THE RAVEONETTES

The Raveonettes, hermosos de negro

 

 

Tras diez años en activo desde que se formaron en Copenhague, y después de su consiguiente asalto a los escenarios de todo el mundo desde Nueva York, el dúo danés integrado por Sharin Foo y Sune Rose Wagner se han convertido en una de las referencias cruciales del rock de esta década. Sus cinco discos se mueven entre el maravilloso ruido de fondo del primer álbum de The Jesus & Mary Chain y la sensibilidad pop de los grandes artistas de los 50 y los 60. In and Out of Control es el último ejemplo, que Sune nos presenta y que este sábado 17 traen hasta la carballeira de Caldas dentro del Cultura Quente edición 2010.

 

¿En qué diríais vosotros que se puede apreciar la evolución de este nuevo álbum en relación a los anteriores?

– Creo que es el disco más diverso que hemos hecho. Al mismo tiempo creo también que tiene un sonido más ‘brillante’ comparado con cualquiera de nuestros discos anteriores.

 

Vuestra música es muy cinematográfica, ¿Qué películas os inspiraron para el nuevo disco?

– Al principio nos fijamos en una película con Sean Penn llamada Bad Boys de 1983, pero creo que sólo hay una canción que tiene ese elemento cinematográfico, y ésa es probablemente  “Gone Forever”.

 

¿Qué pretendéis decir exactamente cuando en la biografía oficial que distribuís mencionáis que vuestra música tiene un contenido lírico oscuro?

Nuestro último disco es bastante oscuro: trata sobre el suicidio, violaciones, drogadicción o violencia doméstica, entre otros temas fuertes. Hay demasiada tragedia, pero está creado en ese contexto de música suave y pop, lo que se traduce en un contraste musical entre una música fácil de escuchar y unas letras duras.

 

Asegurasteis en su momento que The Everly Brothers os inspiraron al inicio de la banda. ¿Qué grupos os inspiraron para este último disco?

No lo sé, no hubo alguna banda en particular. Lo que hablamos antes de trabajar en el disco fue que queríamos tener más coros y también queríamos tener las voces al frente de todo, resaltarlas más. Ésas fueron las cosas que acordamos, después fuimos al estudio y estuvimos seis semanas y dejamos que todo fluyera espontáneamente.

 

 

 

 

Por lo que veo, tenéis bien estudiado ese contraste entre las canciones pop y los textos duros de algunas canciones clásicas. ¿Os influye menos la música de ahora mismo?

Es cierto. No creo que tengamos influencias musicales recientes. Creo que nos mantenemos con lo que siempre nos ha gustado escuchar, y eso nos provoca en el momento de componer. Obviamente, escuchamos música de bandas recientes buenas, pero no nos inspiran realmente a componer nada. En nuestro caso, cuando tenemos música que puede sonar dulce o tranquila, es tan sólo una falsa impresión, porque en realidad de lo que hablamos en las canciones es de cómo son las cosas en realidad: violencia, decepciones, etc. Nos gusta llegar al límite de nuestros sentimientos. Es una buena combinación de dulce y amargo. Es un contraste hermoso, y nos gusta la respuesta que hemos recibido por eso.

 

Sharin y tú habéis mantenido una relación muy estrecha durante muchos años ya, y en ocasiones estas relaciones pueden convertirse en algo un poco tormentoso para algunos artistas. ¿Es así en el caso de The Raveonettes?

No creo que sea nuestro caso. Nuestra relación ha ido mejorando progresivamente con el tiempo. Somos grandes amigos y tenemos la misma inquietud que cuando nos conocimos: hacer música. Estoy orgulloso de cómo Sharin se desenvuelve en el escenario, y eso es en parte también por la relación que ambos tenemos. Hay mucha confianza y seguridad entre los dos y eso se refleja en el escenario.

 

Tengo entendido, por declaraciones anteriores, que en vuestro país, Dinamarca, no os tratan demasiado bien por haber destacado. Es algo bastante habitual también en España.

Es un concepto social bastante jodido, porque no te permite decir que eres mejor que los demás. Sólo puedes decirles a los demás lo que haces, sin destacar tus logros. La gente debería aprender a dar su opinión y dejar esa parte represiva atrás. Es algo que al final del día nos fastidia a todos. Es por eso que nos mudamos a Nueva York; estábamos hartos de la mediocridad del concepto y de que esto no permitiera dar a conocer o destacar nuestro trabajo.

 

Cuando viajáis a Dinamarca, ¿cuál es la reacción de las otras bandas o de la escena musical de vuestro país?

Ya casi no voy a Dinamarca porque no me interesa estar ahí. La última vez que fuimos fue sólo para promocionar el nuevo álbum. No conozco mucho; mejor dicho, no conozco nada de la escena de mi país, así que no sé qué opinar. Me interesa más dar a conocer y destacar lo que hacemos nosotros que prestarle atención a algo tan local como puede ser la escena musical en Dinamarca. Además, casi no estoy ahí para poder opinar a fondo. Creo que lo que logró que nosotros destacáramos del resto de los grupos de Dinamarca es que no tuvimos miedo de marcharnos; después, eso se convirtió en no tener miedo a comenzar a tocar en grandes lugares para una audiencia enorme. Ahora no tenemos miedo de convertirnos en una banda de estadio. De hecho, nos sentimos cómodos ante miles de personas.

 

 

{youtube}JOnKJf522kE{/youtube}

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *