TEENAGE FANCLUB

Teenage Fanclub, la melodía perfecta

        Pop cristalino, melodías memorables, coros celestiales: grandes canciones. Ésa es la fórmula que los escoceses Teenage Fanclub llevan aplicando desde hace 13 años y con la que se han hecho un hueco en el corazón de miles de seguidores.

        Originarios de Glasgow, Teenage Fanclub se forman en 1990 con Norman Blake y Raymond McGinley, a los que poco después se unen Gerard Love como bajista y Brendan O’Hare como batería, puesto que sufrirá varios cambios a lo largo de los años.

        Su sonido ha ido evolucionando desde los paisajes distorsionados y turbios de sus primeros discos a la serenidad y suavidad de las últimas entregas, pero siempre componiendo a la manera de los grandes alquimistas del pop de todos los tiempos como The Beatles, Big Star, The Byrds, The Beach Boys…

        Ahora, en el 2003, Teenage Fanclub echan la vista atrás y repasan sus mejores canciones con la publicación de Four Thousand Seven Hundred And Sixty-Six Seconds. El título alude a la capacidad máxima de un compacto, incluidos los intervalos entre un corte y otro. Escuchar sus 21 canciones es un ejercicio de felicidad completa para los fans de Teenage Fanclub y también una ocasión ideal para que los que aún no lo son descubran porque el grupo ha escrito su nombre con letras de oro en la Historia del Pop.

        En este repaso a la trayectoria de uno de los grupos más importantes e influyentes en el pop internacional de los últimos años están sus mejores canciones más tres temas nuevos. Hay una canción de A Catholic Education (1990), tres de Bandwagonesque (1991), dos de Thirteen (1993), cinco de Grand Prix (1995), cuatro de Songs From Northern Britain (1997), tres de Howdy! (2000) y tres nuevas, firmadas por cada uno de los miembros del grupo: “The World’ll Be OK” (Raymond McGinley), “Empty Space” (Gerard Love) y “Did I Say” (Norman Blake). Ellos mismos nos presentan este disco en una conversación que no necesita de preguntas ni moderador.

        – Gerard: “Durante los últimos 4 ó 5 años mucha gente me ha venido sugiriendo que reunamos canciones de las diferentes etapas del grupo. Creían que podría ser la llave que abriese por fin la puerta…, y por fin lo hemos hecho. Teníamos un disco pendiente en nuestro contrato y Sony sugirió que podríamos usar esta recopilación para dar el broche final a ese contrato. La idea parecía buena y podría satisfacer a las dos partes.”

        – Norman: “Éste era el último disco que íbamos a hacer con Sony, así que pensamos que podía ser fantástico que fuera una recopilación. Nos lo habían propuesto anteriormente, pero pensamos que ahora era el momento, antes de embarcarnos en una nueva etapa de nuestro viaje, que quién sabe donde nos va a llevar. Además, no habíamos hecho muchas grabaciones nuevas. Esperemos que este disco nos dé a conocer a gente que no sabe lo que hemos hecho hasta ahora.”

        – Raymond: “Pensábamos que teníamos suficiente material donde escoger, después de estar en la carretera durante tanto tiempo. Al principio pensamos que nos tendríamos que estrujar mucho la cabeza para conseguir material suficiente con el que estar contento. Hay un sentimiento extraño en este disco, una combinación entre sentirse bien con las cosas que has hecho y además sentirse deprimido por el proceso de mirar atrás. No es que el pasado sea algo donde no queramos mirar, pero es algo a lo que no estamos acostumbrados como banda. Siempre que hacemos un disco decimos: “¡Ok, que le jodan! ¡Vamos a por otro!”

        – Norman: “Hemos dejado fuera un montón de singles y algunas canciones que para mucha gente tenían que haber estado. Estoy seguro. Canciones como “Alcoholiday”. Pero esto no es demasiado malo. Todos llegábamos con diferentes listas y no había muchas diferencias entre las tres. Nos llevó un día hacerlo. Espero editar otro disco en el futuro que incluya más cosas, como caras B.”

        – Raymond: “Nos habría costado años hacer el listado juntos. Creo que es porque parece anti-natural mirar atrás a nuestro propio material. Al escuchar de nuevo los discos enteros había cosas que no habíamos escuchado en años… o nunca. Pero suena muy bien. No quiero decir que te echen para atrás al oírlos, pero es tolerable. Hmm… Escuchar tu propia música es una actividad realmente desagradable.”

        – Gerard: “Hicimos el listado sin pensar, de verdad. La mayoría son caras A. Pensamos que con 20 ó 21 canciones estaríamos de acuerdo, aunque podrían haber sido más. Cuando tratas de representar canciones de cada Lp y a tres personas diferentes escribiendo canciones durante 12 años… Ya sabes, podríamos incluir 30 canciones y no estaríamos completamente de acuerdo. “Alcoholiday” no está, y “God Knows It’s True” tampoco, lo que parece un poco extraño. Pero luego te encuentras con tres nuevas. Yo no habría incluido mi tema nuevo en lo mejor que hemos hecho, pero está claro que hay que hacer algo así para vender el disco a la gente que tiene tus álbumes.”

        – Norman: “Hay personas clave en la historia del grupo que escriben sus comentarios en el libreto del disco: Don Fleming (productor de Bandwagonesque), Alan McGee (líder del sello Creation), Dave Barker (de Paperhouse, el sello que editó los primeros discos de Teenage Fanclub), Dave Bianco (co-productor de Grand Prix y Songs From Northern Britain) y Stephen Pastel (agitador de la música escocesa). También hay muchas fotos, para hacer más atractivo el disco a la gente que tiene nuestros álbumes. ¿Significa este disco que el grupo se separa? No, por supuesto que no. Grabaremos otro álbum de todas maneras. Creo que este cambio nos beneficia como grupo.”

        – Raymond: “Después de haber preparado juntos este disco queremos hacer un nuevo álbum lo antes posible. Soy más feliz trabajando en nuevas canciones que mirando hacia atrás. Son sensaciones muy diferentes.”

        – Gerard: “Es extraño hacer una recopilación cuando aún estamos juntos. Nunca pensé que haríamos algo así y, definitivamente, vamos a grabar un nuevo disco. Queremos empezarlo antes del verano y tenerlo terminado antes de que acabe el año. Creo que es el momento perfecto porque con Four Thousand Seven Hundred And Sixty-Six Seconds hemos saldado una cuenta…

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *