THE RAVEONETTES

The Raveonettes, muro de sonido

The Raveonettes son Sharin Foo y Sune Rose Wagner, un dúo danés que, unido por su desencanto común por la situación del panorama musical, factura un poderoso sonido de rock’n’roll para ofrecérselo al mundo.

Con el lanzamiento de Chain Gang Of Love, el tan esperado debut del grupo, The Raveonettes explota todo el potencial de la gran promesa anunciada en Whip It On, su tan aclamado primer EP. Ya en su momento, tanto Rolling Stone como Q Magazine declaraban a The Raveonettes una de las promesas de la música contemporánea.

Chain Gang Of Love es el glorioso desarrollo technicolor de la potente sensibilidad garage rock en blanco y negro desatada en Whip It On. Mientras que la música de Whip It On fue compuesta y grabada con arreglo a una serie de reglas prescritas, -por ejemplo, todos los temas se grabaron en sí menor, no se incluyeron más de tres acordes por corte y ninguna de las canciones superaba los tres minutos-, Chain Gang Of Love aporta dimensiones completamente nuevas de color y variedad sónica a la impresionante e intensa mezcla musical de The Raveonettes.

Chain Gang Of Love ha sido producido por el legendario Richard Gottehrer, autor de clásicos del rock como “My Boyfriend’s Back” y “I Want Candy” y productor de algunos de los álbumes más aclamados de artistas como Blondie, The Go-Go’s o Richard Hell, entre otros.

El sonido de The Raveonettes es, en palabras de Sune, “un homenaje a mucha de la gran música creada antes de que nosotros llegásemos: El sonido primitivo y genuino de The Cramps, el ruido y lado oscuro de la década de los 80, Jesus & Mary Chain, las bandas de chicas de los 60, los zumbidos de Suicide, Buddy Holly y la simplicidad de los 50”. “La voz”, añade Sharin, “es muy Everly Brothers.”

Para Chain Gang Of Love, The Raveonettes ha buscado su inspiración en la esencia más pura de la música pop, desde los potentes patrones de percusión de “Little Animal” y “Heartbreak Stroll”, hasta la simplicidad armónica tipo Beach Boys de “Noisy Summer” o el quejumbroso tañido estilo Hank Williams de los acordes neo-doo-wop de “Love Can Destroy Everything”.

Pero ante todo, Chain Gang Of Love refleja la impresionante fuerza transformadora de la electricidad desenfrenada: los acordes adecuados en el orden adecuado respaldados por ritmos incontenibles e irresistibles.

Criados en un pequeño pueblo danés próximo a la frontera con Alemania, el primer contacto de Sune con la música pop fue gracias a una copia de Before The Flood, de Bob Dylan, que le compró su madre, quien “pensaba que se trataba de un disco acústico. Luego me compré todos los discos de Bob Dylan”. Mark Knopfler y Dire Straits “hicieron que quisiera tocar la guitarra”.

La intensa ambición musical de Sune lo llevó a crear una “impresionante biblioteca de música, comenzando a buscar las raíces del rock, desde las clásicas bandas de chicas y Buddy Holly.” De éste, su tema “Every Day” se ha convertido en un muro de sonido sicótico fundamental en las actuaciones en directo de The Raveonettes, como tuvimos ocasión de comprobar en su actuación en el reciente Festival Internacional de Benicassim 2003. “Después continué hasta Daydream Nation, de Sonic Youth, que me encaminó hacia una música más disonante”.

Sharin tuvo su propia educación musical peripatética. “Mi padre, guitarrista de rock, me mostró una gran variedad de influencias pop, desde los Beatles hasta la Velvet Underground.” Su gran espíritu musical la llevó a vivir una serie de experiencias, incluidos seis meses en la India para profundizar en el dhrupad, el estilo de música del Hindustán más antiguo que aún pervive, y en la música gawwali. De pequeña, Sharin, que mide casi dos metros, es rubia natural y tiene raíces chinas, visitó China en diversas ocasiones, la tierra natal de su abuelo. Cuando Sharin y Sune decidieron aunar finalmente sus talentos musicales, todo empezó a tener sentido.

“Sonaba bien. Así de fácil”, comenta Sharin acerca de su conexión musical con Sune. “Nos resultó muy fácil cantar juntos, era algo mágico. Si quitas a uno o al otro, no es lo mismo. Juntos somos mejores que por separado.”

Las ambiciones musicales crecientes de Sune encajaron a la perfección con la prematura pasión de Sharin por la Velvet Underground y los eternos sonidos antiguos y, tras un “rápido curso intensivo en el estudio, empezamos a grabar Whip It On en las antiguas instalaciones de Sony en Copenhague, para lo cual reservamos el estudio tres semanas durante el tiempo de inactividad del mismo en las Navidades de 2001, encargándonos nosotros mismos de las tareas de producción. Con el uso de ProTools y baterías, guitarras y bajos sampleados, no necesitamos ninguna regrabación. Lo hicimos todo en una única toma”. No necesariamente a la primera, pero tomaron la mejor toma de cada tema para crear un ritmo continuo.

Junto al guitarrista Manoj Ramdas y el batería de jazz Jacob Hoyer (“Queríamos un batería de jazz. Queríamos lograr esos matices”), la banda ofreció una de sus primeras actuaciones en vivo en el Spot Festival de Aarhus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca. Allí un crítico de la revista Rolling Stone, escribió: “Wagner y Foo cantan juntos de forma comprimida, como un banda chico-chica que, ante potentes reacciones y un bajo agudo y retumbante, suena a Jesus & Mary Chain con Debbie Harry, de Blondie, al micrófono. O los Ramones con unas Shangri-Las gregorianas al frente.”

“En julio de 2002 fuimos a la famosa meca del punk neoyorquina, el CBGB, donde aprovechamos para presentar tres nuevas canciones que acabábamos de grabar junto a Richard Gottehrer.” Su productor de entonces comentó que cuando los escuchó por primera vez se sintió trasladado a la época de la revolución del punk de Nueva York.

Y es cierto. La energía y conmoción de aquella época se refleja en su música con toda la fuerza del sonido más actual. Eso es, no cabe duda, Chain Gang Of Love, uno de los discos de rock’n’roll más excitantes de este  principio de milenio.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *