Sueño de invierno

Sueño de invierno (Cameo)

Sueño de invierno

Nure Bilge Ceylan se ha convertido en uno de los más clarividentes diseccionadores de la condición humana. Lo hizo en sus películas anteriores, Los climas (2006), Tres monos (2008) y Érase una vez en Anatolia (2011) y reincide en Sueño de invierno, puede que la más conseguida de todas ellas, todas premiadas en Cannes.

En este caso, con escasos personajes y construyendo el andamiaje a partir de la fuerza de la palabra, como hacía Eric Rohmer, el director turco crea una ficción inspirada por relatos de Chejov sin demasiado argumento pero con un submundo latente y oscuro bajo su aparente sencilla trama.

Un actor retirado, ahora columnista, que regenta un hotel en Capadocia, su joven mujer, su hermana separada y su inquilino le sirven al realizador para dejar que salgan a la luz el autoengaño, la imagen que se proyecta en los demás, el resentimiento, las palabras que hieren… Son tres horas con diálogos generalmente entre dos de sus personajes que pueden llegar hasta los 30 minutos, con Ingmar Bergman o Carl Theodor Dreyer presentes en la memoria pero con escenario distinto: el hermoso telón de fondo del invierno en Anatolia, perfectamente fotografiado por Gökhan Tiryaki.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *