THE THORNS

The Thorns, tres en armonía

         Se encontraron en la primavera del 2002. Matthew Sweet, Pete Droge y Shawn Mullins tenían cada uno su propia exitosa carrera en solitario y no se conocían demasiado, aunque había muchas conexiones entre ellos: managers, amigos en común, productores, encuentros en actuaciones… Empezaron a componer en un estudio casi de broma y la duda les asaltó: ¿Se podría reproducir hoy en día el sonido de Crosby, Stills & Nash de 1968, el de los Eagles de 1971, el de los Fleetwood Mac de Lindsey Buckingham y Stevie Nicks de 1974? La respuesta es el primer disco de los tres juntos como The Thorns.

Para empezar, ¿cómo entrasteis en contacto con la idea de hacer algo juntos?

– Matthew Sweet (M. S.): Estos dos habían estado haciendo algo en el estudio cuando aparecí yo. Nos metimos en un estudio de Los Angeles y en la segunda canción que escribimos, “I Can’t Remember” nuestras voces quedaron perfectas. Al miércoles siguiente ya teníamos un contrato discográfico. Fue extraño, porque casi no habíamos hecho nada.

– Pete Droge (P. D.): Matthew y yo ya habíamos encontrado una afinidad antes en las canciones de Lindsey Buckingham del disco Tusk de Fleetwood Mac. Después Shawn y yo descubrimos que nos gustaban los primeros discos de Kris Kristofferson. Y ellos dos hablaban maravillas sobre The Dillards, un grupo de bluegrass de Missouri. Ésas son nuestras influencias en común. Otros nombres ni siquiera le suenan a la gente. Y de ahí viene la contaminación mutua.

¿Os sorprendió descubrir que trabajabais tan bien juntos?

– M. S: Nos parecía muy difícil que resultase. Éramos muy escépticos a nuestra manera. Pero, de repente, las voces funcionaron muy bien juntas. Es algo que no se puede planear y la gente respondió muy bien.

– P. D: Es curioso como las canciones se mantienen por sí mismas tanto lírica como melódicamente. Sin embargo, si las cantamos sin los otros, entonces suenan vacías, desnudas.

El disco suena bastante cálido.

– M. S: Desde luego que hay un aspecto de placer culpable en ello. Ahí está, precisamente, lo que lo hace diferente de lo que normalmente hacemos por separado. The Thorns tienen ese carácter apacible. La música es muy acogedora. Cantar y tocar en directo se hace muy relajante.

¿Suena como pensabais cuando empezasteis a grabar?

– Shawn Mullins (S. M.): Sí y no. Las armonías y las voces se parecen mucho a lo que eran cuando las escribimos. Pero trajimos a Roy Bittan de la E. Street Band para que tocase el piano y al batería Jim Keltner, así que el disco tiene más producción.

– M. S: Estaba un poco sorprendido. Mi idea era que hiciéramos un disco que sonara poco más que un salto atrás en el tiempo. Y creo que el sonido es de hoy.

Pero no podéis escapar a las comparaciones con Crosby, Stills y Nash.

– M. S: Crosby, Stills y Nash son lo más parecido a nosotros, porque eran tres tíos haciendo armonías. Algunas canciones se les parecen más que otras. Pero creo que con todos los grupos vocales será diferente dependiendo de cómo suenen esas voces.

Además de ellos, ¿cuáles son vuestros grupos favoritos en el tema de las armonías vocales?

– P. D: Diría que los primeros Beach Boys, The Bee Gees, The Beatles y The Byrds, todos grupos que empiezan por la B.

– M. S: Me gusta la etapa de Lindsey Buckingham-Stevie Nicks en Fleetwood Mac. Nuestro disco tiene ese aire, ese sonido, aunque no haya cantantes femeninas.

– S. M: ¡Pero si alguno de nosotros suena como una chica!

¿Cómo describiríais a los otros dos?

         – M. S: Son un par de pelmazos, je, je.

         – P. D: Sí, él lo ha dicho perfectamente. No, son buenos tipos, buena gente.

         – M. S: ¡Eso, somos gente que lo pasamos en grande!

¿Y qué es lo que más os fastidia de los otros dos?

         – M. S: Sé que estás buscando los datos sucios, pero eso fue más al principio. Ahora nos llevamos bien.

– P. D: Cada uno tiene su propia sensibilidad como artista en solitario y podemos mostrar también nuestra insensibilidad. Al principio chocábamos. Lo que estamos intentando es aprender a vivir y tratar con ello.

Y fuera de la música, ¿cuál es vuestro mayor lazo de unión?

         – P. D: Toys R Us. Cuando nos tomamos un día libre, fuimos a Toys R Us. Construimos un gran piano de juguete y estuvimos ensayando con una pequeña batería. Shawn y Matthew compraron coches de control remoto y estuvimos conduciéndolos por todos lados. ¡Fue divertidísimo!

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *