SONNY KNIGHT

Sonny Knight, al frente de la máquina medio siglo después

Sonny Knight and the Lakers 2

Su irrupción en la escena de los recuperados cantantes soul de los 60 con una nueva carrera en este siglo fue toda una casualidad, como no podía ser de otra forma. Tuvo un primer contacto casual con la gente del sello Secret Stash: estaban organizando un Soul Revue en Minneapolis y querían contar con un grupo llamado The Valdons. Uno de ellos no pudo participar por problemas de salud. Algunos de los componentes de la banda habían visto en escena a Sonny Knight y lo llamaron para suplirlo. Antes de que Sonny se diera cuenta, Eric Foss, el responsable de la discográfica, le estaba pidiendo que cantase más y más en sus espectáculos.

 

Meses después, SecretStashquiso volver a incluir singles en su catálogo. Para ello probaron antes en directo en abrilde2013 a una nueva formación, SonnyKnightand The Lakers, encabezada por el cantante que habían conocido recientemente. En tres semanas prepararon un repertorio. Un par desemanas más tardese metieron en el estudio con la intención de grabar algo de The Valdons con The Lakers respaldándolos. Había unacanciónque hicieron enesa sesiónque ya habían trabajado en aquel primer concierto. Como no funcionó con The Valdons, en SecretStashpensaron que podían darle una oportunidad aSonnyKnight con su primer single después de 48 años.

Poco después estaban de vuelta en el estudio grabando su primer disco con esa formación. Ejercieron como banda residente en un local de la ciudad y fueron sumando más conciertos en otros lugares y organizando giras. “Para finales de noviembre, la banda estaba ya completamente engrasada y volvimos al estudio mucho más fuertes”, asegura Sonny Knight aún recuperándose de la sorpresa de ver su carrera relanzada a los 66 años después de una vida en el anonimato.

Como dice el título de tu álbum, I’m Still Here, ese Todavía estoy aquí tiene algo de reivindicativo.

– Te has despertado esta mañana y no importa quién seas o la edad que tengas, pero tienes otro día para mirar adelante y hacer las cosas mejor. No hay que pensar en lo poco que pude cantar en su día, sino que hoy tengo más que aquello en mi vida. Uno puede hacer que cualquier situación cambie.

Estas canciones fueron compuestas con la banda en una cabaña en el norte de Minnesota. ¿Cómo fueron esos días tocando y experimentando con nuevos temas y nueva gente?

– Fue un momento de claridad, buscar el contacto con gente que realmente no conocía. Estábamos en el bosque y no se trataba de una casa con vistas a un lago. Era algo desconcertante y mágico. Todo el mundo debería hacer eso de vez en cuando para aclarar la mente. Fue algo increíble encerrarnos allí y hacer lo que hicimos. Disfrutamos todos juntos y del hecho de escribir canciones. Mientras estábamos allí pinchábamos discos de góspel todos los domingos por la mañana, esa fue la principal fuente de inspiración. Teníamos muchos, la verdad.

Una de las primeras canciones que diste a conocer en esta nueva y fructífera etapa era precisamente una versión, “Day Tripper” de The Beatles.

– No es la única que hemos hecho. En directo hacemos una canción titulada “It’s You For Me”. Fue un pequeño éxito local en su día por una banda llamada The Amazers. También tocamos “Sock A Poo”, que originalmente era de Maurice McKinnies & The Champions. Ah, también hacemos la vieja canción de Leadbelly “Where Did You Sleep Last Night”. La banda grabó una versión con Wanda Davis y nos gusta tocarla en directo. Y, por supuesto, está también la de Rodriguez, “Sugar Man”.

¿La has descubierto ahora? ¿Te sientes reflejado en esa canción?

– La descubrí recientemente con la película, que es genial. Podía entender perfectamente de dónde venía y qué pasó con él. Sobre todo puedo sentirme reflejado en esa canción. Sea lo que sea -drogas, café o algo más-, creo que mucha gente puede relacionarse con ella. Mientras cantaba esa canción una y otra vez, más me familiaricé con ella porque entendí lo que quería decir un poco más cada vez que la cantaba.

No sé si empezaste a cantar en la iglesia como mucha gente de tu generación.

– No, fue en la escuela primaria. En aquel entonces todos los días nos hacían cantar en clase. En la iglesia tenía que recitar las Escrituras. Ahí es donde aprendí a estar cómodo delante de la gente. Empecé a escuchar más música góspel, aunque nunca estuve muy metido en la música coral. Pero la primera vez que vi a cinco tíos armonizando y tocando su guitarra en la iglesia cuando tenía 6 años, me enamoré del góspel y fue el momento en el que supe que quería cantar. La iglesia estaba justo enfrente a nuestro patio trasero y mi tío era reverendo. La abuela me hacía ir constantemente. Nos mudamos a Minnesota cuando tenía 7 u 8 años. Después no volví mucho a la iglesia.

Tu primer single, “Tears on My Pillow”, fue editado en 1965 a nombre de Little Sonny Knight & The Cymbols. ¿Cómo lo viviste?

– Fue estupendo, aunque realmente no sabía lo que estaba haciendo. El tipo que dirigía el sello me dijo que debíamos editar aquello y lo hicimos. Pero yo no sabía nada sobre el negocio ni sabía siquiera lo que era el éxito. Pensé que sería genial salir en American Bandstand o algo así, pero no entendía todo lo que representaba y lo difícil que era. O sea, quería estar en el negocio de la música pero realmente no sabía cómo. El disco no llegó a ningún lado. Incluso años después, cuando grabé con Haze, tampoco fue recuperado. En cambio siento que ahora estoy haciendo las cosas bien con este grupo.

Sonny Knight and the Lakers

Después entraste en el Ejército. Supongo que lo frenó todo. ¿Tuviste oportunidad de seguir cantando?

– Bueno, cuando eres un cantante, cantas. Así que sí, siempre cantaba, pero sólo éramos yo y unos tipos en el cuartel haciendo temas doo wop. Cuando estaba de guardia, me encantaba cantar, ¿sabes? Pero no sabía qué debía hacer para que eso llegase a algún lado.

¿Cómo te fue en los años 70? Tocaste en un par de bandas.

– Sí, la principal fue Haze, una banda de Minneapolis. Es lo más cerca que estuve de llegar a algo, pero incluso entonces yo solo era uno de varios cantantes que tenía la banda. No estaba al frente. De todos modos, firmamos un contrato de grabación y nos metieron en una mansión de Delaware. Teníamos nuestro propio pequeño gimnasio, un cocinero y un estudio que podíamos usar en cualquier momento. Era genial, pero de nuevo todo se fue a la mierda y la mayoría de los músicos se marcharon de vuelta a casa. Me quedé un tiempo intentando conseguir algo más con mi música, pero nada funcionó. Vi mucho de eso en los años 70: se iniciaban cosas muy buenas pero se frustraban por el camino.

Los años 80 no fueron una buena década para el soul. Sin ir más lejos, Sharon Jones trabajó en una prisión, Lee Fields se convirtió en un hombre de negocios, Charles Bradley fue cantante de bodas y tú… te convertiste en un camionero.

-Me encantó conducir camiones. Ya sabes: me encantan las máquinas grandes y me gustaestar en la carretera. De hecho, era como esto que me está sucediendo ahora con The Lakers, que es un bonus.Yo nuncahabía estado en Europay ahora tenemosuna girapor allá.Cuandono estamos de gira, volvemos a casacada fin de semanay seguimos conociendolugares diferentes.Además, nos hemos comprado un autobús,lo cual es genialpuedo coger el volante y conducirdurante días.

¿Cómo te fue en los años 80 y 90?

– Bueno, conducía camiones pero nunca perdí la pasión por la música. Parte de lo bueno de conducir era que cuando surgía algo en la música, habitualmente podía compaginarlo. Había estado trabajando algunas semanas y luego recibía una llamada para un concierto, así que llegaba a casa y lo hacía. Nunca llegó a explotar lo de la música, pero sacaba algo de dinero y me divertía cantando con buenos músicos.

¿Siempre tuviste en mente volver a interpretar y grabar nuevas canciones?

– Puede, aunque no conmigo al frente de un proyecto. Cuando Eric me dijo que quería formar una banda para respaldarme, le dije que sí, pero estaba muerto de miedo. Aparte de aquel primer disco, casi siempre fui un corista. Estar al frente es algo diferente. Nunca me lo imaginé realmente así, pero ahora que ha sucedido he superado el miedo es perfecto.

¿Qué se siente al tener una nueva carrera por delante y tocar frente a audiencias grandes?

– Me siento bendecido todos los días. Esto está realmente estallando y pienso que vamos a seguir avanzando en la dirección correcta. ¡Todo el mundo se ha portado de maravilla conmigo!

¿Cuál ha sido la mayor fuente de orgullo en el transcurso de todos estos años?

– Pues precisamente el hecho de estar aquí hoy todavía haciendo esto. Cada día tengo la oportunidad de despertarme y tratar de ser mejor persona. Me retiré simplemente a descansar en casa. Salía y hacía algunos conciertos cuando podía, pero no pasaba mucho. Un día recibo una llamada para cantar con The Valdons… ¡y un año más tarde estoy en el estudio con The Lakers grabando mi primer disco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *