THE RAPTURE

The Rapture, el arte del ritmo

La historia de The Rapture es bastante inusual. Primero, porque comienza 10 años antes de su primer lanzamiento discográfico, Echoes, ahora en el 2003. Segundo, porque comienza en un mundo muy alejado, cultural y geográficamente. Tercero, porque Luke Jenner (cantante, guitarrista), Mattie Safer (cantante, bajista y teclados), Vito Roccoforte (batería) y Gabe Andruzzi (saxofón, teclados y percusión) parecen un grupo formado desde hace tiempo.

No obstante, este grupo marcado por el punk, funk, house, disco, pop, y baladas psicodélicas, se formó a raíz de encuentros fortuitos, y muchas búsquedas. El grupo ya es todo un mito, lo que no les viene nada mal. Además del mito, también existe una verdad acerca de cómo Luke Jenner se enamoró de los grupos indie en su San Diego natal. 

“Ocurrió… muy despacio. Vi tocar a muchos grupos de mi edad, por lo que pensé que también sería posible para mí, además de escuchar Nirvana y ponerme a ver la televisión todo el día. Truman´s Water fue un grupo del instituto que tocaban muy bien. La primera vez que les vi, sólo fueron dos o tres personas a verles, pero ellos dieron todo encima del escenario. Me inspiró mucho.” 

El primer concierto de The Rapture fue en mayo de 1998 en San Francisco, la ciudad de la que Luke y su mejor amigo Vito esperaban que les mostrara nuevos horizontes. El grupo, formado por Luke, Vito y Christopher Relyea, lanzó su primer single  “The Chair That Squeaks” / “Dumb Waiters” (una versión de The Psychedelic Furs) bajo el sello, de financiación propia, Hymnal. En 1999 lanzaron “Mirror” con una remezcla de Kid 606. 

Cuando el grupo volvió a Seatle a finales de aquel año, acogieron a un cuarto miembro, Brooks Bostin, quien ya había tocado con ellos en el estudio. “Nos fuimos de San Francisco, porque no había mucho que hacer… y porque se quemó la casa de Brooks.” The Rapture se quedó menos de un año en Seatle, antes de marcharse a Nueva York. Bonstin se negó a acompañarles. Se pagaron su estancia en Nueva York con una gira en 1999, y todo acabó allí. “Acabábamos de llegar allí, y no teníamos ni un puto duro. Cada concierto que dimos preguntamos por el micro “¿Alguien tiene un sitio para quedarnos esta noche?” Siempre hubo algún voluntario. Teníamos cinco dólares al día para comer.” 

Uno de los conciertos tuvo lugar en Washington DC, la ciudad natal de los primos de Mattie Safer y del miembro nuevo del grupo Gabe Andruzzi, que venía de tocar en grupos como los Abc’s, The Matematics, y Bobby Conn. Gabe no estuvo allí, pero Mattie sí. El concierto cambió su destino y el de The Rapture. “Tocaron muy bien,” recuerda Mattie. “Tocaron un pop muy agresivo. Algo único. Me acerqué y hablé con ellos. Fue una situación muy graciosa. Luke pasaba de todo. Yo me iba a mudar a Nueva York para estudiar jazz, y les dije a mis amigos en broma: “Cuando me mude a Nueva York, tocaré el bajo para The Rapture.” 

The Rapture se mudó a Nueva York y aquello se convirtió en algo desastroso. “El tío que se mudó a Nueva York con nosotros dejó el grupo a los dos meses. The Rapture éramos Vito y yo de nuevo. Mattie siguió interesado en el grupo. Solía llamar a Vito para tocar con nosotros.” Mattie dejó los estudios de jazz y se unió al grupo en octubre de 1999. 

El siguiente gran paso fue conocer a James Murphy y Tim Goldsworthy, más conocidos como los productores y pinchadiscos de Manhattan DFA (Death From Above). “Un amigo de James era fan nuestro. Vino a vernos a nuestro primer concierto en Nueva York y a todos los demás. Una de las veces se trajo a James. Una semana más tarde fuimos al estudio DFA y empezamos una amistad. James Murphy nos invitó a trabajar juntos. La amistad se hizo más grande, ya que nos pasamos seis meses hablando de discos y nada más.” 

Luke explica lo que significó DFA para The Rapture, en términos obvios. “No tuvimos la oportunidad de explorar el estudio. Así que, aparte de producirnos y enseñarnos como hacer las cosas, DFA nos dio tiempo por primera vez. Cuando nos mudamos a Nueva York, y Mattie se unió al grupo, empezamos con la música dance. Ya habíamos tocado punk, así que ahora tocaba el funk. Cuando volvimos a Seatle, Vito me compró un libro llamado “Funk”, de Ricky Vincent. Vi cosas que no había considerado hasta entonces. Empecé a comprar discos de funk en Seatle. Después me interesé por la música disco. Cuando me mudé a Nueva York, aquel DJ de house me dejó quedarme en su casa. Yo me quedaba en casa todo el día, ya que no tenía trabajo, y él solía hacer aquella comida vegetariana tan espantosa. Era un tipo increíble y yo le comía la cabeza con más música house. Ambos conocimos a la gente de DFA por la mismo época, y resultamos tener los mismo gustos.” 

Mattie resume sus propias experiencias musicales. “A veces se nos ocurrían cosas buenas. Nunca se presentó alguien para decirnos qué camino seguir.” The Rapture siguió de gira y lanzó una producción de DFA “Out Of The Races” en mayo del 2001 bajo el sello Sub Pop. Gabe Andruzzi se unió con su saxofón, teclados y percusión en julio del 2001. 

Desde noviembre del 2001 hasta julio del 2002, The Rapture y DFA grabaron su primer disco juntos.  Mientras que The Rapture esperaban un contrato discográfico, lanzaron “House Of Jealous Lover’s” en el Reino Unido, bajo el sello de Trevor Jackson en abril del 2002 y una edición limitada de “Olio” en julio del 2002, antes de firmar su primer contrato discográfico con Vertigo Records en mayo del 2003. 

Echoes, aparecido en septiembre de este año, es un disco extraño que se mueve entre lo bailable y el pop, siendo un disco para cualquier persona. Luke se entretiene mucho con las críticas hechas a The Rapture y con los comentarios acerca de sus influencias. “Ésta es una de las razones por las que queríamos lanzar el disco cuanto antes. Para ver que más comentan. No se trata de un disco entre The Cure o The Gang Of Four.” Además del post-punk ya mencionado, también habría que citar a Duran Duran, Pil, ESG, Killing Joke, Josef K, Iggy Pop, Bowie, el house de Chicago…  

“Love Is All”, una de las sorpresas del disco, contiene textos de Luke. “Love is all my crippled soul will need” -“El amor es todo lo que mi alma destrozada va a necesitar”-. Luke se ríe un poco, pero responde con seriedad. “Me casé hace dos años y encontré en el amor una de las mayores fuentes de inspiración. Quise expresar aquello, los sentimientos de una vida estable. Nunca antes significaron tanto para mí.” 

Vito también está casado, pero Gabe y Mattie no. Para evitarse problemas en el futuro, el grupo ha dividido los créditos en cuatro, sin darle importancia cuánto aportó cada miembro. “Creo que es una buena idea, y nada egoísta. No darle créditos a un miembro es absurdo. Es como decir que tú tienes un apartamento y él no.” 

La espera ha merecido la pena. El hecho de tardar tanto en lanzar Echoes ha sido beneficioso para The Rapture, tal y como opina Mattie. “Hemos tenido tiempo de reflexionar y entender lo que hemos hecho. Hicimos un single con DFA, y de repente la vida nos fue mejor. Tardas un poco en creértelo, pero lo acabas haciendo”. Luke se siente aliviado, pero un poco nervioso. “Espero que no sea tarde, y que la gente aún tenga interés”. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *