SR. CHINARRO

Sr. Chinarro, calle fascinación

 

“Sal de la tarta”

 

Diez discos en doce años -y un montón de EPs- para Antonio Luque y su banda, Sr. Chinarro. En todo este tiempo parece que no haya cambiado nada, que el negocio siga estando en el mismo punto en el que se encontraba cuando empezó. Sin embargo, sus canciones se han convertido en algo menos hermético desde El fuego amigo, su anterior disco, algo que continúa en el reciente e imprescindible El mundo según. Y, a pesar de ello, todo sigue igual. Antonio, que lo sabe, sólo pide “que la gente vaya a los conciertos”.

 

Sr. Chinarro nunca ha gozado de una repercusión mayoritaria, a pesar de sus discos y de llevar ya bastante tiempo grabando. ¿Se notó algún cambio con El fuego amigo?

            – No tuvo la distribución ni la promoción adecuada, pero gustó a la crítica y ganamos nuevos seguidores, creo. Fue el primer disco del grupo grabado con medios. Desde entonces todo lo hacemos mejor (en el grupo).

 

¿Notaste que llegaba a más gente que tus discos anteriores por el respaldo de una multinacional?

            – Las discográficas BMG y El Ejército Rojo rompieron sus relaciones justo antes de grabar el disco, así que no se notó nada. Ni siquiera era fácil encontrarlo en las tiendas.

 

¿Se cubrieron las expectativas que parecía que despertaba aquel disco?

            – ¿En quién se despertaban las expectativas? Yo tenía claro que iba a ocurrir; estaba avisado. Me propusieron incluso intentar vender la grabación a otro sello, viendo lo que se avecinaba, pero como mi confianza en todos los sellos es la misma, dije que me daba exactamente igual. Por suerte, la gente pudo bajárselo de Internet. Sólo pido que vayan a los conciertos. Ésa es mi única expectativa desde que decidí tomármelo en serio. Aún tienen que cambiar muchas cosas.

 

Tras Acuarela y El Ejército Rojo, pasas a Mushroom Pillow. Tres sellos para tus tres últimos discos. Supongo que es todo un tanto accidental.

            – No. Es sólo que parece que lo que busco es demasiado pedir. Y te aseguro que pido lo mínimo, lo que hasta yo sería capaz de hacer si no fuese tan andaluz y viviese en Madrid.

 

¿Se puede decir que El mundo según continúa lo que se hizo en El fuego amigo, en una etapa con canciones más accesibles, pero sin ser más simples?

– Sí, se puede decir, creo que es así. Es la continuación porque es el siguiente. Las canciones son más accesibles porque están más trabajadas, están bien hechas y bien grabadas. Y he intentado que las letras no hagan que alguien se sienta tonto por no alcanzar a comprenderlas.

 

Aquí no cuentas con Morente, pero “Del montón” o “Gitana” son otros de esos momentos más apegados a la tierra donde naciste. ¿Es cosa de la edad, que ya no se revuelve uno tanto contra la tradición? De todos modos, aunque a algunos les sorprenda ese acercamiento a las raíces, ya estaba ahí en canciones como “En el arroyo del Belén”, ¿no?

– Sí, así es. De jóvenes tratamos de romper con todo. Algún joven ha terminado por romperse a sí mismo. Hay que ser feliz a toda costa. Y en cuanto a que ya estaba ahí, sí, de otro modo, pero sí, tienes razón. Tiene que aflorar lo que se lleva mamando, con perdón, toda la vida.

 

También ahora hay más momentos contagiosos y rítmicos. Parece que hay una intención de no repetirse en exceso. ¿Te planteas al componer que tiene que ser algo distinto?

– Sí, no me gusta repetirme. Creo que tenemos recursos para lograrlo. Tampoco es una obsesión. Trato de no aburrirme y lo consigo.

 

¿Cuesta más escribir ahora los textos, que parecen más accesibles?

– Sí, es más difícil. Tiene que girar todo en torno a una idea (o dos). Siempre resulta más sencillo yuxtaponer 6 ó 7 ideas o emborronarlo todo por timidez o torpeza, aunque tiene mérito como incluso así llega a recrearse un ambiente -o una situación- tan concreto, casi sin querer. Antes era más misterioso el procedimiento; puede que alguien lo eche de menos. Alguna canción del nuevo disco tira un poco ‘al monte’.

 

¿Cuándo y cómo te viene la inspiración normalmente?

– Hay días en que uno nota que ha de ponerse a trabajar con la guitarra, que está uno más cantarín, más… ausente. No sé cómo pasa. Sigo creyendo que es una especie de disfunción mental, una sobrecarga de trabajo cerebral más o menos voluntaria. ¿Qué dice Eduard Punset al respecto?

 

¿Tienes que tener algunas condiciones especiales para componer?

            – ¿Voluntad para ordenar-reordenar? ¿Imaginación? ¿Ganas? ¿Fe? Es un tema difícil.

 

¿Crees, como dicen algunos artistas, que las canciones están por ahí arriba flotando, y que sólo hay que ponerse a transcribirlas?

            – Ahí arriba no hay nada que no haya aquí. Hay lo mismo: polvo.

          

¿Cuál crees que es momento en tu discografía en el que mejor has sabido plasmar en el disco lo que tenías en tu cabeza antes de grabar?

El mundo según, sin duda. Tampoco en el anterior álbum tuve queja.

 

Y cuando no lo logras, ¿qué sientes?

– Que tengo cosas que aprender y/o que no he tenido tiempo suficiente para trabajar en casa y/o en el estudio.

 

Me decías en el 2003 que de joven eras más obtuso. ¿Documentan bien tus canciones tu evolución personal?

– Más o menos se puede deducir tal evolución, pero no tienen las canciones ese cometido, ni mucho menos. Las hago para mí y para los demás, pero no para que los demás sepan de mí.

 

En el 97 me comentabas que pensabas que los que podían sintonizar con vosotros son de los que buscan y encuentran. ¿Hay lugar para que Sr. Chinarro siga creciendo, o ya habéis conocido vuestro límite y eso es un tanto indiferente?

– Para romper las barreras de lo indie hay que contar con cosas que están fuera del mundo indie, de modo que es imposible. Habría que hacer las cosas muy bien. Con muchas ganas e invirtiendo mucho tiempo y dinero. Sin pasar un detalle por alto. Es como cualquier negocio. Pero en el mundo indie no hay dinero -o nadie se atreve a apostar por Sr. Chinarro de VERDAD-.

 

Me gustaría saber si crees que hay algunas referencias que se han mantenido inalterables para Sr. Chinarro con los años. ¿Algún descubrimiento reciente?

            – Las referencias son las mías, sean las que sean. Y en cuanto a los descubrimientos, siempre respondo a estas preguntas llevado por el amiguismo y me da rabia parecer un puto político asqueroso.

 

Sigue habiendo mucha gente a la que ningún disco de Sr. Chinarro le ha defraudado hasta el momento.

– Agradezco mucho que se oigan con esa benevolencia. Muchas gracias y perdona mi laconismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *