THALIA ZEDEK

Talía Zedek, escritora melancólica

         Después de vivir Los 80 desde diferentes grupos, a principios de los 90, de nuevo en Boston, forma con Chris Brokaw el grupo Come, con el que edita cuatro discos. Cansada de las guitarras, descubre una nueva forma de expresarse más pausada, a través del piano y la viola. Ahora presenta su primer disco, Been Here And Gone (Matador-Everlasting) en una gira por España. Bienvenida a una de las grandes damas del rock underground.

 – De todos los discos que editaste con Come, ¿cuál es, en la actualidad, tu preferido?

         – En estos momentos la cosa está entre Nearlife Experience y Don’t Ask Don’t Tell.

– Según hemos podido saber, la idea de iniciar tu aventura en solitario te vino cuando hiciste algún concierto con una sección de cuerda y un piano, que era algo nuevo para ti. ¿Fue así como sucedió?

         – Sí, con el grupo Come nos habíamos tomado algún tiempo, así que hice algunos conciertos con Beth Heinberg al piano y Dave Curry en la viola, y al publico pareció gustarle mucho. Empezaron a preguntarnos bastante si había alguna grabación con aquel formato, así que lo que hice fue componer canciones con aquella estructura, ya que los conciertos fueron, sobre todo, versiones de otros artistas. 

– Grabaste tu primer disco en solitario cuando el grupo Come aún funcionaba como tal. ¿Empezó tu aventura como un proyecto paralelo o tenías la intención de dejar el grupo?

         – Como dije antes, y dado que el grupo se estaba tomando un descanso, llego el momento en que tanto Chris Brokaw como yo decidimos que había que tomar una decisión sobre si continuar con Come o no. Fue un poco una coincidencia. Al mismo tiempo, la gente nos preguntaba por el tema y nosotros sólo podíamos contestar que no teníamos respuesta. 

– En cuanto al sonido de tu nueva propuesta, ¿es algo que no tenía cabida dentro de Come? ¿Y es este disco lo más personal que has escrito?

         – Sí: Come era un grupo totalmente orientado al sonido de guitarras, y lo que yo me propuse a la hora de encarar mi trabajo en solitario era que las guitarras no fueran el instrumento principal. En cuanto a Been Here And Gone, creo que no hay diferencia con todo lo anterior, ya que todos mis discos son personales. 

– El disco incluye una versión del cantante brasileño Luiz Bonfa. ¿Cómo lo llegaste a conocer?

         – El pianista con el que hice aquellos conciertos de los que te hablaba me puso un día la canción “Manha de carnaval”. Ésa fue la primera vez que lo escuché. Después fui descubriendo que había sido muy famoso. 

– ¿Has grabado más versiones? ¿Tocas habitualmente versiones de otros artistas en directo, además de la que incluyes en el disco de Leonard Cohen?

         – Tengo la intención de grabar un EP de versiones para una pequeña compañía de Boston este verano. Hay ya algunas grabaciones de Dave y yo haciendo versiones en los conciertos. En cuanto a las que toco habitualmente en directo, no voy a adelantar nada: son una sorpresa que la gente podrá descubrir en los conciertos. 

– Creo que tienes una teoría sobre el sexismo inherente al mundo de la música. ¿Podrías tratar de explicarlo?

         – Lo que he intentado manifestar alguna vez es que si un hombre, pongamos por ejemplo Nick Cave o Leonard Cohen, escribe una balada con un ambiente determinado, expresando su rabia, se le considera un autor. Pero si es una mujer la que compone canciones oscuras, normalmente no se considera que sea una autora o una artista, y simplemente se dice que está jodida. No se valora su don ni tampoco su elección, ni siquiera que es un músico tratando de expresarse, no. La opinión más extendida es que si escribe canciones así, es porque necesita urgentemente una terapia.  

– Siempre has comentado que lo que más te interesa son las canciones con una vertiente melancólica. ¿Todavía sigue siendo así?

         – Sí, esa clase de música es mucho más interesante para mí que las canciones alegres. Siempre les vas a encontrar muchos más puntos de interés. 

– En los 90 hubo muchas bandas que salieron en Boston. ¿Cómo le afecta tu procedencia a las canciones?

– No creo que ser de Boston sea una gran influencia en la música que yo hago, a no ser, claro está, los largos y fríos inviernos. 

– ¿Qué grupos has descubierto últimamente que te interesen?

– Un grupo que se llama Sodastream, que me gusta mucho,  y que ha estado ya por España de gira, y otro grupo de Boston que se llaman The Clairvoyants. 

– ¿Cómo resultó lo de tocar en Santander la última vez con gente de aquí como Manta Ray haciendo de tu banda de acompañamiento?

– Tuvo bastante gracia. De hecho, sólo pudimos ensayar una única vez. A la mayor parte de esos músicos los conozco de mi época en Come. La verdad es que lo pasamos bastante bien. 

– ¿Son los mismos músicos que te acompañarán esta vez en tu nueva gira por España?

– Sí, aunque en esta ocasión viene conmigo Dave Curry en la viola, que ha estado conmigo desde el principio de esta nueva aventura. El resto serán, como la última vez, Nacho Vegas, Nacho Álvarez (Manta Ray), Frank Rudow (Manta Ray / Viva las Vegas) y Tara Jane O´Neil. Esta última abrirá los conciertos con un concierto de ella en solitario. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *