SOLO ASTRA

Solo Astra: tambores, trompetas, caballos, shock

 

SOLO ASTRA

Toni y Luis estaban en el mismo colegio, vivían en el mismo barrio de Las Palmas y jugaban en el mismo equipo de fútbol, así que no les quedaba más remedio que pasar bastante tiempo juntos. Entre bocatas y goles aprendieron a tocar la guitarra. Cuando fueron a estudiar a Madrid se encontramos con Alejandro, al que ya conocían de su talento al verlo tocar en Las Palmas en varias ocasiones. Le propusieron entrar en el grupo y dijo “sí, quiero”. Faltaba Dani. Después de hacer pruebas con algunos baterías variopintos apareció él de una manera inesperada. Lo encontraron, dicen, en una web bastante casposa con el nombre de solomusicos.com. Tras un single y un EP de psicodelia pop ahora editan su debut, Exofase.

Lo que más se agradece es que estéis haciendo este tipo de música y cantando en castellano. ¿Fue algo claro desde el inicio o hubo algún tipo de dudas?

          – Siempre hemos cantado en castellano porque además de ser nuestra lengua materna, nuestro inglés no es que fuese la repanocha. Así y todo, con esto no queremos desanimar a nadie, es posible que en el futuro grabemos alguna canción en inglés. Nuestra máxima es buscar la sonoridad y, en ocasiones, el castellano no cuadra para ciertas estructuras. Hemos tenido incluso que rechazar canciones por este aspecto.

Lo más sorprendente, teniendo en cuenta además que es vuestro primer disco, es que os habéis atrevido a probar todo tipo de sonidos, efectos y trucos en el estudio. ¿Es un elemento clave para el grupo?

– No creemos que sea casualidad que en inglés el verbo que se usa para tocar música sea ‘play’. A nosotros nos encanta jugar con la música y en todos sus aspectos. Experimentar y exprimir cada canción. La idea es que a través de estos experimentos consigamos dar textura y profundidad a las canciones, de forma que se embellezca lo que ya está bien hecho desde un principio. Siempre queremos aportar un contrapunto a lo que ya está establecido y creemos que en general es la máxima de este movimiento/género.

Llegar a tocar con tantos recursos (o bien nos da esa impresión por el sonido del álbum) solo está al alcance de quien lleva mucho tiempo o ha ensayado mucho. ¿Cuál es vuestro caso?

– Más que el ensayo, que lo ha habido también, somos unos freaks estudiosos de la música. Es decir, unos adictos en analizar cada canción que escuchamos. Cómo se puede llegar a conseguir ese sonido de guitarra, de batería, de bajo, de sintetizador… Por eso son tan importantes las influencias que tiene uno. Nos pasamos mucha parte del tiempo dándole vueltas a la cabeza sobre cómo llegar a esta idea y materializarla. Además, siempre llegan los mensajes de Toni a las 3-4 de la madrugada para que veas este video o escuches esto nuevo. No hay escapatoria.

A la hora de experimentar en el estudio, ¿no hay miedo a perder el norte? ¿O, precisamente, ahí está el motivo de hacerlo, en conseguir controlar el caos, la dispersión…?

– Perdemos el norte constantemente, pero no solo no hay ningún miedo sino que creemos que ahí está la magia. Nunca nos hemos arrepentido de habernos ‘pasado’ al hacer algo, pero si de no haber hecho algo más. Somos de los que pensamos que más que vale que sobre de que falte. Eso sí, todo en su sitio.

A pesar de todos los experimentos, nunca descuidáis la melodía. ¿Era algo intencionado, algo que teníais claro?

– Es curioso, y se puede apreciar como en este estilo hay bandas que vienen de un punto de partida o de otro. Algunas del garage, otras del indie, etc. En nuestro caso se aprecia que venimos del pop y, por ende, de la melodía. Por esa razón la mimamos y la ponemos al frente. No seríamos lo que somos sin disfrutar de vez en cuando de una balada melosa, un hit disco o un buen bolero.

¿Cómo sabéis cuándo una canción está acabada y ya no se debe darle más vueltas?

– Realmente nunca lo sabes y más vale no saberlo. Supongo que una canción se termina cuando se acaba el dinero o cuando se acaba el tiempo. Siempre escuchas la canción (que ha sido obligada a darle fin) y dices “bueno, es que esto le podría haber quedado bien”. Pues para la siguiente.

¿Qué canción está teniendo mejor acogida del disco y cuál está resultando mejor en directo? ¿“Hola y adiós”, “Nodos”, “Cloro”…?

– Pues la gente tiene distintas como favorita. A algunos les gusta “Nodos”, otros más “Antipop”, los más puristas eligen “Astro Náutico”, y los más fresquitos “Hola y Adiós”. Respecto al directo, ahora mismo estamos haciendo un show en el que todas las canciones se complementan entre sí y no funcionaría tan bien la anterior sin la siguiente y viceversa. Aquí es difícil saber sabe cuál prefiere el público ya que todos los temas están conectados con jams y con efectos al máximo así que no hay tanta distinción entre una y otra, sino una experiencia de espectáculo cerrado.

Creo que la portada capta muy bien el espíritu del disco. ¿Quién la hizo y que se pretendía con ella? ¿Le disteis algún tipo de indicaciones?

– Estábamos bastante seguros que queríamos incluir algo que tuviera que ver con el movimiento ‘glitch art’, sin que fuese demasiado evidente. La portada le realizó Mr. compatriota Iván Pérez, que tras darle bastante el coñazo con el concepto realizó varias pruebas con la misma idea de base hasta que dio con la definitiva.

Tame Impala, Pond o Temples son alguno de los grupos que están trabajando en unas coordenadas similares. También, el nuevo disco de Mucho, aunque este sea menos psicodélico. ¿Son referencias acertadas? ¿Alguien que se nos escape y sea imprescindible para vosotros?

– Estos tres que has mencionado quizás son caras más visibles o más conocidas dentro de la escena, pero detrás hay infinidad de bandas que es un puro placer escucharlas y que son referencias muy importantes para nosotros. Por ejemplo: Mild High Club, Dumbo Gets Mad, Homeshake o Michael Rault. Imprescindible para entender nuestra banda es, seguro, The Olivia Tremor Control. El disco de Mucho lo hemos escuchado recientemente y la verdad es que nos ha gustado. Se ve en ellos ciertas referencias parecidas a las nuestras. Y han sacado un sonido bastante molón a nivel de producción sobre todo en bajos y baterías.

¿Y nombres más clásicos? Creo que Pink Floyd está entre vuestros favoritos, así como parte del rock progresivo, pero en este caso, ¿solo la primera etapa o también discos posteriores?

– Si tuviéramos que contestar con qué etapa de Pink Floyd nos quedamos, nos echamos a correr y cerramos la puerta con llave. Esa es la maravilla Floyd, una evolución perfecta en la que no sobra nada (sin contar el río interminable). Respecto a bandas clásicas, también es bastante imposible nombrar alguna por todas las que hay. En este concepto de perfecta evolución también King Crimson o (más actual, aunque ya algo clásico) Radiohead podrían ser referencia al respecto.

¿Conocéis el disco Spanish Neo-Psych Collection y los grupos que aparecen ahí? ¿Alguno que sigáis especialmente? Una pena que no os invitaran a participar en el álbum, ¿no?

– Sí, los conocemos. Hay bandas que aparecen y nos molan mucho como Puma Pumku, Fogbound o The Zephry Bones. La verdad que el recopilatorio salió antes de haber sacado nuestro álbum, no sabemos qué hubiera pasado. Pero sí hay un próximo estaríamos encantados en participar.

Os establecisteis en Madrid. ¿Era algo absolutamente necesario para poder salir adelante?

– Vinimos a estudiar a Madrid y ya nos hemos quedado. Creo que si quieres estar más activo dentro de la escena musical, vivir en la capital te da muchas facilidades, además es una ciudad con mucha vida y es divertido vivir aquí.

¿Cuáles son los próximos proyectos para la banda?

– De lo que más tenemos ganas ahora es seguir dando buenos bolos. Próximamente tocaremos junto a Holy Waves dentro del marco del Get Mad que están trayendo a bandas geniales. También telonearemos a The Holydrug Couple, traídos por los geniales de Giradiscos. Por otro lado estrenaremos en breve videoclip, que va a ser bastante WOW! Finalmente, aunque con más tranquilidad, queremos meternos en el estudio ya que ya tenemos bastantes ideas para materializar.

Por último, ¿cuál ha sido hasta ahora la mejor anécdota que habéis vivido en el mundo de la música?

– La primera que me viene a la cabeza, es una vez que fuimos a tocar a Málaga. Llegamos de noche así que nos tocó quedarnos en el coche durmiendo hasta que abriera el hostal. Aparcamos en la que creímos que era una calle normal e intentamos dormir cinco machos (tres de ellos de pelo en pecho) cada uno en un asiento. Entre ronquidos y respiraciones, el vaho empañaba los cristales y el sol empezaba a asomar con el calor malagueño de verano. Así que abrimos las puertas y nos quedamos dormidos. Nos despertamos con una especie de cabalgata/procesión. Tambores, trompetas, caballos y gente mirando y riéndose. Shock.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *