THE DATSUNS

The Datsuns, fuego en el agua

Vamos a hablar de rock. No del rock blando y comercial que nos hemos acostumbrado a escuchar a lo largo de los últimos años. No, esta vez se trata de Rock con mayúsculas, un sonido potente, directo y lleno de contenido, con fuerza suficiente como para fastidiar a todos tus vecinos. En eso, el grupo The Datsuns se han convertido en unos verdaderos expertos. 

La música que ofrece el grupo está llena de estribillos llenos de energía, partes de guitarra que parecen rugidos de potentes motores; en definitiva, ofrecen una potencia que no escuchábamos desde hacía mucho, mucho. Al mismo tiempo, su sintonía con Deep Purple puede atraer a un público distinto al de la última sensación independiente. Quizá se deba al atractivo que ofrece el cantante del grupo, Dolf a través de su personal voz, o quizá la razón se encuentre en el electrificante sonido de las guitarras de Phil y Christian, o quizá en el impacto rítmico que proporciona la batería de Matt en la mente del público.  

A la hora de buscar referencias en la música del grupo deberíamos citar nombres como AC/DC, los Stones y Deep Purple, junto a otras bandas más contemporáneas como The Von Bondies y The Mooney Suzuki.  

“La verdad es que es curioso”, afirma Dolf con una sonrisa. “Hace seis meses participamos en un programa de radio en Nueva Zelanda, y el presentador nos preguntó: “¿Por qué no reconocéis de una vez que la música guitarrera ha pasado a la historia?”. Nosotros nos reímos y no le hicimos demasiado caso, pero este ejemplo nos sirve para entender hasta qué punto puedes pasar en apenas unos minutos de ser un desconocido, incluso un estúpido, a ser un genio al día siguiente. Supongo que todo es muy relativo. Así es como hay que ver estas cosas.” 

Echemos ahora la vista atrás hasta comienzos de 2002. Nuestros cuatro protagonistas se encuentran en Cambridge, Nueva Zelanda, pensando en su respectivo futuro. De repente, un buen día deciden pedir un crédito y se marchan a Estados Unidos junto a sus amigos, los miembros del grupo The White Stripes. Cuando consiguieron actuar en South By South West, una convención musical anual para profesionales de la industria, empezaron a abrirse para ellos las puertas del mercado británico. Como se suele decir, a partir de entonces el resto es historia, una historia especialmente interesante. 

En un principio, el plan que tenían The Datsuns para desarrollar su carrera en el Reino Unido era bastante sencillo. Pensaban únicamente grabar una actuación en la emisora Radio 1 para el programa de John Peel Show, ofrecerían cuatro conciertos y grabarían dos temas para usarlos en su siguiente single, financiado por el propio grupo, en los famosos estudios Toe Ragm, junto al prestigioso productor Liam Watson. En tan sólo dos semanas estarían de nuevo en casa. Sin embargo, a partir de ese momento, las cosas empezaron a cambiar rápidamente. 

En el primer concierto que ofrecieron en la sala Garage de Londres junto al grupo D4 tuvieron la suerte de contar entre el público con un buen número de ejecutivos de compañías discográficas y amantes de la buena música. Dos actuaciones más tarde se habían convertido en uno de los grupos más perseguidos del momento, respaldados por un buen número de excelentes críticas por parte de la prensa musical inglesa, que comparaba a The Datsuns con bandas como The Hives y The Strokes, un cumplido del que todos los miembros del grupo se sienten orgullosos. 

“Somos conscientes de que nuestro estilo se ha puesto de moda, pero eso podría cambiar mañana mismo. Por eso, lo que más nos interesa es aprovechar este momento para crearnos nuestro propio hueco en el mundo de la música,” confiesa Dolf, en una auténtica declaración de intenciones por parte del grupo. 

“Sinceramente, no estamos intentando abanderar ningún nuevo movimiento musical”, afirma Phil, haciendo referencia a los numerosos artículos periodísticos que hablan acerca del grupo. “Lo único que queremos es divertirnos tanto como podamos”. 

La cuarta actuación que ofrecieron en la sala londinense The Verge, en Kentish Town, el 29 de abril, donde actuaron como teloneros del grupo The Mooney Suzuki se ha convertido prácticamente en una leyenda, en uno de esos momentos clave en la historia del grupo. “La gente nos habla con frecuencia acerca de aquella actuación, aunque en aquel momento pensamos que no fue especialmente buena,” sonríe el líder del grupo, Dolf. “Creo que hemos hecho conciertos mucho mejores, pero por alguna extraña razón, el público recuerda ése precisamente. Para ser sinceros, nos parece raro, porque en ningún momento pensamos que llegaríamos a Inglaterra y triunfaríamos tan rápidamente. Resultó una agradable sorpresa.” 

The Datsuns habían pasado de dormir en el suelo a pasar la noche los mejores hoteles, con todos los gastos pagados por las compañías discográficas. “Nos resulta un poco raro. El hecho de que la gente pague por escuchar tus canciones está muy bien, sobre todo cuando lo has pasado tan mal como lo pasamos nosotros,” nos dice Phil. “Sin embargo, lo mejor de todo es poder trabajar con la gente que hemos trabajado. Llevamos en esto el tiempo suficiente como para saber que eso es lo que realmente importa.” 

Finalmente se quedaron un mes más de lo previsto en Inglaterra. Firmaron un contrato con el sello V2 de Richard Branson, con la garantía de que el grupo dispondría de toda la libertad del mundo para seguir haciendo las cosas a su manera. “Hemos conseguido triunfar sin que nadie se haya preocupado del grupo, así que pensamos que lo mejor que debemos hacer es confiar en nosotros mismos y en las cosas que nos parecen importantes,” afirma Dolf. “Necesitábamos contar con gente con la que pudiéramos trabajar a gusto, alguien que comprendiera lo que somos realmente, y eso es justo lo que hemos hecho en la mayor parte de los casos.” 

Su primer álbum se grabó en Londres, y en su primer single “In Love” iban a contar con el antiguo componente de Deep Purple Jon Lord. Sin embargo, al final no fue posible contar con él, a pesar de lo cual el resultado final hace que The Datsuns se sientan totalmente orgullosos de él. “Lo más importante acerca de este disco es que para nosotros representa una especie de principio, una nueva etapa en nuestra carrera,” afirma Dolf.  

“Ante todo, somos un grupo de directo, y es precisamente en el escenario donde nos sentimos más cómodos. El grupo tiene que tocar en directo, y ahora que los medios y el público nos han dado la oportunidad de demostrar lo que somos capaces de hacer, eso es precisamente lo que queremos hacer. Es la única manera en que queremos desarrollar nuestra carrera para evitar que el éxito se nos suba a la cabeza. Si actuamos ante tan sólo cien personas que viven y sienten como nosotros, genial. Si, en cambio, conseguimos reunir a dos mil, mucho mejor, pero nos conformaremos con lo que sea.”  

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *