SOPHIA LIVE

Sophia en concierto

 

 

 

 

Segunda iniciativa de Desconcierto Cultural, más ajustada a la pretensión de la nueva Asociación tras su debut con la organización de la primera visita a Galicia de Greg Dulli. Y, al igual que la anterior, en formato acústico, continuando con la filosofía de su ciclo llamado “Autorretratos”.

 

 

 

Una buena parte de los conciertos deberían ser así. Cercanos, íntimos, para gente que realmente aprecia lo que se le presenta y que sabe escuchar. Tiene que haber festivales, claro, y grandes recitales de las estrellas. Pero también se debería propiciar y apoyar otras iniciativas con las que disfrute otro -o parte del mismo- público que aprecia otros formatos, otros detalles, como esta actuación del americano afincado en Londres Robin Proper-Sheppard para un aforo limitado.

 

 

Sophia era un proyecto desconocido para algunos de los 50 espectadores que se dieron cita en el Pub Cachán de Santiago, incluido quien esto firma. Robin lleva desde 1995 grabando como Sophia, principalmente, aunque también estuvo en The God Machine, Society Line o The Mary Queens y lleva el sello Flower Shop. Con su banda ha girado por medio mundo, especialmente Europa, y ahora combina esas actuaciones con otras en solitario, como su reciente gira por nuestro Estado.

 

 

 

 

En Compostela, Robin se sintió cómodo desde el primer momento. Despojado de sus zapatos, y atendiendo a las peticiones previamente hechas en su correo electrónico, atacó sus canciones totalmente entregado, con los ojos cerrados buena parte del concierto, moviendo nerviosamente sus piernas, sudando en los momentos más intensos y al borde del llanto en un par de ocasiones.

 

 

Se sentía cómodo gracias al respetuoso silencio de una audiencia igualmente metida en el concierto, que vivía sus canciones y que escuchaba las acertadas introducciones de sus temas con atención, que servían perfectamente de contrapeso antes de volver a despegar su apasionado repertorio. Hubo tiempo para recordar a su madre muerta de cáncer, a su hija que tiene ya la misma edad que su trayectoria o sus fracasos sentimentales, a través de sus canciones tristes y pesimistas, de su visión cínica de la vida…Y el escenario, dispuesto como si se tratase del salón de su casa, también ayudaba a la complicidad entre Robin y el público. Lo dicho: debería haber más conciertos así. Son todo un lujo que no nos podemos permitir perder. 

 

 

(Pub Cachán. Santiago de Compostela, 24 de noviembre. Promotor: Desconcierto Cultural. Público: 50 espectadores)

 

 

 

(Ver más fotos)

 

{youtube}xwfdMlCPhSA{/youtube} 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *