THE CHIFFONS

The Chiffons, orgullo de barrio

 

 

 

Es la demanda por plagio más conocida de la historia de la música. A principios de 1971, la editorial Bright Tunes y los herederos del compositor Ronnie Mack presentaron una demanda contra George Harrison al entender que “My Sweet Lord” había plagiado la canción “He’s So Fine”. La ganaron, aunque el pleito continuó varios años cuando se descubrió que el antiguo mánager de Harrison, Allan Klein, había comprado Bright Tunes.

 

Sin embargo, lo que este caso de plagio oculta muchas veces es que “He’s So Fine” es uno de los singles más sobresalientes de la década de los 60 antes de la irrupción de The Beatles. Judy Craig (Mann) era su cantante, quien empezó con el grupo a los 14 años. Junto a ella integraban The Chiffons Pat Bennett, Barbara Lee y Sylvia Peterson. Todo cambió cuando conocieron al compositor y manager Ronnie Mack (de 24 años) en el centro de actividades extraescolares de su instituto. Hasta entonces, el mayor mérito de Mack era un éxito local en Filadelfia de Little Jimmy Rivers and the Tops titulado “Puppy Love”.

 

The Chiffons comenzaron su carrera en 1962 con “He’s So Fine” (Laurie Records), bajo la dirección de Ronnie Mack y con la producción de Jay Seigel, Hank Medress, Phil y Mitch Margo, también conocidos como The Tokens. La recordada introducción (“doo lang doo lang doo lang”) iniciaría con un rotundo número 1 una legendaria historia que llega hasta el día de hoy. El próximo 26 de octubre darán su primer concierto en España dentro del Festival Outono Códax Rock en Santiago de Compostela con Judy Craig al frente. Conversamos con ella.

 

Conociste a Barbara y a Patricia en tu barrio y creo que también ibais al mismo Instituto del Bronx en Nueva York, donde empezasteis a cantar.

            – Barbara Lee y yo coincidimos en el Instituto Monrose. Patricia Bennett vivía en el mismo vecindario que nosotras dos, aunque iba a otro Instituto. Así fue como nos conocimos y formamos el grupo. Sylvia Peterson llegó después por sugerencia de nuestro compositor de los primeros tiempos y, como no vivía en el mismo barrio, no te puedo decir a qué centro acudía.

 

¿Contabais con el beneplácito de vuestros padres?

            – Sí, contamos con su respaldo desde el principio, por suerte. Todos nuestros padres estuvieron presentes con nosotras cuando firmamos el contrato y después nos acompañaban en los conciertos. Conviene recordar que empezamos con trece años. Eso también fue lo que nos mantuvo con los pies en el suelo y lo que evitó que cayéramos en las tentaciones de la vida en la carretera.

 

¿Cuál era la reacción del público cuando veía cantar a cuatro chicas tan jóvenes?

            – Bueno, hay que recordar que entonces todo el mundo empezaba a cantar a una edad muy temprana, así que eso no era ninguna sorpresa. Lo que más le llamaba la atención a nuestros amigos y conocidos era que viniésemos del mismo barrio, así que nos iban a ver actuar por ello y se lo decían a todo el mundo.

 

Ronnie Mack fue quien realmente puso en marcha el grupo.

            – Ronnie Mack fue quien lo organizó todo después de conocernos. Él tenía ya compuesta “He’s So Fine”, así que nos preparó una sesión de grabación. Después movió aquella maqueta por todas las compañías que pudo. También contactó con los productores, The Tokens, y a ellos sí que les interesó, así que decidieron grabarnos.

 

Tengo entendido que “He’s So Fine” fue rechazada por unas cuantas discográficas.

            – Sí, pero por suerte The Tokens tenían contrato con Laurie Records, así que esa se convirtió en nuestra compañía de discos. Cuando la compañía desapareció, nuestro material, los masters y todo eso pasaron a Capitol Records.

 

The Tokens, que se habían dado a conocer con “The Lion Sleeps Tonight”, fueron vuestros productores. Sabemos de otros casos en los 60 en el que la relación con el equipo de trabajo no fue precisamente buena. ¿Qué tal os fue a vosotras?

            – Pues además de hacer un buen trabajo con nosotras, éramos como una familia. Todos nos conocíamos, así que íbamos a sus casas a cenar, venían a las nuestras… Para unas chicas que estaban empezando, era bueno sentirse cómodas con la gente con la que trabajábamos.

 

¿Qué recuerdas de aquella primera sesión de grabación?

            – Recuerdo que tenía miedo, que estaba muy, muy nerviosa porque aquello era algo muy nuevo para nosotras. Incluso ahora, cuando la escucho, siento esa sensación y pienso que podría haberla cantado mejor. Supongo que todo el mundo cuando se enfrenta a su primera canción pasa por algo así, que el nerviosismo es inevitable y que eso afecta al resultado, que es algo que se podría haber mejorado de no haber tenido esas sensaciones.

 

Hay varias dudas acerca de la canción. Para empezar, hay quien asegura que la parte más conocida de la letra, “doo-lang, doo-lang, doo-lang”, la había escrito Ronnie Mack como parte del coro de la canción, pero que fue un ingeniero de Capitol, Johnny Cue, quien sugirió que se usase como introducción.

            – Bueno, lo único que yo puedo asegurar es que la canción la había escrito Ronnie Mack, era algo suyo. Él nos dijo como cantar los coros, todo…

 

Esta canción la cantaste tú y no Sylvia. ¿Tocó Carole King el piano?

            – Fui yo quien cantó la canción, sí, no Sylvia. En cuanto a Carole King, no tuvo nada que ver con “He’s So Fine”, hasta donde yo sé.  

 

Me imagino que el éxito os llegó por sorpresa y cambió vuestra vida totalmente. ¿Estabais preparadas?

            – Por supuesto que no. No teníamos ni idea del éxito que tendría. Era una pequeña melodía cautivadora que le gustó a todo el mundo y permaneció como número uno aquí en los Estados Unidos durante siete semanas. Por lo tanto, no estábamos en absoluto preparadas para ello.

 

Vuestro siguiente single, “Lucky Me”, aunque sonaba muy parecido, no tuvo el mismo éxito. ¿Fue una decepción?

            – Sí, fue nuestro segundo single y era un tema similar, ya que Ronnie Mack fue quien lo escribió también. Nunca puedes predecir lo que le va a gustar al público. No tuvo el mismo éxito, pero tampoco fue una decepción, ya que éramos demasiado jóvenes como para depender de ello. No sé cómo explicarlo, pero creo que las cosas no se deben forzar mucho. Si se hace una gran película de éxito, luego se repite la fórmula una y otra vez, y la gente se acaba cansando. Creo que para seguir con la racha de éxito, tras “He’s So Fine” deberíamos haber editado “One Fine Day”.

 

Ronnie Mack no pudo disfrutar del éxito como vosotras porque murió unos meses después, cuando tenía 25 años. Ni siquiera llegó a ver el Disco de Oro que se hizo rápidamente para él.

            – Tenía el mal de Hodgkin. No lo pudo disfrutar, no. Al menos su madre y sus hermanas recibieron el Disco de Oro. Él fue quien nos puso en el mapa, no podemos negarlo, así que le estaremos eternamente agradecidas.

 

A partir de ese momento, ¿quién escogió los compositores de vuestras canciones?

            – The Tokens fueron quienes lo hicieron. Ellos llevaron ese tipo de decisiones tras el fallecimiento de Ronnie Mack.

 

 

 

Después del éxito de “One Fine Day”, tuvisteis otro con “My Block” bajo el nombre de The Four Pennies, que es algo que la gente no recuerda. Creo que hubo un acuerdo para dividir la voz principal: tú en The Chiffons y Sylvia en The Four Pennies.

            – Fueron nuestros productores, The Tokens, quienes lo decidieron. Pensaron que si tenían dos grupos, podrían tener más suerte y, tal vez, hacer más dinero. Por eso grabamos durante un tiempo como The Chiffons, donde yo era la cantante, y como The Four Pennies, que éramos las mismas cuatro chicas aunque aquí la voz principal era la de Sylvia. La cuestión es que si The Four Pennies hubieran tenido el éxito y no The Chiffons, la historia hubiera sido muy distinta y no sé si ahora estaríamos hablando.

 

También ha habido cierta controversia acerca de quién cantaba y tocaba en “One Fine Day” (The Cookies, Carole King…) ¿Lo recuerdas?

– Carole King escribió “One Fine Day”. Llegó con la canción compuesta para nosotras y también la había grabado como maqueta, había elegido los músicos, y lo que hicimos nosotras fue grabar las voces por encima de aquella pista. Pero no puedo asegurar si llegó a tocar en esa sesión, no lo sé.

 

También se dice que alguna de vosotras llegó a grabar o formar parte de The Cinnamon Angels. ¿Qué hay de cierto?

            – Definitivamente, no.

 

Para vuestro álbum debut, He’s So Fine, la compañía recortó vuestras caras y las puso encima del cuerpo de otras personas. Supongo que sería algo que no os gustó precisamente.

            – Eso fue algo bastante extraño. No sé de quién partió la idea, pero desde luego era una forma rara de presentarse en sociedad. Supongo que no tenían mucha confianza en que fuera a ser un éxito y, de repente, tuvieron que apresurarse a hacer una portada para editar el LP cuanto antes, por lo que puede que ya no les quedase dinero ni para eso.


A mediados de los 60 incluso demandasteis a vuestra editorial, Bright Tunes. ¿Qué sucedió?

– No lo recuerdo. ¿No es lo de George Harrison, no? Nosotras estábamos contentas con ellos.

 

Parece ser que lo hicisteis para libraros de un contrato que utilizaba la mayor parte de las ganancias que generabais para pagar los gastos del estudio. Ganasteis el juicio y buscasteis un nuevo sello, aunque, a pesar de vuestros éxitos y popularidad, nadie quiso ficharos por temor a nuevos pleitos. Volvisteis con Laurie Records, firmando directamente con ellos, aunque perdisteis parte del impulso que teníais antes del juicio.

– De todas formas, ese tipo de demandas era algo muy común en los 60. Si de verdad lo hicimos, pudo ser porque a los artistas no se nos pagaba bien entonces. Por eso dejé el grupo en los 70. No ganábamos mucho dinero y tenía que pasar mucho tiempo alejada de mi familia. Así que acepté un trabajo en un banco y me dediqué a mi familia. No quería seguir con ello. Volví cuando Barbara Lee murió en 1982.


Hubo otro grupo en California que también se llamaba The Chiffons. Vaya casualidad. ¿Representó algún tipo de problema?

            – ¡No lo sabíamos entonces! Pero está claro que no habían registrado el nombre, porque nunca nos dijeron nada ni nunca reclamaron, así que tuvimos suerte. Ellas grabaron “Tonight’s the Night” de The Shirelles y mucha gente cree que la grabamos nosotras, tres años antes de editar nuestra primera canción, pero no, no éramos nosotras.


¿Era fácil ser una chica negra en los años 60? ¿Era más fácil siendo cantante?

– No exactamente. Dependía sobre todo del lugar en el que tocaras. A veces era realmente duro, especialmente en el Sur, pero en otras ocasiones simplemente lo pasábamos bien y lo disfrutábamos. Yo haría esa distinción: el lugar era lo que marcaba la diferencia. Y lo cierto es que no creo que haya un Estado en el que no hayamos tocado.


¿Cómo vivisteis el caso de plagio de George Harrison cuando copió “He’s So Fine” en su “My Sweet Lord”? Fue una demanda muy larga.

– No creo que esa canción fuese una copia intencionada. Es algo que simplemente sucedió. Ni siquiera nosotras nos dimos cuenta en un principio de tanto interpretarla en directo. Pero a la familia de Ronnie Mack no se le pasó por alto, ya que “My Sweet Lord” fue un éxito, así que lo demandaron y ganaron el pleito.


Tocasteis con The Beatles en los Estados Unidos y delante de ellos en Inglaterra. George Harrison bien pudo escuchar la canción entonces.

– Es cierto: nosotras abrimos aquella noche tocando en el Coliseo de Washington, un poco antes que The Beatles. También participamos en un show en el Reino Unido con Jimi Hendrix, Dionne Warwick y algunos artistas más que ahora no recuerdo. George Harrison estuvo en alguno de aquellos conciertos y, claro, nosotros siempre interpretábamos “He’s So Fine”, así que tenía que haberla escuchado.


En una extraña vuelta de tuerca, The Chiffons grabaron “My Sweet Lord” a mediados de los 70.

– Sí, The Chiffons la grabaron con Sylvia como vocalista. Yo entonces no estaba con el grupo, así que no te puedo decir mucho más. Tengo entendido que la decisión de hacer su propia versión de la canción de George Harrison fue de los productores, The Tokens. Y al final, Harrison tuvo que comprar Bright Tunes a Allen Klein para deshacerse de él.


¿Este concierto de octubre será vuestra primera vez en España?

, será nuestra primera actuación en España. Estamos muy excitadas por poder tocar ahí. Sabemos de mucha gente que ha tocado en España y nos han hablado mucho del país, así que no podemos esperar a que llegue el día.

 

Barbara Lee murió hace años. ¿Sigues en contacto con Sylvia y Patricia? ¿Quién te acompaña ahora en The Chiffons?

– Ellas decidieron retirarse en su momento y yo lo respeto. Seguimos en contacto. Ahora, en directo, The Chiffons somos mi hija, mi sobrina y yo.


Sigues tocando los éxitos que grabaste hace tiempo. ¿Todavía te gusta interpretarlos? ¿Introduces algunos cambios para hacerlos más interesantes para ti?

            – Lo sigo disfrutando, sí. Hago algunos pequeños cambios, pero no demasiados. Me gusta traer de nuevo esos pequeños recuerdos a la gente en mi franja de edad. Sé que así pasarán un buen rato, que es de lo que se trata.

 

¿Qué canciones te gustan más de vuestro repertorio y cuáles hacéis en directo? ¿Alguna versión?

– Por supuesto, me gustan las clásicas, pero también “Sailor Boy”, “What Am I Gonna Do with You (Hey Baby)”, “Nobody Knows What’s Going on (in My Mind)”, “The Heavenly Place”… En directo tocamos “I Have a Boyfriend”, “Sweet Talkin’ Guy”, “He’s So Fine”, “One Fine Day”, “Out of this World”, “A Love So Fine” y “All My Lover”, además de “My Block” y “When The Boy’s Happy (The Girl’s Happy Too)”, aunque estas son de The Four Pennies. De todas formas, en los conciertos dejamos claro su origen. También hacemos versiones de “Will You Love Me Tomorrow” de The Shirelles, “Da Doo Ron Ron”, “My Boyfriend’s Back”, “Why Do Fools Fall in Love” de Frankie Lymon & The Teenagers y un medley con canciones de grupos de chicas como The Ronettes, The Shirelles…


Por último, ¿cuál ha sido el mayor motivo de orgullo en el transcurso de tu carrera?

– Umm… Difícil. Creo que el hecho de que mis padres estuvieran orgullosos de mí. Eso me llenó de satisfacción.

 

{youtube}6AhMyKoc100{/youtube} 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *