STEREOTIPOS

Sterotipos, pájaros mojados

 

 

Formados en 2005, la banda coruñesa se proclamaba vencedora al año siguiente del concurso Novaxove. En el 2007 editaban su debut homónimo (Criteria Music/Lonxa), en el que incluían una canción de Quique González y con el que recorrieron la Península dando conciertos en solitario y acompañando a Amaro Ferreiro. Ahora editan su segundo álbum, 200 buitres (Pattie Boyd Music Co.). Tiempo de reválida y de seguir creciendo para el grupo gallego con más posibilidades de llegar a un mayor público.

 

¿Cómo habéis vivido estos tres años desde la edición de vuestro anterior disco?

– Hemos estado presentando el disco por salas de toda España, primero con Amaro Ferreiro y después con su hermano Iván acompañándole en la gira presentación de su disco anterior. Compaginamos esa gira con la nuestra propia por salas más pequeñas, lo cual nos sirvió para darnos a conocer e ir poco a poco ganando público.

 

¿Creéis que aquel álbum llegó a toda la gente que tenía que llegar, que tuvo buena distribución?

– Evidentemente no tenemos una multinacional detrás ni mucho menos, y en ediciones pequeñas como las nuestras es difícil llegar a todos los sitios, pero la verdad es que hoy en día contamos con Internet, que en ese aspecto te da la posibilidad de que cualquier persona, esté donde esté, pueda acceder a tu disco.

 

¿Cómo os ayudó ganar el concurso Novaxove en vuestra trayectoria?

            – No cabe duda de que el apoyo económico que nos dio nos permitió salir de gira sin preocuparnos demasiado de palmar pasta y centrándonos sólo en tocar, y eso, tal y como están las cosas, no es fácil, sobretodo viviendo en un extremo del país.

 

¿Qué fue lo que os planteasteis antes de entrar a grabar este segundo disco?

– Queríamos hacer un disco en el que mandasen las canciones y que reflejase lo mejor posible el momento en el que nos encontramos como banda. No nos gustan los artificios ni recargar demasiado las cosas y, en ese aspecto, si la canción estaba bien sólo con un piano y una voz, pues así se quedaba. Además, tampoco nos gustaba mucho la idea de hacer un disco que después no fuésemos capaces de defender en directo. En ese aspecto, el papel de Juan de Dios ha sido muy importante.

 

Si el primero tenía una canción de Quique González, artista recurrente entonces cuando se hablaba de vosotros, ¿algún disco, algún momento de la historia del pop, algún artista que hayáis tenido más en mente a la hora de hacer este segundo disco?

– Cada uno de nosotros tiene sus gustos, incluso a veces muy diferenciados. No pretendimos en ningún momento que el disco sonase a tal o a cual, aunque sí es cierto que mientras grabábamos salieron varias veces nombres de varios grupos, porque todos tenemos nuestros referentes, y es inevitable a veces pensar en determinados arreglos y no acordarse de algún disco o grupo.

 

Desde dentro, ¿en qué concretaríais vosotros la evolución en este álbum respecto al primero?

– Han pasado tres años ya, y alguno más desde que se hicieron los temas del primer disco. Hemos hecho más de 100 bolos en todo este tiempo y eso siempre se nota. Supongo que la evolución del grupo es la propia del paso del tiempo y eso se nota en las canciones, no sólo en cómo sonamos, sino también en las letras; evidentemente, no es lo mismo escribir una canción con 20 años que con 28.

 

¿Os influye lo que leéis o la realidad para vuestras canciones o son otros los temas que pensáis deben tratar las canciones?

– Claro, todas las canciones cuentan algo. La verdad es que a veces damos demasiada información en las letras de las canciones por el hecho de ser autobiográficas, pero me parece la forma más honesta de hacer canciones.

 

El disco viene acompañado de un DVD sobre la vida de un grupo en la carretera. ¿Qué tal el resultado?

– Lo del DVD fue un poco sin querer. No teníamos pensado editar nada, pero teníamos muchas horas grabadas de esa gira que iban a quedar por ahí aparcadas y nos apetecía hacer algo con ellas. Nos propusieron hacer unas entrevistas a cada uno para luego montar un documental de la gira. Nos gustó y lo metimos en el disco. Además, creemos que hace más atractiva la edición física.

 

 

 

¿Han ido cambiando vuestros gustos musicales con el tiempo? ¿Cuáles han sido vuestros últimos descubrimientos?

– Claro, somos muy consumidores de música y compramos muchos discos. Por citar algunos, te diremos que estos días nos hemos comprado los últimos discos de Vampire Weekend, Eels, Ariel Rot, Zoé…

 

¿Cuáles son esos artistas clásicos que os han marcado y a los que volvéis una y otra vez?

– Nos encantan clásicos como Neil Young, Bob Dylan, Tom Petty, The Rolling Stones… Y, como dices, siempre volvemos a ellos.

 

¿Seríais capaces de decir alguna canción ajena en la que os hayáis inspirado para una de las vuestras?

– La verdad es que no, pero sí que lo hacemos en determinados arreglos a la hora de grabar: si piensas en una Rickenbacker es fácil acordarte de Tom Petty, por ejemplo…

 

¿Qué tiene que tener para vosotros la perfecta canción pop?

– No creemos que exista una fórmula ni mucho menos. En el momento en que intentes marcarte unas pautas para hacer un tema, te estás cargando la parte artística de la música. Son canciones, no se trata de hacer churros….

 

¿Cómo lleváis trabajar y vivir en estos tiempos tan revueltos? ¿Habéis conseguido vivir de la música?

– Está claro que no siempre es fácil conseguir compaginar las dos cosas, pero la verdad es que por ahora vamos saliendo del paso. Como todos los grupos que todavía no viven de esto, utilizamos nuestros días de vacaciones para poder salir a tocar, y eso requiere un esfuerzo. Pero nos apasiona la música y salir a tocar, y cuando esto es así, sólo estás deseando en que llegue el fin de semana para salir a tocar.

 

¿Creéis que podéis llegar a más gente aún, que podéis seguir creciendo? ¿Os lo tomáis como algo de largo recorrido?

– De eso se trata, nunca nos ha gustado la fórmula “one hit wonder”; nos gustan muchos las carreras de largo recorrido. Se trata de ir poco a poco, aprendiendo y haciendo las cosas lo mejor posible.

 

Hace unos cinco años, digamos, podíais haber editado vuestro disco con una multinacional. Son los efectos colaterales de la época de las descargas. ¿Contentos con vuestra situación en el mundo de la música o esperabais otra cosa?

– Muy contentos, ni siquiera estamos seguros de que muchos grupos que están en multinacionales tengan las mismas facilidades que hace unos años. Nosotros tenemos la suerte de poder controlar toda la parte artística y hemos hecho el disco que hemos querido sin tener que pedir permiso a nadie. En nuestro caso, por un lado tenemos a nuestra oficina (Criteria), que se encarga los conciertos, y un sello que han creado desde nuestra oficina (Pattie Boyd Music Co.), que es quien ha editado nuestro disco, y, por otro lado, tenemos un contrato editorial con Sony ATV pero, por suerte, podemos hacer lo que nos da la gana en todo momento, siempre que esté dentro de nuestras posibilidades.

 

¿Os interesa la política, la seguís, habláis en el grupo de cómo están las cosas? ¿Hay una opinión mayoritaria en el grupo y, si es así, cuál es?

– Somos amigos, además de compañeros de grupo, y evidentemente que nos interesa la política y seguimos la actualidad. Por suerte coincidimos en algunos asuntos y en otros no; de no ser así sería demasiado aburrido.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música?

– Como se suele decir, hay miles de anécdotas porque hemos hecho muchos conciertos durante estos tres últimos años. Ha habido de todo: desde la clásica anécdota con chicas (a las que nunca debimos dejar conducir nuestra furgo) hasta la desaparición del alguna guitarra…

 

 

{youtube}m7jObW1LPeQ{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *