TACHENKO: El amor y las mayorías

TACHENKO: El amor y las mayorías (Limbo Starr)

 

 

 

En el caso de Tachenko, lo primero es la melodía. La búsqueda de la canción perfecta es lo que tiene. Se intenta una y otra vez y, si creemos que es imposible, eso conduce a gloriosos fracasos. Por eso, en su caso, las canciones son lo primordial. Después viene la edición de discos de larga duración, que no dejan de ser colecciones de canciones. Y este, su nuevo disco, les ha quedado francamente bien.

 

Podríamos ver la trayectoria de los artistas, de la mayoría, como una carrera en la que se van depurando las aristas, hasta conseguir la mejor versión posible de aquello que se les da mejor. En el caso de Tachenko, una vez desprovistos de la versión más surrealista de la que hacía gala El Niño Gusano, su antecedente más directo, y descansando todo el peso en los textos de Sebas Puente, lo que queda es centrarse en la búsqueda de la melodía, sin rodeos.

 

El amor y las mayorías conjuga dos temáticas en las letras: la más habitual, las relaciones de pareja, y una más novedosa forzada por las circunstancias, la dictadura económica en la que nos hayamos sumidos. Buscando el arreglo perfecto, la palabra ajustada, el ritmo adecuado, consiguen otra serie de canciones imperecederas e intachables, siendo un esfuerzo que no merece la pena destacar alguna. Y todo ello sin vociferar, sin recrearse en el tormento, poniendo en evidencia al resto: qué fácil debería ser y qué difícil les debe resultar, porque nadie lo consigue como ellos.

 

{youtube}CxnaeCCVbUY{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *