TINY MASTERS OF TODAY

Tiny Masters Of Today, teenage rock

Cuando Tiny Masters of Today suben al escenario, el público se queda boquiabierto incluso antes de que hayan tocado una sola nota. Con una edad media de 12 años y pesando en total 55 kilos, los Tiny Masters son sin lugar a dudas una de las bandas más jóvenes y diminutas buscando un lugar en la escena club de Nueva York. Los que estén tentados a descartarlos como una novedad pasajera pronto aclaran toda duda cuando le dan un repaso a este feroz conjunto de canciones originales e inventivas.

La banda está compuesta por Ivan de 13 años a la guitarra y voz y su hermana de 11 años Ada al bajo y voz. El dúo empezó a escribir canciones en el verano del 2004 cuando Ada tenía tan sólo ocho años. “Empezamos con la banda porque nos aburríamos. No nos dejaban ver la televisión los días de colegio y no tenemos una Playstation ni nada de eso, así que tuvimos que encontrar formas de entretenernos”, cuenta Ivan. Sus crudas grabaciones caseras encontraron su camino en Internet a través de una página de MySpace y la banda desarrolló rápidamente cierta reputación internacional. En cuestión de semanas, un reportero de la revista Newsweek Magazine se tropezó con la página y declaró que sus canciones ‘breves e irritantes’ eran ‘extraordinarias’.

El sello indie británico Tigertrap entró pronto en escena, publicando sus maquetas de las grabaciones caseras en formato de 45’ en julio del 2006. El EP de tres canciones Big Noise se convirtió en un clásico de culto, agotándose rápidamente y recibiendo muy buenas críticas y amplia difusión en la BBC y en la emisora XFM. La influyente revista británica Artrocker puso a la banda en la portada de su edición de octubre, declarándoles hiperbólicamente, ‘el Futuro del rock & roll’. Quizá el aval más sorprendente vino del siempre visionario David Bowie, quien declaró el single como ‘genial’ y lo recomendó, a los lectores del periódico The Times, como uno de sus nuevos discos favoritos. El EP K.I.D.S., su segunda sesión de grabación casera, se publicó en diciembre de 2006. Recibió también muy buenas críticas y se agotó, también, rápidamente.

Hasta ahora, el dúo ha estado creando la música de fondo con loops de batería en el ordenador. Para las apariciones en directo un viejo ordenador portátil chirriante les servía como sección rítmica. De forma un tanto inexplicable, Russell Simins de los legendarios Jon Spencer Blues Explosion también descubrió a la banda a través de su página en MySpace y les pidió ser su batería en directo.

“Nuestros padres tuvieron que hablar con él primero y asegurarse que no se trataba de ningún psicópata”, recuerda Ada. Pasando aparentemente la prueba de audición, Russell empezó a aparecer con la banda siempre que su agenda lo permitía. Simins también asumió la tarea de llevar a los chicos a un estudio de grabación en condiciones con la idea de hacer otro single. Los prolíficos Tiny Masters tenían una gran cantidad de canciones y entusiasmo contagioso lo que supuso que el single pronto se convirtiera en un EP que posteriormente se convertiría en un álbum completo. Russell metió a Chris Maxwell y Phil Hernandez, alias Elegant Too, para coproducir y actuar de ingeniero de sonido. El proyecto tomó vida propia, extendiéndose a lo largo de varios meses. Cuando el calendario escolar interfería, los chicos grababan temas en casa y los enviaban por correo electrónico al estudio.

Con Bang Bang Boom Cake, Tiny Masters of Today han cumplido con la promesa de sus singles anteriores, ofreciendo un imperturbable pastiche punk que toca todo, desde hip-hop a buen garage-rock al viejo estilo. Su juventud es sin duda parte de su encanto, pero sólo en la medida en que contribuye al ambiente natural y sin afectación. Entre la general exhuberancia juvenil se encuentra una postura refrescantemente anti-autoritaria que no deja títere con cabeza, desde los compinches de la escuela primaria hasta el Presidente de los Estados Unidos.

Dispersas a lo largo del álbum se pueden encontrar varias colaboraciones muy logradas con toda una variedad de lumbreras del rock maldito. La cantante Kimya Dawson ex-Moldy Peaches (que también conoció a los chicos a través de su página myspace) cantó en varias canciones y coescribió la canción “Trendsetter”. El líder de B-52s, Fred Schneider, se unió a ellos en “Disco Bomb”. Su recientemente transplantado vecino de Brooklyn Gibby Haynes de los Butthole Surfers participó en el acertadamente temático “Texas”. En un momento particularmente asombroso, la pareja se confronta con Karen O y Nick Zinner de los Yeah Yeah Yeahs para el tema “Hologram World”. Esta canción se compuso en su mayor parte a través del correo electrónico y es un salvaje retozo que parece tener algo que ver con el dinero, la magia y la seguridad nacional.

La banda ha demostrado también ser un formidable grupo en directo, compartiendo escenario con bandas como Clap Your Hands Say Yeah, Man Man, Smoosh, The Dirtbombs, The Detroit Cobras y Matt & Kim. Aparecieron en el South by Southwest Festival en 2007 y fueron la banda más joven que tocó nunca en la mítica sala CBGBs. Su reciente gira británica incluyó varias fechas con el cartel de todo vendido y regresarán al Reino Unido este verano para una temporada más extensa incluyendo una aparición en el Underage Festival (festival para menores) en Victoria Park junto a Cajun Dance Party, Patrick Wolf, y Crystal Castles.

Aun así, a pesar de todo el alboroto, básicamente son chicos normales. Van a la escuela pública en Brooklyn y pasan la mayor parte de su tiempo haciendo cosas de chicos normales como salir por ahí con sus amigos. Las clases volverán a empezar en el otoño y las actividades que una banda suele hacer para promocionarse tipo conciertos, promociones en tiendas, apariciones en radios y entrevistas se tendrá que programar en torno a cosas más mundanas como los deberes y las clases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *