SINIESTRO TOTAL

Siniestro Total, país al Oeste

 


 

Están de vuelta en disco. Y lo hacen con un titular impactante: “Criminal atentado contra el rock gallego en Houston”. Y el título también podría dar una pista, Country & Western, aunque de la conversación con Julián Hernández se desmiente eso y alguna cosilla más.

 

 

Hay mucha gente que descubre que seguís existiendo por los conciertos. ¿Por qué deberían saber que tenéis un nuevo disco?

– Quizá porque nos hacen entrevistas de tanta difusión como ésta. Pero no tienen ninguna obligación. De hecho, nadie tiene ninguna obligación de saber nada de nada, ni siquiera que un acontecimiento de esta magnitud tiene lugar al lado de su casa. Pero el saber no ocupa lugar así que, quizá, por su propio bien y el de la humanidad, la gente debería saber -por entrevistas como ésta- que un mensaje de salvación está al alcance de su mano. Lo demás es lo de menos.

 
Cuando las discográficas no ponen pasta para grabar, vais vosotros y marcháis a los USA, a Houston -aunque no es la primera vez-. ¿Ganas de llevar la contraria, de hacerlo al revés o de demostrar que otra vida es posible?

 – Bueno, puntualicemos antes un par de cosas. Primero: hicimos el trabajo nosotros mismos con nuestro propio mecanismo y luego hablamos con Sony que decidieron sacarlo con entusiasmo y devoción (sombrerazo) y licenciarlo para editarlo en vinilo con Trilobite (sombrerazo). Segundo: es la primera vez que vamos a Houston. Las veces anteriores que trabajamos con Joe Hardy en USA fueron en Memphis, Tennesee. Dicho esto, respondemos a la pregunta. El disco nos ha llevado dos años de trabajo. El primer año y medio lo curramos en Galicia, entre el estudio de Segundo Grandío (Casa de Tolos), el local del grupo y otros estudios. Fuimos enviando cada pasito que dábamos a Hardy en un ping-pong tecnológico en red de manera que todos estábamos al cabo de la calle de lo que acontecía. Al llegar a Houston volcamos, tanto Hardy como nosotros, toda nuestra sabiduría acumulada en el estudio de Billy Gibbons de ZZ Top con una colección de guitarras y amplificadores a nuestra disposición impensable de conseguir aquí ni pagando un pastón. Fue especialmente fácil y divertido porque llegamos con los deberes hechos. Por lo tanto no se trataba de llevar la contraria ni de dar envidia (je, je), sino de hacer bien el trabajo con nuestro amado productor por el más módico de los precios posible. Ah, y los seis meses que faltan los dedicamos a la portada y esas cosas… O sea, que no había ganas de llevar la contraria, ni de hacerlo al revés, ni de demostrar que otra vida es posible.


¿Hasta qué punto es un fracaso -o una suerte- que el álbum no sea realmente de Country & Western -musicalmente hablando-?

 – Detecto una disyuntiva no computable entre fracaso y suerte: no parecen términos antagónicos. Pero, en fin, musicalmente hablando no tenemos prejuicios. Sí, el planteamiento era hacer un disco de country era porque parecía que era lo único que nos quedaba por hacer (no es cierto: quedan más cosas). En realidad, odiamos las fotocopias perfectas. El error en la copia es la evolución. La única diferencia con otros grupos es que nosotros somos sinceros de vez en cuando. Lo que pasa es que, ahora que lo dices, sí que creemos que es un álbum de country.

 

¿Y seguro que todos pillan lo del país al Oeste o la cosa no da para más y se quedarán con lo del country?

 – ¿Y seguro que alguien ha pillado algo alguna vez? Si tú lo sabes es porque lo has leído en algún sitio y el resto de los mortales pueden haber hecho lo mismo. Lo de si se pillan las cosas o no, no lo podremos saber nunca y, además, no tiene importancia. Nosotros comunicamos lo que buenamente sabemos comunicar. Si sólo llega una parte al receptor (en términos de teoría de la comunicación), pues perfecto. Y si alguien ve algo que nosotros no vimos, pues también. Y si la cosa no da para más entre emisor, mensaje, medio y receptor, pues nos vamos a tomar unas cañas los cuatro juntos y hacemos caso omiso. ¿Tú sabes exactamente qué es lo que hay dentro de una salchicha cuando te la zampas? Pues eso.

 

¿Cómo puede un disco grabado allí y con ese título sonar incluso a pop británico?

 – Detecto un pelín de desconocimiento. ¿Cómo puede el Exile on Main St. de los Rolling Stones sonar tan negroide y americano si está grabado en Francia? ¿Y como puede Paco Ibáñez sonar tan racialmente español grabando en el Olympia de París? ¿Y qué decir de los bluesmen o los músicos de jazz que han grabado por toda Europa desde siempre? O, por poner un ejemplo más radical, ¿cómo puede un texto bíblico de hace más de dos mil años, como ‘El canto del adolescente’, sonar a música electrónica alemana de los años cincuenta del siglo pasado? Pues lo mismo que Stockhausen, nosotros hacemos de nuestra capa un sayo y cargamos con todo el equipaje que llevamos encima de toda la vida. Sólo faltaba que tuviéramos que depender de un título y un sitio para atarnos a ellos y coartar nuestra imparable creatividad. Cada canción de Country & Western nos recuerda a un género, cada nota de Country & Western nos recuerda a otra nota distinta, cada acorde de Country & Western nos remite a otro acorde. De hecho, todo lo que hay en ‘Country & Western’ nos recuerda a ‘Country & Western’ excepto ‘Country & Western’.

Si no ha salido, ¿es porque los delirios del grupo son siempre parecidos y no hay nada que hacer?

– Detecto en la pregunta una opinión, pero esas nimiedades no nos arredran. Los delirios del grupo son siempre muy bien parecidos, y si no ha salido lo que tú esperabas es porque, sencillamente, no entramos por el aro de lo que nos diga nadie. Pero todo se andará. Hacer, lo que se dice hacer, mejor es hacer algo porque, si se llega a la conclusión de que no hay nada que hacer, habrá que suicidarse como Guy Debord o exiliarse como Amadeo de Saboya. Hagamos lo posible al respecto.


Pensáis que sólo os faltaba el disco country, pero hay muchos estilos que aún no habéis tocado. ¿No vais a decir la verdad? ¿Con cuál no os atrevéis?

– Como decíamos antes, no pensamos tal cosa, y nos quedan muchas cosas por hacer, entre ellas no decir nunca toda la verdad sobre los estilos con los que nos atrevemos, al menos por ahora, porque aquí miedo ninguno, como decía mi tío abuelo. Pero parte de la verdad sí que la podemos adelantar: nos atrevemos con la zarzuela, la polifonía pigmea, la natación sincronizada con música de Richard Strauss o un disco de country. También nos atreveríamos con unas buenas bilbainadas o un disco pornográfico.

 

Habláis más que nunca de Galicia. ¿Va con el country o es que ahora se dan las circunstancias para hacerlo más que en otras ocasiones?

 – No es cierto que hablemos más que nunca de Galicia: eso lo has sacado de las entrevistas que has leído por ahí sin echar un vistazo a la discografía de la banda. Quizá la crítica no pilló que ¿Cuándo se come aquí? era una ironía con retranca sobre el hambre que se pasó en Galicia durante la guerra civil, pero tal despiste en el análisis no nos preocupa, como ya dijimos. Galicia no necesita que nosotros hablemos de ella pero nosotros, a veces, tenemos que ubicar lo que contamos, y para ubicarlo qué mejor que el sitio que mejor nos conoce y que nos vio nacer. Nadie le pregunta a Lou Reed por qué habla todo el rato de Nueva York, ni Nueva York le pregunta a Lou Reed por qué no para de dar la lata. La Galicia de la que hablamos es tan universal como la Troya de Homero, el Dublín de Joyce o el Torremolinos de Torrente.

 

¿Qué hay de copia -u homenaje, si os parece mejor- en la portada a Thick as a Brick de Jethro Tull?

– Detecto un poco de ironía en la utilización de los términos ‘copia’ y ‘homenaje’; pero aquí hay absolutamente todo de ambos, que los dos nos parecen mejor y bien y correctos. Los periodistas (no tú, por supuesto) nos han copiado tantos titulares que no veíamos razón para no utilizar nosotros su formato. Fusilamos la cabecera del Houston Chronicle en esta ocasión y también la del Faro de Vigo en los ochenta, que esto no nos viene de ahora. Detecto también ignorancia en lo que respecta a los discos que han utilizado el mismo concepto del periódico: Tom Waits, John Lennon, War… La lista es interminable. La intertextualidad y nosotros somos así, señora. Lo dicho: si ellos lo hicieron, ¿por qué no nosotros?

¿Son OVNIS o francotiradores los que acabaron con Óscar Avendaño en la portada y a los que señaláis con el dedo? ¿Estaba por allí el espíritu del Reverendo Martin Luther King?

– ¿Quién ha dicho que Oscar Avendaño haya muerto en el criminal atentado? Esto suele delatar al que hace este tipo de preguntas en las novelas policíacas… Oscar está gravemente herido y se recupera poco a poco en el hospital Memorial Hermann de Houston. Martin Luther King murió tiroteado en Memphis pero todas las veces que estuvimos grabando allí vivíamos en una casita de madera muy mona y muy Tío Tom y, al mismo tiempo, más protegida. En Houston estábamos al descubierto en la terraza del motel Palace Inn. Los Rangers de Texas siguen investigando.

 



“Quen me dera na casiña” se ha adelantado al Decreto gallego del plurilingüismo. ¿Estáis dispuestos a que la Consellería lo adopte como canción de cabecera?

– Lo de habernos adelantado al decreto del trilingüismo también lo has leído en otra entrevista, pero en fin… Si en la Consellería demuestran que entienden la parte en inglés (y la parte en gallego) y pagan un pastón, habrá que pensárselo. Todo sea por el bien de la educación de los hijos de Galicia.


De todas formas, sabéis dónde están los conselleiros, las Diputaciones… ¿Qué tipo de amenaza es ésa? ¿Tienen que estar preparados?

– No parece muy amenazador saber dónde están las diputaciones y los organismos públicos, que por algo se llaman así, pero eso habrá que preguntárselo al protagonista de la canción. La primera persona del singular es un recurso, no una declaración personal jurada. ¿Que si tienen que estar preparados? Lo están de sobra, es de suponer, porque los presupuestos en seguridad son desorbitados en todo el mundo.

 

¿Cómo puede contribuir Siniestro Total a hacer más llevadera la debacle cultural y musical del Estado y, más concretamente, de Galicia?

– Poco podemos hacer unos músicos cuarentones (de media) y disfuncionales para arreglar nada, pero quizá sí que hacer más llevadera la debacle general haya sido nuestro oficio desde siempre. No sólo la debacle del Estado o de Galicia, sino de buena parte del planeta. Visto así, nos daríamos por satisfechos si hemos conseguido en alguna ocasión hacer algo llevadero a alguien.


¿Qué pasaría ahora si Zapatero reconoce que, además de Supertramp, también tiene a Siniestro Total entre sus favoritos, como en su día hizo Aznar? ¿Hay lazos ocultos entre derecha e izquierda?

– A Zapatero también le gusta Melendi y a Aznar, Mecano. Zapatero mañana puede incluirnos en la lista porque es un tipo de declaración que a los presidentes les preparan sus asesores, lo que quiere decir que no significa nada. Y detecto una cierta ingenuidad en lo de los lazos ocultos entre la izquierda y la derecha parlamentarias. Al fin y al cabo están todos en el mismo banco, ¿no? Por otro lado, me imagino que si a ti te hacen la pregunta de cuáles son tus políticos favoritos de la historia, caerías en tópicos como ellos con sus músicos o periodistas favoritos.

 

“Robamos sin reparo a los Who y a los Clash”. ¿Seríais capaces de reconocer alguna canción que haya servido de inspiración para una de las vuestras y que no hayáis dicho hasta ahora?

– Llevaría mucho tiempo hacer un análisis exhaustivo de referencias, conscientes o inconscientes, en todas y cada una de nuestras canciones. Curiosamente los Clash son una referencia muy poco recurrente, lo que quiere decir, una vez más y por si no ha quedado claro, que las letras no dicen más que lo que dicen y que la primera persona (esta vez del plural) es un recurso. Si algún día echas un vistazo a la trayectoria del grupo, comprobarás que siempre hemos admitido todo lo que nos gusta, todo lo que admiramos y todo lo que utilizamos. Ésta es también una buena pregunta para María del Mar Bonet, Vetusta Morla o Public Enemy.


¿Son Novedades Carminha los hijos putativos de Siniestro, unos jetas aprovechados o el futuro del rock?

– Ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Ellos tienen su tiempo y su espacio y nosotros, al contrario de lo que nos ocurre con nuestros antepasados, nunca nos reconocemos en nadie posterior. El futuro de Novedades Carminha está en sus manos, loado sea Breogán.


¿Cómo es que seguís editando con una multinacional? ¿No suena raro que acepten distribuir vuestras canciones? ¿Están de verdad encantados con vuestros discos?

– Detecto un cierto resquemor en la opinión explícitamente expresada en la pregunta. Además, obvias que la edición en vinilo la hace Trilobote, una independiente. Ésta es una pregunta que deberías hacerles directamente a los de Sony y nunca a un grupo, más que nada por aquello de la profesionalidad y porque azuzar al entrevistado va en contra del resultado final y, por lo tanto, de los intereses del posible lector del articulillo. Y nuestro método de trabajo y de relación con las discográficas ya está explicado más arriba.


Frank Zappa decía en 1967 “America Drinks” y vosotros en 1995 que “España se droga”. ¿Ha cambiado algo la cosa? ¿Ha ido a peor?

– Ah, Frank Zappa, ¡qué gran tipo! Siempre me encantó su definición del periodismo musical: “gente que no sabe escribir, haciendo entrevistas a gente que no sabe pensar, con la intención de publicar artículos para gente que no sabe leer”. Hombre, quizá se pasó un poco con los términos segundo y tercero; o lo que pretendía era aplicar lo de no saber pensar y no saber leer al primer sujeto de la frase… Y ahora la respuesta. América y España llevan bebiendo y drogándose desde mucho antes de 1967 y lo harán hasta el fin de los tiempos, ni más ni menos.


¿No ha durado mucho ya la broma de Siniestro Total -30 años- o es que la gente no se ha dado cuenta de que simplemente está empezando aún?

– Detecto un cierto afán vehemente en pro de nuestra retirada pero, como decíamos antes, tampoco eso nos arredra. Si ha sido una broma de treinta años, ¿cómo es posible que nos sigan haciendo entrevistas (algunas veces perpetradas por gente que sabe escribir) cada vez que sacamos un disco? ¿Y cómo es posible que saquemos discos y toquemos en directo? Reflexionaremos sobre ello al cumplir los treinta tacos de andadura (que será el año que viene y no este, por cierto) cuando estemos de resaca tras el fiestón que nos vamos a pegar (nosotros y nuestr@s huéspedes) por tan increíble paradoja en el mundo del rock.


Por último, ¿cuáles han sido las mejores anécdotas en este tiempo en el mundo de la música?

– Siempre decimos que las anécdotas se recuerdan en contextos que superan con creces el ámbito de esta entrevista. Lo más seguro es que nos matáramos en aquel accidente del 20 de agosto de 1981 que puso nombre al grupo, y que todo esto sea una ilusión obra de un demiurgo perverso. Es el eterno dilema de ‘La vida es sueño’. Calderón era un punk avant la lettre.

 

{youtube}TUoT6gqiaJM{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *