SR. FLUZO

Sr. Fluzo

 

Procedencia: Galicia

Estilo: Cantautriste

Contacto: srfluzo@hotmail.com 

 

 

Contadnos como fueron los comienzos del grupo. ¿Cómo y con qué intenciones surge?

– Después de cantar y tocar la guitarra en Islabikini, (grupo de pop rock en ingles de finales de los noventa  con dos discos editados, Things I Wanted y Photographs), comencé (Diego) a hacer en solitario canciones en castellano por pura evasión, como forma de cambiar el orden de prioridades a la hora de componer;  me apetecía que las letras mandasen  en las nuevos temas  y convertir la letra en el arma mas poderosa a mi alcance. Conseguí un viejo 4 pistas y  grababa  todo lo que se me pasaba por la cabeza. Era muy emocionante dejar pasar el tiempo y escuchar temas grabados de esa manera, ya que al coger distancia podía escuchar el material  casi como si no fuese propio y distinguir mejor si me gustaba o no. Del gusto por muchas de aquellas grabaciones surgió la ilusión del nuevo proyecto,  Sr. Fluzo. Después de girar con Islabikini por toda España y vivir de cerca la segunda división del indie patrio, las pretensiones actuales no van mas allá de seguir haciendo música y únicamente tocar en lugares que tengan sentido para el proyecto, lugares en los que se puedan escuchar canciones al oído.

      

¿Qué grupo, disco o razón os impulsó a montar vuestra banda?

– Cuando empecé a dar uso a mis orejas allá por los 90, sin duda fue Nirvana la que abrió mi camino. Recuerdo estar aprendiendo a tocar la guitarra y en un mes podía tocar entero todo el Nevermind. Aquel disco tan jodidamente brillante y lleno de emoción, resulta que tenía una ejecución relativamente sencilla. Creo que esto impulsó a muchísimos jóvenes como yo a agarrar una guitarra y expresarse. Ahora sigo buscando esa misma emoción e intensidad en cancionistas como Nacho Vegas, Julio de la rosa, Kings of Convenience, Two Gallants, The Tallest Man on Earth… En general me atraen artistas capaces de defender sus temas sin grandes artificios.

 

¿Os resulta complicado llegar a un acuerdo a la hora de tomar decisiones?

– Cuando eres joven no tienes los instrumentos que querrías, y cuando creces no tienes el tiempo para tocarlos… Cuando  no vives íntegramente de la música, lo único complicado es buscar tiempo para ensayar juntos. En cuanto me haga con un Delorean lo llenaré de cacharros y nos iremos al pasado para tocar todo el día. Eso sí, habrá que tener cuidado y no encontrarnos con nuestras madres. Un músico comprometido no debe subestimar las paradojas temporales.

 
¿Cómo os repartís las tareas de composición?

– El proyecto nació como algo muy personal. Lo sigue siendo, y los temas ya llegan armados por mí al ensayo, eso sí, con la mente y los oídos bien abiertos. Lo que ahora buscamos es coger esos temas y divertirnos juntos intentando atrapar esa  magia que hace que lo mismo suene distinto y mejor. Tenemos 6 manos, 6 pies y un montón de cacharros para tocar, ese es el límite.

 
¿Estáis grabando material nuevo? ¿Para cuando podemos esperar vuestra siguiente referencia?

– Ahora mismo estoy armando una colección de canciones inspiradas en pelis de los 80 que me marcaron (Los goonies, Todo en un día, Regreso al futuro…) Se llamará 7 días en casa y habla de cómo superar en una semana una ruptura a base de una terapia cinéfila: un día, una peli…  Tengo un montón de ganas de llevarlo al directo. Creo que sería una opción chula para salas pequeñas y coquetas. Al mismo tiempo, ahora que somos tres, estamos eligiendo y dando forma a los temas que formaran el primer disco de Sr. Fluzo.

 

¿Por qué sello os gustaría fichar?

– Por el sello que dejan los buenos conciertos.


¿A qué artista o grupo os gustaría telonear?

– Lo más emocionante que he disfrutado este año en un escenario (al pie del mismo, me refiero) fue ver como Kings of Convenience conseguían mantener a miles de personas en silencio en el Primavera Sound de Oporto. Además, pese a la hondura de sus temas, el melenitas de gafas parece el gambitero más divertido del planeta. Sé que es mucho pedir, pero ya que preguntas…

 
¿Disfrutáis más durante el proceso de composición, de grabación o interpretando los temas encima de un escenario?

 – Lo que más disfruto sin duda es componiendo. Decía Bob Dylan que la inspiración es un fantasma al que hay intentar atrapar con la guitarra en la mano. Y eso es: tocar y tocar. Parece que nada  tiene sentido hasta que de repente… ¡Zas! De la nada más absoluta has conseguido algo hermoso. No hay nada como eso.

 

¿Estáis en esto por hobby o con la intención de vivir de la música?

– Vivir de la música se me antoja muy complicado, tanto como vivir sin ella. Sin pretender ser pedante, te diría que la música para mí es tan hobby como respirar. Lo de llegar a mucha gente… Hace mucho que no me come el coco. Se lo dejo a las hadas y a la perseverancia.

 

¿Os importa lo que diga la prensa musical de vosotros?

– Cuando uno trabaja en proyectos pequeños siempre espera con ilusión las primeras referencias y, por supuesto, ayuda que sean positivas. En cualquier caso, que  la expresión de tu música sea  sincera es el mejor impermeable, para lo bueno y para lo malo.

 

¿Cuál es la mejor anécdota que os ha sucedido desde que empezasteis?

– La mejor anécdota personal hasta ahora fue tocando con Islabikini. Por una serie de circunstancias, teloneamos a El Canto del Loco. No pegábamos ni con cola, pero allí estábamos. Lo mejor fue que en el cartel no estábamos anunciados, así que con las luces apagadas salimos al escenario con un griterío atronador de miles de fans dispuestas a poseernos sin miramientos. Recé durante aquellos escasos segundos para que no encendiesen las luces porque, demonios, me sentía como un jodido Beatle. Finalmente, encendieron las luces.

 

 

{youtube}9XeB3N6uRwI{/youtube} 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *