SNOWDEN

Snowden

Oliver Stone (Vértigo)

 

Snowden se ha encontrado con un hándicap que conocía bien desde el principio: el documental Citizenfour (Laura Poitras, 2014) que cuenta la misma historia con los protagonistas reales. Últimamente le sucedió algo parecido a El desafío (con Man on Wire como documental previo) y El ídolo (en este caso, respecto a La mentira de Lance Armstrong). En estos casos, su traslación al género de la biografía ficcionada debe ser rotunda, ya que si no la huella de su precedente lo cubre todo.

 

Oliver Stone, que trataba siempre sus temas de conspiración y paranoia de forma apabullante, con multitud de recursos y sin medias tintas, se revela aquí como un director solvente pero más convencional, tratando el mayor caso de espionaje y pisoteo de derechos elementales a nivel mundial con bastante mesura. Probablemente convencido de que su estilo visual alejaba a ciertos espectadores de las salas de cine, ha optado por un relato más domesticado.

 

Al mismo tiempo, aquel documental pone en evidencia las licencias dramáticas de este guion, no todas desafortunadas, como sucede, por ejemplo, en el tratamiento de la relación de Snowden con su pareja. Quien se mimetiza totalmente en el personaje de Snowden es su protagonista Joseph Gordon-Levitt, brillante al mostrar su evolución de patriota a traidor  (o, más bien, héroe, como Oliver Stone quiere que todo el mundo lo vea).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *