TIM FINN

Tim Finn, como su tierra y su aire

 

Tim Finn ilumina la estancia. Su trayectoria pasa por un buen momento. Música nueva que mana de él a una velocidad de nudos. Canciones potentes, canciones que encienden los sentidos, aparecen saliendo del éter y Finn ha luchado para traerlas a tierra. Finn es un clasicista, más interesado en la repetición que en el eclecticismo. En el corazón mismo de sus composiciones siempre se encuentra una guitarra acústica o un piano vertical.

 

“Veo la canción de tres minutos como una vasija china, una forma clásica”, explica. “Hay mucha diversidad por descubrir dentro de su aparentemente simple estructura. Además, sobre todo, están las palabras. Las paseo en mi cabeza durante semanas, aunque sólo sea para, al final, cambiar un ‘un’ por un ‘el’. Es puro placer. Ése es mi ‘reino imaginario’ (Imaginary Kingdom), el lugar en el que trabajo. ¡Sólo que no estoy seguro de si soy yo o la canción quien lleva las riendas!”

 

Imaginary Kingdom es el nuevo disco de la carrera en solitario de Tim. Hay algo en las composiciones que le pone al disco el sello de clásico moderno. Canciones como “Astounding Moon” (“Asombrosa luna”), “Couldn’t Be Done” (“No se podía hacer”) y “Show Yourself” (“Muéstrate”) se arraigan en tu cráneo y permanecen ahí durante días.

 

Al teléfono, Finn menciona ‘magia y geografía’. Las canciones fueron ideadas en Nueva Zelanda y grabadas en Nashville con el productor Bobby Huff. Luego se pasaron las mezclas en mp3 para que Finn las pudiera escuchar conduciendo su coche por carreteras iluminadas por la luz de la luna. Crepitando a través de los altavoces, la tesitura del nuevo material habla por sí misma y lo dice todo. Las letras se aventuran hacia el realismo mágico, Finn invita al oyente a entrar en un mundo privado, su propio Reino Imaginario. Las melodías son afiladas y pegadizas, la instrumentación está al servicio de las canciones, mientras que las exuberantes cuerdas añaden ocasionalmente una calidad seductora. 

 

En el pasado Finn lideró Split Enz, fue miembro de Crowded House y disfrutó de una exitosa carrera en solitario. Su catálogo es rico. “Poor Boy”, “I Hope I Never”, “I See Red”, “6 Mths In A Leaky Boat” fueron algunos de los éxitos de Split Enz. Como miembro de Crowded House, Tim coescribió “Weather With You”, “It”s Only Natural” y “Four Seasons In One Day”. Como artista en solitario están “How I’m Gonna Sleep”, “Not Even Close”, “Persuasion”, “Fraction Too Much Friction” y “Many’s The Time”.

 

En cuanto al aquí y ahora, el renacimiento artístico vuelve al buen momento que Tim ha conseguido aprovechar en los últimos tiempos. Cómo concentrar esa energía le ha llevado a grabar el extraordinario Imaginary Kingdom. Hace dos años, Tim se reunió con su hermano Neil para grabar y llevar de gira Everyone Is Here.

 

La pareja encandiló al público por todo lo ancho y largo del globo. En Londres tocaron tres noches en el Royal Albert Hall. En los campos detrás de Byron Bay tocaron en el festival Splendour In The Grass Festival y dejaron atrás a todo el resto de las bandas del cartel. En el concierto benéfico de ayuda a los damnificados por el tsunami en el estadio Cricket Ground de Sydney, la actuación de Finn consiguió convertir a una multitud de 50.000 fornidos asistentes en una masa pacífica cantando alrededor de un fuego. Siguieron más éxitos en salas y escenarios de toda América y Europa agotando entradas. Luego vino una gira de Split Enz por Australia en la que las salas más grandes e importantes del país colgaron el cartel de todo vendido durante varias noches. El público incluía una armada de jóvenes fans, muchos de los cuales veían a la banda por primera vez.

 

Todo el tiempo, Tim estuvo trabajando en material nuevo. Sobre Nueva Zelanda llegó a cantar en algún momento que ‘reluce como una perla, en el fondo del mundo’. Estas canciones nuevas están repletas de referencias a las cualidades etéreas de la luna, la estrellas, el mar y el cálido sol del Pacífico. “También hay tristeza en este lugar. Mucha sangre en la tierra. Pero todo el que vive aquí conoce el sentimiento de estar en la playa, mirando al mar, y estás justo al borde del mapa. Más allá del horizonte. Podía haber cualquier cosa… Fue allí, en mi tierra en Nueva Zelanda, donde la magia empezó a surgir una y otra vez”.

 

“Cada vez que nos tomábamos un descanso de actuar y girar”, explica, “me encontraba a mí mismo escribiendo otra canción. Cuando das muchos conciertos, eso retroalimenta las composiciones. Te nutre en cierto modo. Para mí, así es como funciona. Hay una cierta franqueza en este álbum, no hay mucha distancia entre el oyente y yo”.

 

“Winter Light” (“Luz de invierno”), que apareció en la película Las Crónicas de Narnia, estaba inspirada en una instantánea de invierno que el fotógrafo tomó cuando hablaba sobre la forma en la que la luz parecía rebotar desde el suelo. Finn se acordaba de un incidente ocurrido en Londres 15 años atrás, cuando alguien había sugerido que escribiese una canción sobre la luz. “A veces hace falta que pase tanto tiempo para que dos cosas conecten”, explica Finn. “Couldn’t Be Done” (“No se podía hacer”) ostenta esa imagen impresionante de la sombra moviéndose sobre el globo. “Astounding Moon” (“Asombrosa luna”) se remonta al artista siendo un chico en Te Awamutu armado con un telescopio.

 

“Midnight Coma” (Coma de medianoche) llegó ‘en un sueño’. Dormido, Tim estaba ‘observando’ a la banda de su sobrino, Betchadupa, interpretando la canción. Al despertarse, Finn garabateó el título y la melodía y se puso a trabajar. Más tarde, su amiga Penelope Tree expresó la necesidad de ‘meterse detrás de la catarata’. La metáfora le sirvió a Finn como impulso para terminar la canción.

 

Las historias continúan. “Unsinkable” (No-hundible) está inspirada en el hijo de 8 años de Tim, Harper, que se enamoró de un libro sobre el Titanic. Su inocente emoción saturó el muy documentado cuento de su padre. “Le llevé a ver la película Fantasmas del abismo y al salir me dijo que esperaba que pudiésemos ir todos (al abismo) juntos”.

 

“En el plazo de una semana ya habíamos hecho todas las voces principales, estábamos en vena”, cuenta Finn con entusiasmo sobre el proceso de grabación. “Te das cuenta de que es la propia canción la que te llama y tira de ti, siempre está ahí para ti y es parte de la narrativa de tu vida”.

 

“Gertrude Stein declaraba ‘La gente es como es su tierra y su aire’. Descubrí que volver a vivir en Nueva Zelanda enriqueció e intensificó mi relación con el país. Si canto sobre el invierno, un río o la luz del horizonte sé exactamente de lo que hablo y puedo relacionarlo con mi entorno. Es una relación tan filosófica como sensual. No es ninguna sorpresa que las últimas películas épico-fantásticas hayan sido rodadas en los paisajes vírgenes y místicos que abundan por aquí. Me he dado cuenta de que cuando le cuentas a la gente en Europa o en Estados Unidos o donde sea que vienes de Nueva Zelanda, sus caras adquieren una expresión distante…”

 

“La propia Nueva Zelanda es para mucha gente un Imaginary Kingdom (Reino imaginario). Se puede encontrar una pista del trabajo de cualquiera pensando en la tierra de la que proceden. Nueva Zelanda ofrece una enorme variedad de formas dentro de un pequeño territorio. Con el mar siempre cerca. Mis canciones forman parte de eso”.

 

Con Imaginary Kingdom podemos añadir otra buena dosis de clásicos al repertorio de Finn. Hay toda una energía en la composición e interpretación de Tim que marca Imaginary Kingdom como un disco especial, un álbum que nació de la  habilidad de Finn para las canciones pop. A algunos les gustaría equiparar el material incluido aquí al mismo nivel que los trabajos de Ray Davies, Elvis Costello, los trabajos en solitario de Lennon y McCartney y cualquier otro artista que haya conseguido llegar a tu corazón con un puñado de acordes y una precisión artística por la belleza. “Si el poeta Robert Graves hablaba sobre una época emergente de magia psicológica, aquí tenemos un disco para nuestros tiempos”.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *