THE MUSIC

The Music, el turista accidental

the music

         Dos discos han bastado para que The Music se hagan con un nombre entre aquellos que disfrutaron tanto con Led Zeppelin como con The Stone Roses. Ahora presentan su segundo disco, Welcome To The North.  

“Siempre hemos dicho que hemos crecido en público. Y eso es lo que hemos hecho. Este álbum va sobre lo que sucede cuando una pandilla de muchachos adolescentes de Leeds da la vuelta al mundo un par de veces y luego escupen todo lo vivido.”  

Dos años y The Music están en racha. En ese tiempo The Music han pasado de ser la promesa de un grupo joven que descubre su voz colectiva a ser un éxito mundial, sin faltar el complemento de una base de seguidores en pleno florecimiento y una reputación formidable por sus potentes actuaciones en directo.   

Han pasado dos años desde que el álbum de debut de The Music les situara en primera línea. Sus componentes -Rob Harvey (voces), Phil Jordan (batería), Adam Nutter (guitarra) y Stuart Coleman (bajo)- casi  no se  lo podían creer. “Teníamos apenas 18 años cuando nuestro álbum homónimo entró en las listas del Reino Unido al número cuatro a comienzos de septiembre del 2002,” comenta Rob.  

Tras giras incansables -incluyendo momentos inolvidables en sitios tan diversos como el Brixton Academy de Londres y el Fuji Rock en Japón-, su reputación se extendió aún más. El grupo estaba de suerte y habría resultado fácil para The Music dormirse en los laureles. “Lo que hizo el grupo fue absorber todo el alboroto e intentar regresar al combate con un segundo álbum que reflejara claramente la experiencia de los últimos dos años.” Ese segundo álbum es Welcome To The North.  

Como todo lo que tiene que ver con The Music, ha habido poco de premeditación en las etapas iniciales de este nuevo álbum. “Nunca decimos que esto va a ser así y así o que necesitamos movernos en esta o aquella dirección,” explica Phil Jordan. “Creo que adivinarse a uno mismo o a los otros es fatal. Sabíamos que habíamos crecido y supimos, en cuanto entramos en el estudio, que lo que saliese iba a reflejar eso.”  

En mayo del 2004 el grupo se fue a unos estudios de grabación en Atlanta, Georgia, y pasaron varias semanas grabando con Brendan O’Brien, entre cuyas producciones se incluyen grupos como Rage Against The Machine, Soundgarden y Pearl Jam. Si el álbum de debut de Music era todo ritmos poderosos, entonces Welcome To The North marca el surgimiento de una nueva dimensión: Rob Harvey en un papel doble, como vocalista y compositor de las letras.  

Cualquiera que haya experimentado el directo de The Music sabrá hasta dónde pueden llevar al público. El primer álbum era una celebración de ese poder. En Welcome To The North Rob Harvey está más alerta y se cuestiona más todo. “The Music siempre se ha basado en el subidón increíble que obtenemos del público en nuestros conciertos y el nuevo disco trata sobre conservar tu fuerza espiritual y los sentimientos positivos en lo que puede ser un mundo malo,” nos explica. “Va sobre optimismo, abrir tu mente y luchar contra el cinismo.”  

El grupo viene de Leeds, en el norte de Inglaterra. Welcome To The North no tiene tanto, sin embargo, de declaración emocional del orgullo local como pueda parecer. “Leeds es nuestro hogar,” explica Harvey, “pero siempre fuimos muy conscientes de los defectos de esa ciudad. El título es poco irónico. Es una espada de doble filo. Vas, ves el mundo, y vuelves y ves tu vida anterior con una perspectiva diferente. Lo cierto es que ninguno de nosotros había soñado nunca con tener la oportunidad de ver las cosas que hemos visto.”  

El grupo se formó en una sala de música del Instituto Brigshaw en Kippax, Leeds. Al principio estaban Rob Harvey, Adam Nutter y Stuart Coleman; el batería Phil Jordan fue el último en unirse en 1999. No había una lucha loca para grabar maquetas, asegurar contratos o perseguir la fama; estar en un grupo era, sobre todo, una forma de mantenerse alejados de las calles. “Después de que Phil se uniera en 1999, era obvio que pegábamos muy bien juntos,” cuenta Coleman. “Pero siempre hemos intentado aislarnos de las chorradas y mantener la música lo más pura posible.”  

Sin embargo, ese grupo embrionario no andaba corto de confianza. “Rob y yo nos conocemos desde que éramos bebés,” cuenta Nutter. “Siempre supe que Rob tenía algo, pero yo andaba involucrado en grupos malos. Finalmente le agarré y empezamos a escribir. Para mí no fue una chiripa ni un accidente. Yo tenía de verdad esa sensación de ‘Bueno si él sigue haciendo eso y yo sigo haciendo esto, ¿cómo podemos fallar?’”  

“Take The Long Road And Walk It” confirmó su teoría. Publicado por un pequeño sello independiente británico, Fierce Panda, ese single salió justo cuando la banda dejaba los estudios en 2001. Le siguió el EP “You May As Well Try To Fuck Me”, Y, luego, por supuesto, llegó el álbum de The Music. Ayudado por singles como “The People And The Truth Is No Words”, el álbum se convirtió en un éxito en el Reino Unido (y, un poco más tarde, también en Japón y Australia).  

Así Welcome To The North tiene mucho de segundo capítulo de una de las historias del rock inglés más increíbles de la década. “La única forma de mantener algo de integridad es comprobar por ti mismo las razones por las que haces las cosas,” explica Rob Harvey. “Siempre hemos tratado de decidir por nosotros mismos qué es lo que parece ser lo correcto e ignorar al resto de la gente. Una de nuestras metas es ‘No tener metas’. No establecer objetivos o metas que no tengan un significado. Las mejores cosas que hemos hecho han sucedido todas por accidente.”

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *