THE TEARS 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

The Tears, lágrimas de cocodrilo

 

 

Bueno… Así que Brett Anderson y Bernard Butler están juntos de nuevo. ¡Quién lo hubiera imaginado! Aparentemente, Bernard sí. “Siempre supe que, tarde o temprano, sería así”, dice. Y Brett, por su parte, parece como si, finalmente, hubiera acelerado la desaparición de Suede para poder reunirse con Bernard y plantearle lo que nadie se había atrevido siquiera a imaginar en los diez años anteriores.

 

“La primera vez que nos vimos de nuevo, en diciembre de 2003, me dijo que quería formar una banda”, recuerda Bernard. “Evidentemente, durante años, siempre había querido grabar este disco”. Y así empezó todo, con el mejor dúo de compositores del Reino Unido desde Morrissey y Marr, nuevamente trabajando codo con codo, escribiendo sin ningún objetivo concreto. Hubo de pasar cierto tiempo hasta que se dieron cuenta de que realmente estaban metidos en algo, algo que habían dejado inconcluso en 1994, cuando Bernard abandonó Suede, justo antes del lanzamiento del segundo álbum de la banda, Dog Man Star.

 

“La música es realmente muy, muy inspiradora”, afirma Brett. “No quiero parecer ingenuo, pero resulta muy emocionante trabajar con alguien que cuida tanto lo que hace. Durante años, desde que Bernard dejara Suede, fui yo quien llevó la voz cantante, pero ahora la apuesta es más fuerte. Me siento como si estuviéramos librando un duelo, en una especie de competición amistosa. Cuando estábamos en nuestro mejor momento, era siempre así, con cada uno de nosotros tratando de superar al otro”.

 

Desde fuera, Here Comes The Tears se percibe realmente como un trabajo que rebosa confianza. La voz de Brett sigue cautivando -escucha la pequeña pausa en “Two Creatures”, los exquisitos y emotivos descensos súbitos de “Fallen Idol”-, y pocos guitarristas pueden igualar a Bernard.

 

“Cuando empezamos con Suede, yo quería que sonara como The Smiths, con aquellos discos etéreos y complejos, con mezclas, pero unos directos en los que sólo se oyera la guitarra eléctrica y nada más”, confiesa Bernard. “No he tenido nada que ver con ninguna de las dos cosas durante años”.

 

Para Brett, Here Come The Tears trata, en gran medida, de lo que está sucediendo a nuestro alrededor. “Quería hacer un álbum en el que se reflejaran más el enfado y la actitud de cuestionar las cosas que en lo que había hecho anteriormente”, declara. “Hay muchos elementos de la vida en el siglo XXI que realmente me desaniman, y que encuentro desagradables. “Refugees” trata de cómo los medios de comunicación crean una nueva aspirante a clase inferior, gente que existe en lo más bajo de la sociedad, vendiendo cigarrillos en la esquina. Cuando por debajo todos tenemos las mismas esperanzas, necesidades, miedos y sentido de la familia”.

 

El sarcástico “Brave New Century” retoma este asunto, expresado en sus frases como “Nos sentamos durante horas y devoramos revistas / y adoramos a celebridades de mierda”, que se encadenan con “La Religión apesta a enfermedad / mientras la gente escupe a los refugiados”.

 

Here Come The Tears ha sido producido por Bernard y grabado en su mayor parte en casa. Para él, grabar este disco tal y como quería hacerlo fue una parte importante de un largo proceso sanador. “Cuando todo ese asunto -estar en Suede y dejar el grupo- te pasa cuando tienes 22 o 23 años, no le das importancia”, dice. “Odiaba a todos y todo, y me sentía confundido todo el tiempo. No era capaz de ver lo que de verdad quería hacer”.

 

Ahora, sin embargo, Bernard ha podido hacer canciones intrincadamente, siguiendo la gran visión que tenía en mente, y el resultado es un muro de sonido que a veces parece Phil Spector produciendo a The Spiders From Mars haciendo una versión de “Bridge Over Troubled Water”, pero más exagerada.

 

Otra cosa con la que Bernard no contaba fue con que, “por muy fantástico que pueda ser definir la esencia de una idea en una única obra, es un poco como decorar tu casa; cuando has dejado bonita una habitación, te das cuenta de todo lo que te queda por hacer en el resto de la casa. Un disco era un buen objetivo”, afirma, con el aire de quien sabe que hay mucho más detrás.

 

Ah, ¿y ese gran estallido de guitarra? Sí, The Tears en vivo son una propuesta energética. “Tocar en directo verdaderamente es una gran motivación para mí”, afirma Bernard. “Si hay algo con lo que me siento cómodo es estando encima de un escenario, tocando la guitarra”.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *