THE ALOOF

THE ALOOF: Sinking

 

 

Había un precedente en el 94. Se titulaba Cover The Crime y estaba a medio camino entre Underworld, Tricky y The Sabres Of Paradise, lo que no es nada extraño si tenemos en cuenta que Jagz Kooner y Gary Burns fueron los compadres de Andy Weatherall en aquella banda de instrumentales cósmicos. Tal  prólogo era el resultado de demasiados años en las pistas de baile y una excesiva adicción al dub más poderoso.

 

Sinking es su continuación y el artefacto sonoro que ha colocado a The Aloof en un lugar privilegiado entre los grupos que toman los ritmos de baile para experimentar en los recovecos de su alma. En este caso, a partir de la colección de viejas grabaciones de blues de Gary Burns. De ahí que “Stuck On The Shelf” lleve inmediatamente a pensar en cómo sonaría la Billie Holiday del cambio de siglo.

 

Pero hay más. Para empezar la melancólica y emocionante voz de Ricky Barrow. Los ecos de John Barry en “Wish You Were Here”. Los de Enio Morricone en “Hot Knieves At Lunchtime”. El bajo galopante a lo New Order de “Sinking”. Y, en especial, la épica “One Night Stand”, con su orquesta de 32 cuerdas al estilo de Massive Attack y una percusión obsesiva, que además se permite una repetición final orquestada y rebautizada como “The Last Stand”, de más de siete minutos.

 

Oscuro, denso y atmosférico, éste no es la clase de disco que la gente oirá sin descanso en los clubes hasta las primeras horas de la mañana. Si a finales de los 80 era todo diversión sin complejos, ahora llega la hora de la resaca. Como mucho Sinking servirá para acompañar los amaneceres más solitarios.

 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *