SIN AMOR

Sin amor

Andrey Zvyagintsev (Golem)

 

 

Aunque fue en 2003 con El regreso cuando el mundo cinéfilo descubrió al director ruso Andrey Zvyagintsev, realmente fue en Leviatán (2014) donde este fijó el retrato reciente más demoledor de la debacle moral de la Rusia contemporánea. Siendo la temática de partida diferente en Sin amor, ese trasfondo continúa presente.

 

En este caso, tal y como deja claro su poco sutil título, sus protagonistas son un matrimonio separado, que están rehaciendo su vida con otras parejas al tiempo que intentan deshacerse del piso en el que comenzaron su relación y sufrieron después sus diferencias. El caso es que, aunque parecen haberlo olvidado por completo, tienen un hijo en común que vive con dolor la distancia y el mutuo desprecio de sus padres.

 

Su desaparición les obliga a reencontrarse y vivir su búsqueda en común, con la ayuda de una organización al margen del aparato estatal incapaz de actuar en estos casos. Ese descenso de ambos a los infiernos, donde el rencor y las rencillas asoman de nuevo, proporciona los mejores momentos de una cinta que toma el drama de sus personajes como el síntoma claro de una crisis de orden social, enlazando por lo tanto con la anterior película de su realizador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *