CAMPUS GALICIA ENTREVISTA TEENAGE FANCLUB

 

Teenage Fanclub, armonías perfectas

TeenageFanclub

          Bajo un prisma genuinamente escocés, el grupo Teenage Fanclub lleva ya una década firmando esbeltas canciones poperas de vocación clásica, impecables composiciones de guitarras amables y melodías primorosamente ensambladas, sin perder de vista redundantes y gloriosas referencias de un santuario ineludible del que forman parte artistas clásicos como los Byrds, los Big Star de Alex Chilton, el Beach Boy Brian Wilson, Neil Young o los propios Beatles. 

        Asentados, al igual que los fab four de Lennon y McCartney, como una entente cordial y madura de compositores y cantantes, los de Glasgow han abundado en su fórmula de probados resultados -que se lo digan a sus paisanos Travis- y han vuelto con un disco titulado Howdy! (hola en trasnochado slang coloquial americano).  

– Con este disco cerráis diez años de andadura y habéis recuperado a vuestro primer batería. ¿Volvéis de alguna manera a comenzar de nuevo?

– Sí, en realidad lo es. Sentimos una nueva vitalidad. Al hacer el último disco tuvimos algunas problemas con nuestro anterior batería Paul Quinn, que quería hacer otras cosas. Hemos vuelto con Francis McDonald y nuestros primeros conciertos fueron muy bien. Por ejemplo en el Santi-Rock de Galicia. Aunque había mucha gente, era el primero con Francis y fue un poco impresionante para él. Pero ha sido muy excitante volver a recuperar después de diez años la formación original. 

– También ha desaparecido vuestra discográfica Creation. ¿Por eso habéis tardado tres años en volver a grabar?

– En parte sí. También e estuvimos bastante tiempo de gira con el último álbum. Y nos tomamos algo de tiempo libre para cambiar de casa. Hace un año nos metimos en el estudio seis semanas y, después de escuchar lo que habíamos hecho, tres semanas más. Fue entonces cuando Alan McGee, nuestro editor, nos contó que iba a poner fin a Creation. Nos pasamos seis semanas mezclando y le mostramos el disco a Columbia que, como propietaria del 49% de Creation, tenía preferencia. Por suerte se decidieron a sacarlo.  

– Sois definitivamente un trío.

– Tenemos algunos instrumentistas de apoyo para el directo y los discos, pero sí que somos un trío de compositores, tres personas que trabajan de igual a igual. Francis McDonald toca con nosotros en directo, pero no va a ser un miembro permanente porque él tiene sus propios proyectos con su sello discográfico. 

– No resulta fácil distinguir las composiciones de cada uno ¿Cuáles son vuestras señas de identidad?

– Aunque nosotros acreditamos los temas, la gente suele jugar a adivinar qué tema cantamos cada cual. Cada uno tenemos nuestra personalidad como compositores, pero cuando ensayamos evolucionamos a partir de una idea básica. También hacemos todos armonías y eso da un carácter unificador. Pero cada uno tenemos nuestra perspectiva. Raymond escribe sobre chicas partiendo de un acorde a una idea vocal. Yo supongo que trabajo más la melodía y los acordes, y las letras son un poco personales. Gerard está entre los dos. 

– Mucha gente cree que hacéis la misma hermosa canción una y otra vez.

– Aunque no lo veo como una crítica, no creo que lo hagamos. Si escuchas nuestros discos con detenimiento verás que evolucionamos. Claro que no somos una de esas bandas que se pone al día utilizando electrónica, pero a nuestra manera también cambiamos un poco disco a disco. Creo que eso es mejor a lo que hace gente como Bowie que cambian continuamente y sólo muy de vez en cuando hace un disco verdaderamente bueno.  

– ¿Que aporta este disco respecto a los anteriores?

– Es difícil de decir: seguimos buscando la melodía perfecta, pero hemos trabajado más los arreglos y la estructura dinámica de las canciones Hemos usado cuatro baterías distintas y añadido algunos loops que no son habituales en nosotros. La estructura de temas como “Dumb, Dumb, Dumb” es bastante inusual en nuestra carrera. La melodía está cantada a contrarritmo. 

– Se os ha relacionado con el noise y el brit pop, dos escenas con las que no tenéis demasiado que ver.

– Sí, incluso con el grunge cuando giramos con Nirvana. Hemos tocado también con bandas amigas como Sonic Youth. No es nuestra música, pero compartimos aspiraciones, actitud y el deseo de hacer canciones al margen de escenas, modas y presiones de las discográficas.

– Vuestras referencias musicales vienen de los sesenta. ¿No os gustan bandas contemporáneas?

– Ésa es otra cosa que se dice: la gente tiene una percepción de nosotros como si fuéramos una banda muy influenciada por los Beach Boys y los Beatles, pero nos gustan también bandas muy contemporáneas como Gorky’s Zigotic Mynci, o los Folk Implosion de Lou Barlow Acabo de comprar el disco de Daniel Johnson, que me parece muy bueno.

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *