SHOTTA

Shotta, hecho, es fácil

 

Comenzó con su hermano Tote King en un disco acreditado a ambos cuando casi no alcanzaba la mayoría de edad. Después, en el 2004 llegaría su debut, La selva, al que seguiría una época de inestabilidad. Ahora, perfectamente asentado como una de las mayores realidades del hip hop en castellano, llega su segundo disco, Sangre.

 

¿Cómo fue con tu primer disco en solitario? ¿Te esperabas la repercusión que tuvo?

– Mi primer disco en solitario se llamaba La selva y con él tuve una buena gira de conciertos por toda España, pero yo era pequeño, idiota e imbécil en esa época, y no plantee la gira demasiado profesional. Pero de todo se aprende. Ahora, con el segundo disco en solitario, tengo unos conciertos mucho más preparados, tengo mi sitio para ensayar y tengo muchas ganas de demostrar a los raperos lo que estamos trabajando por aquí abajo.

 

¿Qué recuerdos tienes de la época en que grabaste aquel primer disco con tu hermano?

– Pues lo mejores recuerdos son con mi hermano en el estudio grabando Tu madre es una foca con el micro fuera de la pecera y divirtiéndonos como dos niños de 15 años. Yo estaba cerca de esa edad, pero con mi brother al lado el disco salió flotando. Además, yo era colaborador, así que era más fácil y cómodo.

 

Eres joven, pero empezaste con 16 años. Ahora siete años después, ¿cómo ves tu evolución?

– Bueno empecé con 16 años y hasta los 18-19 no tuve la oportunidad de meterme delante del micro en un estudio profesional. Sin tener tu sitio donde poder currar es bastante difícil hacerlo bien, y nosotros lo hemos hecho way sin tener medios. Ahora que tengo más medios al alcance de la mano relativamente, mi evolución la veo bastante clara. No sé; la peña dice que el disco se sale y que lo ven mucho mas maduro… Pues way. A seguir currando.

 

¿Cómo te planteaste este segundo álbum?

– Me lo planteé libre, que fuera fluyendo lo que tenía dentro y, sobre todo, al 50% Bighozone. Hemos trabajado en el disco bastante y juntos, así que nos lo planteamos con mucho amor y muchas ganas de demostrar lo buenos que somos los dos.

 

¿Qué ha pasado en estos casi cuatro años o qué has vivido que haya informado tu nuevo disco?

– Pues desde lo que pienso en temas sociales, políticos, psicológicos, hasta poesías de alcantarillas relucientes, un poco de todo es lo que influye a un escritor de rimas. He estado de gira con Tote durante casi 2 años con su último disco, no me ha dado tiempo a vivir mucho que no fuera la vida de artista por escenarios de toda España, pero suficiente para escribir mis depresiones y mis subidotes.

 

No temes hablar de política, el orden mundial, la sociedad… ¿Echas de menos eso en el hip-hop estatal?

– No. Escucho muchos grupos que sueltan tiritos sobre política o temas de actualidad. Quizás no me mole en todas las canciones esa actitud, ya que me encanta el rollo competición y jarkor de toda la vida. Veo que se puede construir mucho más con chispa que con sermones.

 

¿Qué te parece si te digo que eres un MC de guerrilla?

– Me parece ético y estupendo.

 

¿Y estás de acuerdo en que lo tuyo es hip hop callejero?

– En parte.

 

De todas formas, también hay por ahí ingenio y humor. ¿Lo ves tú también así?

– Sí, claro.

 

¿Cómo ves el trabajo que ha hecho Big Hozone para el álbum?

– Un trabajo increíble a nivel musical, y con el tiempo que teníamos los dos ha sido un trabajo muy profesional. Escúchate el tema de “Alcohol” y mira qué pasada.

 

¿Quiénes son los músicos que sigues casi a ciegas?

– Los de siempre. Y a los nuevos que dicen cosas interesantes, no lo típico de “soy el mejor”, “tu parienta me la chupa”… Eso es una puta mierda.

 

Me gusta mucho el trabajo gráfico hecho por Seleka. ¿Qué queríais decir con ello?

– Lo que yo quería era color, luces y nada de lo típico que se hace por aquí copiando a lo que se hace en los USA. La verdad, prefiero tener mi propio estilo y mi propio sello de identidad.

 

¿Con qué tipo de repercusión te sentirías satisfecho?

– Con la que esta teniendo Sangre, que llueva sangre de Dios a la tierra.


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en estos años en la música?

– Cada concierto es una aventura. Tengo anécdotas por doquier, pero si quieres saber alguna tendrás que entrevistar a mi hermano para que el te cuente, porque si yo cuento algo puede que nos denuncien. Alcántara 7 es una calle donde los perros mean y cagan y nadie lo limpia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *