THE PAINS OF BEING PURE AT HEART 2009

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART: Pains  Of Being Pure At Heart (Fortuna-Houston Party)

 

El primer disco de Los Dolores de Ser Puro de Corazón va para debut del año. Al cuarteto de Brooklyn le ha bastado un EP y un año de conciertos a cara de perro para convertirse en la banda más interesante de la escena independiente, tanto la estadounidense como la británica, territorio donde también han calado subterráneamente.

 

Cogido de la mano de las primeras encarnaciones de My Bloody Valentine, The Pains Of Being Pure At Heart se acerca a las primeras canciones de Morrissey (esa forma de cantar de Kip Berman, medio adormilado e impostando el acento inglés, es muy Mozz) y a Sarah Records. Y si en aquel sello The Field Mice cantaban “This Love Is Not Wrong”, ahora estos jóvenes suben esa apuesta con “This Love Is Fucking Right!”; lo gritan porque van sobrados.

 

Más influencias: el twee escocés, C86 y el noise-pop cuando a ese sonido le hervía la sangre adolescente. The Jesus And Mary Chain, The Pastels y Black Tambourine chorrean por su retrovisor. Son marcas que llevan impresas en el rostro, aunque no les pesan. Juegan (lo indica su nombre) al ‘melodrama máximo’ y saben rentabilizarlo. Hay emoción sin freno y corazón arrebatado, hay la angustia de los 14 años. Eso en un lado de la balanza. En el otro, la del que ya ha sido herido más allá de los 20, la sutileza y el refinamiento de la confianza melódica, la malicia del último fuzz-pop frente a la sincera vulnerabilidad del primero.

 

Manipulan las virtudes de lo conocido para hacerse reconocibles y proveerse de una identidad y una consistencia. Sus llantos sobre ser joven no predican tristeza, sino el privilegio de sentirla. Hay algo distintivo y perfecto en esa inocencia que inyectan en cada una de sus vitalistas baladas de jóvenes vidas y amores. Su efervescencia es demasiado natural para ser estudiada. Puro indie-pop, de ese que pones cerca de tu corazón y apetece escuchar de nuevo. Y en directo confirman todo lo bueno, como tuvimos oportunidad de ver en el Festival Primavera Sound.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *