremos y teníamos miedo que Arturo como co-productor impusiese algunas ideas. Pero no fue así: hablamos mucho y se acopló al grupo, no fue el grupo quien se acopló al productor, como desgraciadamente ocurre en muchos casos. No nos dio ideas, las sugería, y entre los tres se decidía. Creo que casi todas sus ideas nos parecieron maravillosas así que quedamos muy agradecidos y encantados.


¿De qué habéis quedado más contentos en este primer mini-LP?

– Nos ha gustado mucho el toque ambiental. Queríamos que la idea de canción con principio y fin quedara difuminada y que todo pareciera un conjunto (como hacemos en directo), creo que se ha conseguido. También poder improvisar en el estudio. El hecho de poder llevar cosas grabadas de nuestro estudio nos ha permitido experimentar bastante y no cerrarnos en un estudio unos días determinados. Eso siempre suele ser muy rígido y acabas pensando en cosas que se podían haber hecho y no dio tiempo o lo que fuera.


¿Creéis que Uke tendría cabida fuera de Jabalina?

– Actualmente creo que hay muy pocos sellos en el panorama nacional con la misma visión que nosotros. Puede que sólo dos o tres. Al hacer las primeras maquetas pensamos que Jabalina era quien podría hacerse cargo, eso o autoeditarnos. Ahora mismo estamos muy contentos del trabajo desarrollado por Tanis y ni siquiera nos planteamos si hay algún sello que daría cabida al grupo, no nos interesa.


Supongo que ya habrá ideas para el debut en larga duración. ¿Cómo va a ser y cuándo se grabará?

– Tenemos la idea inicial de hacer el debut largo prácticamente instrumental, habrá canciones cantadas pero no al uso, a lo mejor recitadas. No va a haber guitarras, programaciones, baterías, teclados, y sí tocaremos raquetas de ping pong, cajas de música, pedales de loops. Queremos grabar poco a poco en casa y grabar lo imprescindible en un estudio, queremos que sea mas lo-fi que el mini-cd. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *