SR. CHINARRO 2008

Sr. Chinarro, la parra marchita

 

A los cuatro días de editarse su nuevo disco, Antonio Luque, más conocido por el nombre de su banda, Sr. Chinarro, se presentó en Galicia para empezar la gira de conciertos de Ronroneando. Este nuevo disco está producido por Jordi Gil y llega con la banda más conjuntada que nunca, tras un año continuo de presentaciones del excelente disco anterior, El mundo según. En esta gira gallega, estuvo el  viernes 4 en la Sala Karma de Pontevedra, el sábado 5 en el Café Pop Torgal de Ourense y el domingo 6 en A Reserva de Carballo, en conciertos acústicos. Por último, el día 9 dio un concierto eléctrico en Vigo, dentro del Festival Sonora de la Universidad.

 

En este nuevo disco, a Antonio Luque le secundan Pablo Cabra (batería), Javi Vega (bajo) y Jordi Gil (guitarra), y colaboran en él Ana Galletero de Travolta y Ana Fernández-Villaverde –del grupo revelación de este año, La Bien Querida, aún sin disco publicado y sin contrato discográfico-. Además, el álbum fue masterizado en California por John Goleen, habitual en las grabaciones de Sonic Youth, Calexico, Innocence Misión o Superchunk.

 

A finales de febrero el grupo se presentó por primera vez en México y ahora inicia en Galicia la gira de presentación que los llevará por distintos escenarios de todo el Estado durante este año. La primera parte, que se celebrará durante la primavera, será en teatros. Después de los festivales de verano, continuará por el circuito de salas habitual.

 

Antonio Luque habla así su nuevo disco. “Ronroneando es sin duda el mejor disco de Sr. Chinarro hasta la fecha. Ja, ja, ja, topicazo. ¡Lo juro! Ha sido grabado en cinta magnetofónica con Jordi Gil a la producción, sin trampa ni cartón, y sólo por escuchar el soplo al principio de cada corte ya merece la pena, pena que no falta ni puede faltar, pues es marca de la casa; eso sí, nada de sufrir por sufrir. De eso no queremos. De cine; dos pulgadas para la información, que no es poca y casi se entiende”.

 

Siempre se ha dicho que Antonio Luque es uno de los mejores letristas en castellano, aunque hasta ahora sus textos eran bastante opacos. “Las letras hablan de amor y desamor sin caer en el ridículo; un mérito gigantesco conseguido después de mucho trabajar, sin perder los dobles sentidos (triples saltos mortales a veces) ni el del humor y la tragedia; del infierno al cielo en cero coma dos y de paseo”.

 

Ahora, además, cuenta con un grupo estable. “Después de un  año rodando El mundo según, el anterior álbum, la banda está más conjuntada que nunca. Pronto hacemos tres años juntos. Ja, ja. ¡Somos un conjunto! ¡Toco en un conjunto! Y sabemos qué es necesario en cada momento casi sin hablarlo antes. Pablo Cabra no da un golpe de más ni de menos a los tambores, Javi Vega se pasea por el mástil del bajo como Pedro por su casa y Jordi Gil igual se pone la chaqueta de Johnny Marr (de The Smiths) que es capaz de lanzar un boomerang a lo Martin Wilson-Piper (de The Church), por poner dos ejemplos”.

 

El trabajo de Jordi Gil parece haber sido decisivo. “En su caso, elige siempre la guitarra que se espera con más ganas, puliendo las estructuras de las canciones, cada vez más inmediatas en principio, sin pretensiones de descubrimiento ni de encubrimiento, pop tranquilito-engañoso/perverso del nuestro, con el punto justo de sorpresa que da su maestría Gilaniana en el arte de arreglar lo que tiene arreglo y desechar lo que no; nuestro Gil Spector no necesita pistola para convencer”.

 

También la voz de Antonio Luque está ahora mucho más suelta. “Se nota al escuchar la voz que hay interpretación, se notan tantos kilómetros hechos, que esto es lo que tenemos que hacer en la vida. El micrófono es ya un aliado, no un chisme que a veces da calambre, y no puede dudarse que he vivido para cantar lo cantado y que componer es una necesidad, la del orden y el concierto”.

 

Y la lista de colaboradores sigue creciendo con nuevas incorporaciones. “Para que no nos falte de nada, Isra Diezma, el becario más hábil e inteligente de la historia, con su lap steel guitar, Ana Galletero, con el violín dulcemente amargo que es la tónica de nuestros compañeros Travolta, o la voz hipnótica de Ana Fernández-Villaverde (La Bien Querida), dejan su huella pisando fuerte donde quiera que aparezcan, cuanto más mejor. La portada, de Maltieri, es más bonita que una quema nocturna de rastrojos, que todo lo prohibido junto. Hay que tener arte para todo, ya veis. Espero que les guste. A mandar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *