SIZZLA

Sizzla, el frente del reggae

 

 

 

La presencia de la cultura, la justicia y la sabiduría están a punto de extinguirse en la música reggae. Sizzla es uno de los pocos artistas jamaicanos que continúan propagando el sonido original de sus raíces rastafaris a partir de la expansión y el reconocimiento que obtuvieron en los días de Robert Nesta (Bob Marley).

 

Su compromiso con las raíces y las rígidas creencias del reggae realzan su individualismo. Ahora que se le considera el rey del reggae tal y como el Sr. Marley lo fue en su día -y para muchos sigue siéndolo hoy-, Miguel Collins, también conocido como Sizzla, acepta humildemente la responsabilidad de portar la corona del reggae mientras sigue grabando y editando éxitos tan prolíficamente como nadie en ningún estilo de música.

 

Sizzla ha puesto en circulación unos 45 discos en 14 años, con un total de más de seis discos varios años, o sea, más que el total de canciones que algunos artistas editan en toda su larga trayectoria. El viernes 30 está por primera vez en Galicia, en concreto en la Sala Capitol de Santiago de Compostela. Al habla con la figura más importante del reggae de la actualidad.


Se te llama el rey del reggae. Es un título prestigioso que a nadie se le ha dado desde la muerte del gran Bob Marley. ¿Cómo te sientes?

– Bien. Trabajo para la gente y, si eso es lo que la gente dice, ¿quién soy yo para negarlo? Se trata simplemente del trabajo de un rastafari que hace próximas las enseñanzas de Jah. Lo hago por la gente, y si la gente dice que lidero la música reggae, será mejor dejarlo así.

 

 


¿Sientes que la industria y los medios de comunicación están intentando silenciar o criminalizar lo que dices a través de tu música?

– La gente tiene libertad de expresión para manifestar sus opiniones. Tienen derecho a manifestar sus sentimientos, igual que yo lo tengo. Así que hacen lo que tienen que hacer, y yo estoy haciendo un trabajo positivo. No tengo nada malo que decir acerca de la gente. Simplemente continúo con mi trabajo… Estamos metidos en una cultura en la que leemos la Biblia a menudo y tendemos a imponer lo que interpretamos que está en la Biblia; así que si aquello que creemos les ofende… Sólo es la verdad, ¿sabes? Tenemos que buscar y asegurarnos de que es cierto. No se puede silenciar a la justicia. La justicia castiga a una nación. Respaldo y creo en mis buenas obras, y eso es lo que me ha identificado hasta ahora.


Tengo entendido que te detuvieron. ¿Puedes explicarnos que pasó?

– A los rastafaris nos gusta fumar algo de marihuana o algo así de vez en cuando. Por eso me encerraron. Pero nunca me han encerrado por ninguna otra cosa ni he estado en la cárcel, así que…


Había leído que tenía que ver con que habías dicho algún taco en escena o algo así.

– Sí, me detuvieron por ello. Di un recital y acabé en comisaría. Estábamos dando un montón de conciertos y me detuvieron con la excusa de que estaba utilizando un lenguaje soez. Evidentemente, a veces estás allí arriba y con la emoción del momento salen algunas palabras, simplemente para conseguir la energía adecuada y animar a la gente. De todas formas, no es algo obvio.


A través de tu música manifiestas muchos de los males a los que se enfrenta nuestra sociedad. Me gustaría que nos dijeras qué influencia crees que tienen tus canciones.

– Sinceramente, mi influencia en la juventud es intentar que consigan una educación y que se erradique la pobreza y la ignorancia. Tenemos que inspirarnos a nosotros mismos. Tenemos que amarnos y respetarnos a nosotros mismos y a los demás. Los jóvenes tienen que comprender que éste es un mundo en el que todos los días se incrementa el conocimiento. Así que tenemos que estar por encima de esas cosas. Necesitan motivarse. Necesitan ser positivos. Así que cuando hago música, lo hago para que la gente sea consciente de ello y lo puedan ejercer en sus vidas diarias. Yo traigo más amor, disfrute, respeto por las personas y redención.


Se te valora por haber restablecido las raíces y la cultura en la música reggae. ¿Cómo lo ves tú?

– Bien, sinceramente lo que hay que entender es que, como artistas, muchas veces se nos roba, se nos mata, así que tenemos que defendernos verbalmente. No en el sentido de salir y ser irrespetuosos con la gente, sino mostrar que somos guerreros. Por otra parte, la música es entretenimiento, libertad de la mente, del alma, del espíritu, de todo el cuerpo. Usamos los textos para motivar el corazón y el alma de la gente cuando están deprimidos. Con la música debemos de unirnos con el Hombre Negro. A veces puede que haya una pandilla rival que quiere tomarla conmigo, pero puedes no salir ahí fuera y vengarte. Se pueden utilizar las palabras para mostrar que eres fuerte y que podrías no estar haciendo música, sino lo otro. Pero se trata de música y letras. Lo mantienes dentro de las canciones. La música es para disfrutar. La gente usa la música para un montón de cosas: expresarse, rezar…

 

Has grabado un montón de discos. En algunos años incluso editaste seis discos. ¿Cómo puedes hacerlo?

– Son las vibraciones. ¡Las vibraciones! ¡Las vibraciones de la gente y del amor! Cuando lo consigues, no puedes parar. Sigues escribiendo. Hay tanta gente en el mundo que nos enlaza en Internet, que nos hace entrevistas, radios que programan nuestra música… Cuando editamos un disco, esperamos algún incentivo, que venda algunas unidades de forma que podamos hacer algo de dinero, alimentarnos y ayudar y asistir a nuestra gente. A veces no es suficiente, así que tenemos que editar más discos para sacar más dinero de nuevo, porque la música es el medio legal y honesto de hacer dinero. Y otra cosa más: cuando un artista sale al escenario, la gente espera algo de él. Si el artista tiene un sólo éxito, no va a poder hacerse con el público. Lo bueno es tener un montón de música y cuando se está girando por el mundo, no se puede tener sólo una canción o un álbum para interpretar. Ésa es mi estrategia. Siempre al frente, siempre con algo que decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *