STEREOPHONICS

 

Stereophonics, tiempos nuevos, tiempos positivos

stereophonics 1

 

Puede que sea su quinto álbum, pero Stereophonics aborda Language. Sex. Violence. Other? con tanto entusiasmo como si se tratara del primero de ellos. Han transcurrido casi dos años desde You Gotta Go There To Come Back. Durante este tiempo, la banda ha estado ocupada girando por América con David Bowie, componiendo y grabando. Hay un nuevo miembro -Javier Weyler sustituye a Stuart Cable a la batería-, nuevos métodos de trabajo y una actitud positiva. “Esta banda es tan positiva ahora”, dice Nelly, “que hemos hecho el disco más apasionante que éramos capaces de hacer”.

 

La banda estaba de acuerdo en que querían hacer algo que fuera muy diferente de su anterior álbum, algo que atrapara inmediatamente a quien lo escuchara y que, al mismo tiempo, fuera más profundo. La banda admite con alegría que la reacción común ha sido de divertido desconcierto al principio, pero finalmente les ha gustado. Son Stereophonics, aunque quizá no exactamente como los conocíamos.

 

Si la gente se muestra sorprendida, quizá sea debido a que la banda tenía objetivos muy definidos esta vez. Querían un disco del que sentirse satisfechos. Tenía que ser muy conciso. Debía sonar como el mejor repertorio que la banda fuera capaz de juntar. Todos los títulos de las canciones debían ser una única palabra. Debía tener la energía de su primer álbum, Word Gets Around (1997), pero con los trucos en la producción que Stereophonics habían aprendido en su camino. Tenía que ser un disco muy actual.

 

Hace unas semanas, Kelly estaba escuchando You Gotta Go There To Come Back. Y se dio cuenta de algo sorprendente. “De pronto pensé: ¡Joder! ¡Estábamos realmente drogados cuando hicimos esto!”, dice. “Sencillamente, sonaba muy denso”. “En este disco, dejamos los porros de lado”, añade Richard. “Sí”, asiente Kelly. “Este álbum se grabó con mucha más energía”.

 

En cierta medida, el nuevo talante de Stereophonics se debe al batería Javier Weyler. La banda conoció al enérgico argentino cuando estaban grabando maquetas para el último álbum. Javier estaba trabajando en el estudio y pronto se hicieron amigos. Cuando llegó el momento en el que Kelly debía grabar temas para este nuevo disco, Javier se sentó a la batería y los dos empezaron a improvisar. Para Kelly, tocar con un batería en el estudio, en lugar de utilizar una caja de ritmos, fue toda una revelación. Le devolvió la chispa, y las canciones no tardaron en surgir.

 

El título, Language. Sex. Violence. Other? está sacado del código de clasificación empleado en el reverso de los DVD, sobre el que Kelly se preguntaba si significaba que todo puede incluirse en esas cuatro categorías o, como él mismo dice, “¿hay algo más?”.

 

La intención esta vez era recrear los tiempos de los discos de vinilo, cuando ponías una cara, escuchabas todas las canciones y, a menudo, sentías la necesidad de colocar la aguja al principio del disco y escucharlas todas de nuevo. Hoy en día, ¿cuántas veces las bandas apuran los 80 minutos que tiene un CD sólo porque pueden hacerlo?

 

Así, el primer single extraído del álbum, “Dakota”, se convierte en la mejor canción de Stereophonics, y es un anzuelo que te atrapa y no te suelta. “Doorman” es una broma llena de energía y sarcasmo, con Kelly en un tono totalmente guasón. Y el pegadizo “Superman” es un tema de rock clásico, y al mismo tiempo actual, y la primera de las canciones que Kelly escribió para el LP, que le llevó a pensar: “¡Vaya! Es genial. ¡Ahora tengo que escribir otras nueve como ésta!”.

 

Language. Sex. Violence. Other? cuenta con la colaboración artística del famoso ilustrador gráfico Graham Rounthwaite, y marca un nuevo comienzo para la banda. Lo que nos lleva de nuevo al punto de partida. “Todas las personas que han participado en este disco son nuevas”, explica Kelly. “Es gente con la que no habíamos trabajado nunca. Es un nuevo principio. Y resulta muy emocionante ver adónde podemos llegar partiendo de aquí”.

::

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *