THE SPINTO BAND 2008

The Spinto Band, qué potencia tiene la música barata

 

Antes de “Oh Mandy” prácticamente no existían. Tuvo que ser aquella mandolina la que los situara en el primer plano del pop reciente, aunque antes ya habían editado varios discos, hoy buscados, que autoeditaron y distribuyeron, como nos cuenta  su vocalista Thomas Hughes, entre amigos y familiares. Ahora, tras el éxito de Nice And Nicely Done, presentan Moonwink.

 

Vuestros primeros discos fueron autoeditados y no tocabais en directo. ¿Estabais contentos en esa situación?

– Sí, nuestros primeros discos fueron autoeditados. Por aquel entonces el grupo no tenía idea de apoyar los discos con una gira o de apoyar una gira con un álbum. Simplemente escribíamos muchas canciones y las editábamos. Era una forma perfecta de mantenernos ocupados mientras estábamos en la Universidad.


¿Cambió todo en el momento en el que firmasteis con Bar-None?

– Bueno, por primera vez tuvimos de hecho una distribución amplia para uno de nuestros discos y un encargado de prensa que se dedicó a promocionar el álbum. Todo eso hizo que una gira por todo el país tuviera sentido y nos ganó seguidores por todos los EEUU. Cuando firmamos con Bar-None empezamos a ver que The Spinto Band tenía el potencial para hacerse una carrera.


¿Por qué quisisteis dar el paso y cambiar a algo diferente?

– Firmar con Bar-None nos pareció el paso lógico hacia adelante. Antes de eso, les dábamos nuestros discos a los familiares y parientes. Queríamos compartir nuestra música con más gente, así que fue algo agradable encontrarse en la situación en la que una discográfica quería ayudarnos a distribuir nuestra música a una audiencia mayor.


¿Os cogió el éxito de “Oh Mandy” por sorpresa?

– En aquel momento, parecía que era nuestro momento y que estábamos logrando algún progreso. De todas formas, mirando hacia atrás, creo que fue un tanto sorprendente. Ahora creo que nos damos cuenta que conseguir reconocimiento a una edad tan temprana en nuestras vidas es algo extraño, y le estamos agradecidos a la gente a la que le gusta nuestra música.


Se convirtió en la canción favorita de mucha gente. ¿Qué creéis que vio la gente en ella?

– Supongo que toco un nervio a nivel colectivo con algo que la gente estaba experimentando en ese momento. No se me ocurre nada más.


¿Qué pensasteis cuando empezasteis a hacer giras con gente como Arctic Monkeys o The Strokes o a tocar en la televisión? ¿Os visteis como intrusos en ese mundo?

– La verdad es que no. Arctic Monkeys y The Spinto Band empezamos a ser conocidos en la misma época, así que nos sentimos contemporáneos de ellos. Por supuesto que ellos se convirtieron en masivos y llegaron a una audiencia mucho mayor que la nuestra. Cuando estuvimos con The Strokes supongo que nos sentimos como los chicos nuevos de la ciudad. En ese momento, The Strokes ya se encontraban consolidados y nosotros estábamos empezando a intentar tener una carrera musical.

 


¿Cómo han sido los tres años desde la edición de Nice And Nicely Done?

– Ha sido todo increíble, hemos estado muy ocupados. Hemos hecho muchas giras y pasamos gran parte del 2007 trabajando en el nuevo disco, Moonwink. Ensayamos las canciones durante seis meses, después pasamos otros cinco en el estudio y finalmente otros dos mezclándolo. Parece que haya pasado mucho tiempo desde nuestro último disco, pero hemos estado tan ocupados que no nos hemos dado cuenta de lo pronto que ha pasado el tiempo.


¿Qué pretendíais conseguir con el nuevo disco?

– Simplemente escribir canciones que llenasen nuestros intereses recientes en el pop. Por ejemplo, una de las cosas más excitantes era experimentar con arreglos más complejos y más capas de sonido en las canciones. En su mayor parte, estamos contentos con cómo ha quedado.


¿Y cómo veis la evolución desde vuestros discos anteriores desde dentro?

– Como he dicho, los arreglos con algo más complejos. Hay unas cuantas partes diferentes que suceden al mismo tiempo, pero el reto era unirlo todo en una idea musical. Creo que fuimos más conscientes de los arreglos y del rol que cada parte musical tendría en el disco.


¿Cuál es vuestro corte favorito en Moonwink y por qué?

– Bien, no nos gusta escuchar nuestra propia música, pero ahora mismo la favorita es “They All Laughed”. Creo que los arreglos y los sonidos de la grabación funcionan juntos perfectamente y es realmente divertido escucharla.


¿Cómo ha sido acogido en vuestro país?

– Hasta el momento, las críticas americanas han sido muy positivas. Incluso parece que las americanas son más favorables que las europeas.


¿Cómo definiríais la perfecta canción pop?

– Una pieza de música concisa que te eriza el vello.


¿Qué escucháis últimamente? ¿Y a qué grupo o discos volvéis una y otra vez?

– Actualmente, Bossa Cubana de Los Zafiros. Y siempre volvemos a cualquier disco de los Beatles.


¿Creéis que Internet ha abierto la puerta a una mejor herramienta para la promoción o sirve también para grupos que no hubieran tenido una oportunidad de otra forma?

– Internet es una herramienta increíble para promocionar música. Para bien o para mal, es la nueva forma de compartir tu música con el mundo. Y seguirá creciendo para tener un papel mayor en la promoción y la distribución de música o de cualquier otro medio que se pueda digitalizar.


Uno de vosotros ha dirigido Camp Blood: The Musical. Supongo que no se estrenará en España. ¿Qué nos podéis contar de ella?

– Es una película basada en los grandes rompe taquillas americanos de los 80. Sólo dura 30 minutos, pero esperamos hacer un largometraje con ella el próximo verano.


¿Qué queda en vosotros de los jóvenes que empezaron como Free Beer?

– ¡Aquellos jóvenes seguimos siendo nosotros! Todavía tenemos los mismos miembros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *